Cuarto‎ > ‎Derecho del Consumo‎ > ‎

07. Las condiciones generales de la contratación

La génesis clásica del contrato, establecida en el CC, con enfoque reposada e individualizada, convive actualmente con una serie de supuestos contractuales que presentan una conformación bastante distinta en el momento formativo del contrato, con ocasión del intercambio de bienes y servicios característico de la sociedad contemporánea, donde el tráfico contractual es mucho más “en serie”, mediante actos en masa, realizados en forma repetitiva y sucesiva.

Así la desindividualización sufrida por el contrato es paralela a la producción en masa, que permite a los suministradores de bienes y servicios “dictar” sus propias condiciones contractuales, situando al consumidor, en el mejor de los casos, en una posición sometida que se limita a contratar o dejar de contratar. Ante ello, los Ordenamientos jurídicos se han visto obligados a reaccionar, ya sea mediante la renovación del CC, bien mediante la promulgación de leyes especiales, bien regulando las condiciones generales de la contratación, bien mediante la legislación general de protección del consumidor, o bien a través de ambas vías, como sucede en España, desde la aprobación de la Ley 7/1998 sobre Condiciones Generales de la Contratación.

Al tiempo, la legislación administrativa ha impuesto una serie innumerable de controles y requisitos a determinados suministradores de bienes y servicios; conformando así una serie de supuestos contractuales que constituyen el envés de la formulación de los Códigos Civiles del siglo XIX.

Leer más