10. Los legados

Concepto y caracteres

La idea general de legado

Art. 660: "Llámase heredero al que sucede a título universal, y legatario al que sucede a título particular".

Partiendo del concepto de heredero como sucesor a título universal del causante, se afirma que el legatario no está revestido de tal cualidad en cuanto que su posición se limita a una mera sucesión a título singular que jamás puede llevar consigo los efectos fundamentales de la designación o institución de heredero: la sustitución de un sujeto por otro, una verdadera continuación que no tiene alcance sólo y estrictamente patrimonial.

Concepto: según Albaladejo, el legado es "una disposición mortis causa de bienes, a título particular, en beneficio del legatario y a cargo del patrimonio hereditario", según Lasarte, "el legado (es una disposición mortis causa de bienes) que consiste en una atribución jurídico-patrimonial que el causante, de forma directa y singular, realiza en el testamento en favor de (legatario) cualquier persona".

Características del legado

Notas características:

  • La institución de los legados sólo puede llevarse a cabo mediante testamento. Por tanto, la existencia del legado es extraña a la sucesión intestada y a la sucesión forzosa o legítima.

  • El legado es un acto voluntario del testador, éste puede revocarlo en cualquier momento.

  • El legado ha de tener necesariamente contenido jurídico-patrimonial, sin que su institución pueda limitarse a meras recomendaciones, expresiones de afecto o consideraciones de parecida índole.

  • El legado es un acto de liberalidad.

Sujetos y objeto del legado

El legatario: el prelegado

Legatario puede ser cualquier persona, incluso uno de los herederos.

Cuando cualquier persona, que ya es heredero, es instituido asimismo legatario en la misma herencia, técnicamente se habla de prelegado. El prelegado es el legado instituido en favor de cualquiera de los herederos, quien concurriría a la herencia, si quiere, simultáneamente, como heredero y legatario.

Art. 890.2: "El heredero, que sea al mismo tiempo legatario, podrá renunciar la herencia y aceptar el legado, o renunciar éste y aceptar aquélla".

La persona gravada: el sublegado

En la mayor parte de las herencias, el pago y cumplimiento de los legados compete a los herederos en su conjunto, quedando muchas veces encomendado a los propios albaceas testamentarios. Sin embargo, el testador puede gravar con el legado a uno solo de los herederos e incluso también a cualquiera de los legatarios, o a varios legatarios. Así lo afirma expresamente el art. 858.1 "El testador podrá gravar con mandas y legados, no sólo a su heredero, sino también a los legatarios".

Si la persona gravada es uno de los legatarios, se denomina sublegado, y se caracteriza porque el legatario gravado sólo está obligado a responder frente al legatario beneficiado "hasta donde alcance el valor del legado" en que aquél hubiere sido instituido (art. 858.2).

El objeto del legado

El objeto del legado puede recaer sobre cosas, bienes y derechos de la más diferente índole, teniendo en cuenta que "es nulo el legado de cosas que están fuera del comercio" (art. 865).

Por tanto, consideramos preferible abordar directamente el estudio de los diversos tipos de legados regulados en el CC a los que los han denominado algunos autores legados típicos, en evidente paralelismo con tal denominación aplicada a los contratos.

Legados de cosa propia del testador

En la mayor parte de los casos, el testador, al legar, realizará atribuciones hereditarias a título singular de cosas que le pertenecieran en el momento de testar y que, previsiblemente, cuando se abra la sucesión formarán todavía parte del conjunto de los bienes relictos. El testador puede pensar tanto en una cosa (o cosas) determinada, cuanto en una cosa (o cosas) genérica.

Legado de cosa específica y determinada

El artículo 882 CC establece que el legatario adquiere su propiedad desde el momento del fallecimiento del causante, regla que es sólo aplicable al presente supuesto.

La inmediata atribución de la propiedad no supone, sin embargo, que éste pueda apoderarse de ella por su propia autoridad, pues incluso en este supuesto se mantiene la regla general de que el legatario debe pedir su entrega y posesión al heredero o al albacea.

El legatario es propietario de la cosa legada desde el fallecimiento del causante, aunque adquiera su posesión con posterioridad.

Legados de cosas genéricas

Artículo 884 CC: "Si el legado no fuere de cosa específica y determinada, sino genérico o de cantidad, sus frutos e intereses desde la muerte del testador corresponderá al legatario cuando el testador lo hubiese dispuesto expresamente".

Dado que el legatario de cosas genéricas no es propietario desde el fallecimiento del causante, la posible atribución de frutos desde tal momento exige una expresa previsión testamentaria al respecto.

Artículo 875 CC: "El legado de cosa mueble genérica será válido aunque no haya cosas de su género en la herencia.

El legado de cosa inmueble no determinada sólo será válido si la hubiere de su género en la herencia.

