12. La sucesión forzosa: las legítimas

La eterna tensión entre la libertad testamentaria y el establecimiento de un sistema de legítimas o de sucesión forzosamente impuesta al causante, es una cuestión que difícilmente nadie, ni ningún sistema normativo, puede afirmar superada, ni de forma inconcusa.

Como es natural, el legislador ha de fijar un sistema sucesorio en el que se encuentra implicada la tensión entre la libertad de testar y la fijación de una cuota reservada de forma obligatoria en favor de los familiares del testador o causante, pero lo cierto es que casi ninguno de los sistemas normativos evolucionados ha establecido de forma absoluta alguno de ambos sistemas, sino generalmente una combinación de ambos.

La existencia de legítima implica una restricción de la libertad testamentaria, que se trata de una imposición establecida por el legislador al causante, en beneficio de las personas más cercanas a él y que forman parte de su círculo familiar.

Artículo 806 CC: "Legítima es la porción de bienes de que el testador no puede disponer por haberla reservado la ley a determinados herederos, llamados por esto herederos forzosos".

Leer más