¿Qué impuestos se abonan?

Una de las principales ventajas con las que cuenta la subrogación hipotecaria es que, en esta operación, el cliente está exento de abonar el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados, cuyo importe varía, según la región, entre el 0,8% y el 1,5% de la cantidad hipotecaria a subrogar. Es decir, en la subrogación no se abona ningún tributo.

Los gastos más comunes que debe asumir el cliente de un banco que quiera traspasar su hipoteca a otra entidad son, además de las correspondientes comisiones:

  • tasación del inmueble;

  • gastos de gestoría (incluido el Impuesto de Valor Añadido); y

  • gastos de notaría.

No se ha podido encontrar la URL de especificaciones de gadget.