¿En qué se diferencia la subrogación de la novación?

Aunque son operaciones hipotecarias similares, la novación y la subrogación tienen objetivos, requisitos y costes diferentes.

La novación es una modificación de algunas de las condiciones de un préstamo hipotecario, que se mantiene, eso sí, dentro del banco en el que el cliente lo tenga contratado.

Esta situación se produce, generalmente, cuando el cliente intenta conseguir mejores condiciones en su hipoteca, y el banco las acepta para no perder ese préstamo inmobiliario.

En la novaciones se suele aplicar una comisión que alcanza el 1% del capital, aunque en los préstamos hipotecarios a interés variable, cuando la novación sólo se refiera a la ampliación del plazo del préstamo, la comisión está limitada al 0,1% sobre el capital pendiente de amortizar.

No se ha podido encontrar la URL de especificaciones de gadget.