La elección será del heredero, quien cumplirá con dar una cosa que no sea de la calidad inferior ni de la superior".

Artículo 886 CC: "El heredero debe dar la misma cosa legada, pudiendo hacerlo, y no cumple con dar su estimación.

Los legados en dinero deberán ser pagados en esta especie, aunque no lo haya en la herencia.

Los gastos necesarios para la entrega de la cosa legada serán a cargo de la herencia, pero sin perjuicio de la legítima".

Legado de cosa gravada

Para el legado de cosas sometidas a usufructo, uso o habitación el artículo 868 CC ordena que "el legatario deberá respetar estos derechos hasta que legalmente se extingan".

El tercer párrafo del artículo 867 CC se refiere a que, en el caso de existencia de "cualquier otra carga, perpetua o temporal, a que se halle afecta la cosa legada, pasa con ésta al legatario".

Prevé también el Código que "cuando el testador legare una cosa empeñada o hipotecada para la seguridad de alguna deuda exigible, el pago de ésta quedará a cargo del heredero".

Legados de cosa ajena

Los legados de cosa ajena tienen escasa presencia en la práctica.

Legado de cosa ajena

Artículo 861 CC: "El legado de cosa ajena si el testador, al legarla, sabía que lo era, es válido. El heredero estará obligado a adquirirla para entregarla al legatario; y, no siéndole posible, a dar a éste su justa estimación. La prueba de que el testador sabía que la cosa era ajena corresponde al legatario".

Artículo 862 CC: "Si el testador ignoraba que la cosa que legaba era ajena, será nulo el legado. Pero será válido si la adquiere después de otorgado el testamento".

Por tanto, la ignorancia o el conocimiento de la ajenidad de la cosa resulta determinante en relación con la eficacia de la figura.

Legado de cosa perteneciente al heredero o legatario

Artículo 863 CC: "Será válido el legado hecho a un tercero de una cosa propia del heredero o de un legatario, quienes, al aceptar la sucesión, deberán entregar la cosa legada o su justa estimación, con la limitación establecida en el artículo siguiente".

Artículo 864 CC: "Cuando el testador, heredero o legatario tuviesen sólo una parte o un derecho en la cosa legada, se entenderá limitado el legado a esta parte o derecho, a menos que el testador declare expresamente que lega la cosa por entero".

Legado de cosa propia del mismo legatario

Artículo 866 CC: "No producirá efecto el legado de cosa que al tiempo de hacerse el testamento fuera ya propia del legatario, aunque en ella tuviese algún derecho otra persona. Si el testador dispone expresamente que la cosa sea liberada de este derecho o gravamen, valdrá en cuanto a esto el legado".

Legado de cosa parcialmente ajena: legado ganancial

En general

Cabe que el testador legue una cosa que, sólo en parte, le pertenece, o que sólo en parte pertenece al heredero o al legatario gravados. Para tal supuesto, dispone el art. 864 que "se entenderá limitado el legado a esta parte o derecho, a menos que el testador declare expresamente que lega la cosa por entero". Esta última previsión testamentaria implicaría un legado de cosa ajena propiamente dicho, si bien recayente sobre la titularidad parcial o cuota que no corresponda al testador. Es decir, que el testador, legaría en tal supuesto su cuota como legado ordinario y la cuota ajena como legado de cosa ajena.

El legado de cosa ganancial

Respecto al legado de cosa ganancial el artículo 1380 CC regula específicamente el problema: "La disposición testamentaria de un bien ganancial producirá todos los efectos si fuere adjudicado a la herencia del testador. En caso contrario se entenderá legado el valor que tuviera al tiempo del fallecimiento".

Legados de crédito y de deuda

Las atribuciones sucesorias a título singular que tienen por objeto la transmisión de créditos que el causante tuviera contra terceros o el perdón de las deudas exigibles por el testador son muy poco frecuentes. Para consultar su regulación se remite a los artículos 870 y 873 CC.

Otros legados

Los siguientes supuestos tienen escasísima presencia en la práctica.

Legado alternativo

Para consultar su regulación se remite a los artículos 874 y 1132 CC.

Legados de prestaciones periódicas

Esta categoría se caracteriza porque atribuyen al legatario una serie de prestaciones que el obligado habrá de cumplir de forma sucesiva y reiterada durante un determinado plazo temporal. Las modalidades son: el legado de renta o pensión; el legado de alimentos; y el legado de educación.

En la actualidad la presencia práctica de tales legados es escasísima.

Legado de educación y legado de alimentos

Para consultar su regulación se remite al artículo 879.3 CC.

Legado de renta o pensión: la renta vitalicia

Para consultar su regulación se remite al artículo 880 CC.

Legados piadosos o en favor del alma

Para consultar su regulación se remite al artículo 747 CC.

