¿Qué se puede cambiar?

La legislación determina que las escrituras públicas de modificación de préstamos hipotecarios pueden cambiar las siguientes circunstancias o cláusulas:

  • la ampliación o reducción del capital prestado;

  • la alteración del plazo inicialmente pactado entre el cliente y el banco;

  • las condiciones del tipo de interés inicialmente pactado o vigente (éste suele ser, generalmente, el motivo por el que la mayor parte de clientes deciden marcharse a otra entidad financiera);

  • el método o sistema de amortización y cualquier otra condición financiera del préstamo; y

  • la prestación o modificación de las garantías personales, como puede ser el avalista.

De todas estas modificaciones, las relativas al cambio de la cifra prestada en la hipoteca o la ampliación del plazo del préstamo deben hacer constar esos cambios en el Registro mediante una nota al margen de la hipoteca.

No se ha podido encontrar la URL de especificaciones de gadget.