¿A qué se considera obra mayor y a qué obra menor?

Las obras menores son tareas como cambiar los radiadores, la bomba de calor, instalar un nuevo aire acondicionado, reparar una avería, cambiar una tubería, pintar las paredes… En definitiva, que no necesitan mucho presupuesto, e incluso, si eres un manitas puedes resolver por ti mismo.

No obstante, para obras de mayor envergadura, como tirar tabiques, dividir un gran espacio en dos, reformar por completo baños y cocina, cambiar los revestimientos o los pavimentos, cambiar las ventanas, por ejemplo, se necesita una planificación, una financiación adecuada, la contratación de profesionales expertos y con experiencia en el sector, así como permisos vecinales y municipales.

No se ha podido encontrar la URL de especificaciones de gadget.