¿Cómo se fija el tipo de interés?

El tipo de interés es el dinero que gana el banco por prestar dinero, es decir, el precio que cobran por financiar la compra de la vivienda.

Las entidades ofrecen dos modalidades básicas, aunque existen también soluciones mixtas más flexibles que combinan ambas posibilidades:

  • Fijo:

    • la principal ventaja es la seguridad que proporciona, ya que la cuota siempre será la misma durante todo el periodo del préstamo.

    • El tipo fijo se mueve entre el 5 y el 7%.

    • El mayor inconveniente es que el plazo de amortización se sitúa entre los 15 y los 20 años, por lo que el importe de la cuota suele ser elevado, pero los intereses son más reducidos.

    • En los últimos años, se han lanzado ofertas de ampliación hasta 30 años.

    • Por otro lado, la comisión por amortización anticipada suele ser bastante elevada, llegando al 4%-5%.

  • Variable:

    • la cuota varía en función de si sube o baja el índice al que se referencie el préstamo, que está sometido a las variaciones del precio del dinero.

    • El plazo de amortización puede llegar a los 40 años cuando el prestatario es joven, pero no se recomiendan tantos años.

    • La cuota se modifica durante las revisiones periódicas pactadas con la entidad, semestrales o anuales por norma general.

    • Muchas entidades aplican un suelo y un techo al préstamo para que no se pueda subir o bajar la cuota más allá de un mínimo y un máximo, al margen de las fluctuaciones del índice.

    • Además del índice de referencia, se suele aplicar a la cuota un diferencial de entre el 0,5 y el 1,5%.

    • La comisión por amortización anticipada está limitada al 1% por ley.

  • Mixto:
    • suele establecer un tipo de interés fijo durante el primer o los dos primeros años y el resto de de la vida del préstamo hasta su cancelación se rige por un tipo de interés variable.

No se ha podido encontrar la URL de especificaciones de gadget.