¿Te pueden pedir exigencias para protegerse contra las subidas de tipos?

El temor a que el precio del dinero continuara subiendo y a que índices de referencia, como el Euríbor, siguieran los pasos ascendentes de los tipos, llevó a muchos ciudadanos a acogerse a determinadas cláusulas que, en teoría, salvaguardaban a las familias hipotecas ante posibles situaciones adversas.

Sin embargo, estas cláusulas eran, realmente, unos productos financieros complejos (derivados de tipo “swap”), en los que el hipotecado apostaba, muchas veces sin saberlo, por que el precio del dinero bajase; y el banco, por que subiese.

De esta forma, si el tipo de interés caía por debajo de un determinado valor, el cliente debía compensar a la entidad. Y viceversa.

En las etapas de crecimiento de tipos, todos los clientes recibían su “compensación” bancaria. Pero, en las de caídas, ha ocurrido todo lo contrario, provocando numerosos daños a las economías familiares.

No se ha podido encontrar la URL de especificaciones de gadget.