El legado de derecho de habitación

Artículo 822 CC: "La donación o legado de un derecho de habitación sobre la vivienda habitual que su titular haga a favor de un legitimario persona con discapacidad, no se computará para el cálculo de las legítimas si en el momento del fallecimiento ambos estuvieren conviviendo en ella.

Este derecho de habitación se atribuirá por ministerio de la ley en las mismas condiciones al legitimario discapacitado que lo necesite y que estuviera conviviendo con el fallecido, a menos que el testador hubiera dispuesto otra cosa o lo hubiera excluido expresamente, pero su titular no podrá impedir que continúen conviviendo los demás legitimarios mientras lo necesiten.

El derecho a que se refieren los dos párrafos anteriores será intransmisible.

Lo dispuesto en los dos primeros párrafos no impedirá la atribución al cónyuge de los derechos regulados en los artículos 1406 y 1407 de este Código, que coexistirán con el de habitación".

Por tanto, para que proceda la aplicación de la norma es necesario que el legatario sea simultáneamente legitimario o heredero forzoso, persona con discapacidad y conviviente con el causante en el momento de apertura de la herencia. En otro caso, valdrá también el legado, pero habrá de computarse a efectos de determinación cuantitativa de la legítima.

La adquisición de los legados

La adquisición automática

Artículo 881 CC: "El legatario adquiere derecho a los legados puros y simples desde la muerte del testador, y lo transmite a sus herederos".

Así, la adquisición de los legados tiene lugar de forma automática. Por tanto, aunque el legatario fallezca después del testador, los herederos de aquél podrán reclamar a los herederos de éste el cumplimiento del legado.

La admisión o renuncia a los legados

Artículo 885 CC: "El legatario no puede ocupar por su propia autoridad la cosa legada, sino que debe pedir su entrega y posesión al heredero o al albacea, cuando éste se halle autorizado para darla".

La definitiva consolidación del derecho del legatario requiere que el heredero, por sí mismo y cumpliendo la voluntad testamentaria, ofrezca o entregue el objeto del legado al legatario; o que este último reclame el legado a los herederos, o al albacea. En todo caso, por cualquiera de ambos, habrá de desplegarse una conducta positiva en relación con el legado deferido.

El pago de los legados

Reglas relativas al pago

Artículo 886 CC: "El heredero debe dar la misma cosa legada, pudiendo hacerlo, y no cumple con dar su estimación.

Los legados en dinero deberán ser pagados en esta especie, aunque no lo haya en la herencia.

Los gastos necesarios para la entrega de la cosa legada serán a cargo de la herencia, pero sin perjuicio de la legítima".

El legatario, salvo respecto de la cosa determinada propia del testador, tiene un derecho de crédito frente al sucesor que resulta gravado con el pago del legado.

Las garantías del legatario

Podrán pedir la anotación preventiva todos los legatarios, con la sola excepción de los de parte alícuota a quienes el testador no haya prohibido promover la división judicial de la herencia (artículo 782 LEC).

La preferencia entre legatarios

Artículo 887 CC: "Si los bienes de la herencia no alcanzaren para cubrir todos los legados, el pago se hará en el orden siguiente:

  1. Los legados remuneratorios.

  2. Los legados de cosa cierta y determinada, que forme parte del caudal hereditario.

  3. Los legados que el testador haya declarado preferentes.

  4. Los de alimentos.

  5. Los de educación.

  6. Los demás a prorrata".

Revocación, extinción e ineficacia del legado

El artículo 869 CC regula los supuestos de revocación tácita del legado: "El legado quedará sin efecto:

  1. Si el testador transforma la cosa legada, de modo que no conserve ni la forma ni la denominación que tenía.

  2. Si el testador enajena, por cualquier título o causa, la cosa legada o parte de ella, entendiéndose en este último caso que el legado queda sólo sin efecto respecto a la parte enajenada. Si después de la enajenación volviere la cosa al dominio del testador, aunque sea por la nulidad del contrato, no tendrá después de este hecho fuerza el legado, salvo el caso en que la readquisición se verifique por pacto de retroventa.

  3. Si la cosa legada perece del todo viviendo el testador, o después de su muerte sin culpa del heredero. Sin embargo, el obligado a pagar el legado responderá por evicción, si la cosa legada no hubiere sido determinada en especie, según lo dispuesto en el artículo 860".

Artículo 888 CC: "Cuando el legatario no pueda o no quiera admitir el legado, o éste, por cualquier causa, no tenga efecto, se refundirá en la masa de la herencia, fuera de los casos de sustitución y derecho de acrecer".

El caso de ineficacia de los legados que mayor importancia reviste vendría representado por la declaración de ser tales legados inoficiosos por atentar contra la legítima, aunque atendiendo a su objeto el legado sea perfectamente válido y no haya sido revocado.

No se ha podido encontrar la URL de especificaciones de gadget.