Cuarto‎ > ‎Derecho del Trabajo‎ > ‎

10. Sindicatos y asociaciones empresariales

La CE establece el principio de libertad sindical, CE, art. 28, configurándose como libertad pública o derecho fundamental, lo que supone gozar de las siguientes garantías: es un derecho constitucional de aplicación directa e inmediata, invocable ante los poderes públicos y ante los particulares.

Tiene, por sí mismo, un núcleo esencial, que se impone a las propias valoraciones y decisiones del poder legislativo. Este podrá regular su ejercicio pero no puede menoscabar y menos desconocer la masa de atribuciones, facultades e intereses en juego, cualquier ciudadano puede recabar la tutela de la libertad sindical ante los Tribunales ordinarios conforme a un proceso especial dominado por los principios de preferencia y sumariedad, también dispone el ciudadano del recurso de amparo ante el TC, para la regulación de la libertad sindical se exige Ley Orgánica, por tanto aprobada por la mayoría absoluta del Congreso, de ahí que el ETT, como ley ordinaria, no pudiese regular esa materia, y hubo que esperar a la Ley Orgánica de Libertad Sindical.

Las leyes de desarrollo configuran el contenido adicional que se suma al núcleo duro de la libertad sindical y que como éste puede ser defendido mediante recurso de amparo.

Leer más