¿Es lo mismo una comunidad de bienes que una cooperativa?

No, en absoluto. Aunque ambas fórmulas permiten conseguir una vivienda nueva a precio asequible y permiten que el futuro propietario participe más o menos activamente en el desarrollo del inmueble con una inversión inicial relativamente baja, presentan numerosas diferencias entre sí.

Para empezar, como decíamos antes, la comunidad de bienes carece de personalidad jurídica propia al contrario de la cooperativa. De este modo, su constitución es más rápida y sencilla, pero por contra sus miembros pierden una parte de su poder a favor de la entidad gestora.

La cooperativa está pensada para colectivos grandes, pone a disposición de los socios una serie de productos homogéneos y cada persona equivale a un voto en la toma de decisiones. Por su parte, en la comunidad de bienes también pueden entrar empresas con ánimo de lucro y el peso de cada voto varía en función de la participación de cada uno. Ambos modelos están gestionados por empresas profesionales, pero en el caso de la cooperativa existe un consejo rector formado por los propios socios, mientras que en la comunidad de bienes hay una empresa gestora externa.

No se ha podido encontrar la URL de especificaciones de gadget.