¿De qué clase de operación se trata?

Cuando se constituye un préstamo hipotecario, el titular asume la amortización de una importante deuda durante un periodo de tiempo muy prolongado (generalmente, entre 20 y 30 años para tipos de interés variable). En ese periodo, las circunstancias iniciales bajo las que se concedió la hipoteca pueden cambiar en cuanto a tipos de interés, circunstancias personales del cliente, plazos de amortización, comisiones, etc.

Ante este tipo de nuevas circunstancias que puedan sobrevenir, el titular de la hipoteca tiene la posibilidad de solicitar a su entidad financiera una modificación de algunas de las condiciones de su préstamo. A esta operación es a lo que se denomina como novación hipotecaria.

No se ha podido encontrar la URL de especificaciones de gadget.