02. El dominio público

La división de los bienes de la Administración en bienes de dominio público y bienes de dominio privado y la consiguiente diversidad de régimen jurídico para unos y otros, está generalizada en los sistemas jurídicos de influencia francesa y hunde sus raíces en la res publicae del Derecho romano, entre las que sobresalen las res publicae in uso público, que se consideraban propiedad del Estado que ejercía sobre ellas verdaderos derechos dominicales.

En Francia, en el Estado absoluto la contraposición entre bienes demaniales y bienes de dominio privado, es prácticamente abandonada. El dominio de la Corona lo conforman elementos materiales (riberas de ríos, caminos, plazas militares, etc.) y elementos inmateriales (derechos regalianos, señoriales, etc.). A ese conjunto de bienes se le dota de dos reglas esenciales para su protección:

  1. Imprescriptibilidad, para protección contra ocupación abusiva por terceros.

  2. Inalienabilidad, para proteger el dominio de dispendios reales que ocasionaran exigir nuevos impuestos.

Leer más