21. La comunidad hereditaria

Pluralidad de herederos e indivisión de la herencia

La existencia de varios herederos trae consigo que, una vez acaecida la aceptación de diversas personas llamadas a la herencia, tenga lugar una situación conocida como "comunidad hereditaria".

La comunidad hereditaria se caracteriza por ser forzosa, incidental y transitoria.

La inmensa generalidad de los supuestos desembocan en la partición de los bienes hereditarios.

El debate sobre la naturaleza jurídica de la comunidad hereditaria

El objeto de la comunidad hereditaria

La comunidad hereditaria en sentido objetivo ha de entenderse referida a todos los bienes, derechos y obligaciones que, siendo transmisibles, no se hayan extinguido por el fallecimiento del causante.

Se considera que pertenecen a la herencia indivisa no sólo todos los bienes dejados por el causante al momento de su fallecimiento, sino que incluso los frutos, rentas, accesiones o cualquier tipo de incrementos que generen los bienes hereditarios ha de considerarse que pertenecen a la comunidad hereditaria y no al heredero que, en su caso, los hubiera poseído durante el período de indivisión, como se deduce del artículo 1063 CC.

En cambio, conforme al artículo 882 CC, no integran la comunidad hereditaria los bienes que hayan sido objeto de un legado específico, pues en tal caso el legatario adquiere la propiedad de tales bienes desde el momento del fallecimiento del testador.

La posición del heredero: el derecho hereditario en abstracto

La comunidad hereditaria es una comunidad universal, que se encuentra referida al conjunto de los bienes, derechos y obligaciones que forman parte de la herencia en sentido objetivo, sin que los coherederos puedan atribuirse facultad o derecho alguno sobre los bienes concretos del haber hereditario.

Nuestro sistema registral inmobiliario, durante la situación de indivisión hereditaria, sólo atribuye a los coherederos la facultad de instar la anotación preventiva de su derecho hereditario abstracto sobre los bienes inmuebles que formen parte del haber hereditario.

Normas aplicables

En general, se entiende que el sistema de fuentes aplicable es el siguiente:

  1. En primer lugar, tanto las reglas establecidas por el testador, cuanto los pactos o acuerdos a que hayan llegado los coherederos.

  2. Las disposiciones del Código relativas a la partición de la herencia.

  3. Las reglas codificadas de los artículos 392 CC y siguientes, relativas a la copropiedad por cuotas o comunidad ordinaria, convenientemente adaptadas al supuesto de hecho característico de la comunidad hereditaria.

Administración de la comunidad hereditaria

Uso y disfrute de los bienes hereditarios

Artículo 394 CC: "Cada partícipe podrá servirse de las cosas comunes, siempre que disponga de ellas conforme a su destino y de manera que no perjudique el interés de la comunidad, ni impida a los copartícipes utilizarlas según su derecho".

Conviene tener en cuenta que la primera fuente aplicable es la voluntad del causante o los acuerdos de los herederos. Por tanto, el precepto anterior tendrá vigencia mientras no exista previsión en contra de aquellos.

Actos de administración

Presupuesta la inexistencia de previsión alguna en relación con los actos de administración, habrá de tenerse en cuenta lo dispuesto para la administración de la copropiedad ordinaria en el artículo 398 CC: acuerdos que representen la mayoría de cuotas. En caso de no obtenerse la mayoría, procederá la administración judicial de la herencia (artículos 797 y siguientes LEC).

La jurisprudencia reitera que cada uno de los coherederos puede ejercitar por sí mismo, en beneficio de la comunidad hereditaria, cualesquiera acciones que puedan resultar beneficiosas para la misma, estableciendo igualmente que la sentencia favorable aprovechará a los demás coherederos, sin que, en cambio, pueda perjudicarles la sentencia que resulte adversa al heredero accionante.

Deudas de la herencia y responsabilidad de los coherederos

Las deudas hereditarias han de integrarse en la comunidad, de la que forman el pasivo.

Artículo 1084 CC: "Hecha la partición, los acreedores podrán exigir el pago de sus deudas por entero de cualquiera de los herederos que no hubiere aceptado la herencia a beneficio de inventario, o hasta donde alcance su porción hereditaria, en el caso de haberla admitido con dicho beneficio.

En uno y otro caso el demandado tendrá derecho a hacer citar y emplazar a sus coherederos, a menos que por disposición del testador, o a consecuencia de la partición, hubiere quedado él solo obligado al pago de la deuda".

Actos de disposición durante la indivisión

La enajenación de bienes hereditarios

El TS establece la necesidad de la actuación unánime de los coherederos para llevar a efecto la enajenación o el gravamen de cualquiera de los bienes hereditarios.

La enajenación de la cuota hereditaria

Artículo 399 CC: "Todo condueño tendrá la plena propiedad de su parte y la de los frutos y utilidades que le correspondan, pudiendo en su consecuencia enajenarla, cederla o hipotecarla, y aun sustituir otro en su aprovechamiento, salvo si se tratare de derechos personales. Pero el efecto de la enajenación o de la hipoteca con relación a los condueños estará limitado a la porción que se le adjudique en la división al cesar la comunidad".

Como regla, cualquier heredero puede transmitir o enajenar a un tercero su derecho hereditario en abstracto. En tal caso, el tercero o cesionario pasa a ser miembro de la comunidad hereditaria y adquiere la posición patrimonial que corresponda, pero no la condición de heredero pues éste comprende facultades de carácter personalísimo, y es intransmisible.

El retracto de coherederos

El CC concede a los coherederos derecho de retracto, manteniendo así el paralelismo existente entre la copropiedad ordinaria y la comunidad hereditaria.

Artículo 1067 CC: "Si alguno de los herederos vendiere a un extraño su derecho hereditario antes de la partición, podrán todos o cualquiera de los coherederos subrogarse en lugar del comprador, reembolsándole el precio de la compra, con tal que lo verifiquen en término de un mes, a contar desde que esto se les haga saber".

Extinción de la comunidad hereditaria

La forma natural de extinguir la comunidad hereditaria es partir la herencia y proceder al reparto de los bienes entre los herederos.

Sea a título gratuito u oneroso, uno de los herederos puede adquirir la cuota correspondiente a los demás, extinguiéndose así la comunidad hereditaria por perder su necesario presupuesto de pluralidad de herederos.

Cabe igualmente que, por voluntad de los coherederos, la comunidad hereditaria se convierta en copropiedad ordinaria durante un determinado plazo de tiempo.

En otros supuestos, la comunidad hereditaria, a través de las consiguientes aportaciones de los herederos, desemboca en una situación societaria.

No se ha podido encontrar la URL de especificaciones de gadget.