¿Pueden actuar también las entidades frente a un moroso de otro país?

Sí.

De hecho, gran parte de las hipotecas impagadas pertenecen a extranjeros que accedieron al mercado inmobiliario en medio del 'boom' económico y que, ahora, se han visto sin recursos para afrontar sus deudas.

Así, cuando se trata de un cliente de otro país que ha asumido una deuda hipotecaria con una entidad española, la banca puede actuar contra ese ciudadano en su país de origen.

Aún más, si se trata de un Estado de la Unión Europea, el proceso es mucho más ágil, gracias al Reglamento 44/2001 de la Comisión Europea, con el que se facilita la ejecución de una sentencia judicial entre países miembros.

Y si se trata de otro Estado fuera de la UE, se aplica la figura jurídica del 'reconocimiento y resolución de ejecuciones extranjeras'.

No se ha podido encontrar la URL de especificaciones de gadget.