Cuarto‎ > ‎Derecho del Trabajo‎ > ‎

11. Representantes de los trabajadores

Características fundamentales

Naturaleza dual

Las secciones sindicales encuentran su base legal en la LOLS. Hasta ese momento había que recurrir a las cláusulas del Acuerdo Marco Interconfederal de 1980, y otros acuerdos posteriores.

Sintetizando, la sección sindical tiene una doble dimensión: por un lado, es una entidad dentro del propio sindicato y supone descentralización de la organización sindical de trabajadores para dar realidad al principio de inmediación; por otro lado, es una de las formas de participación de los trabajadores en la empresa según lo previsto, aunque no establecido, en el ETT, alineándose con comités de empresa y delegados de personal.

Esta naturaleza dual preside su régimen legal en la LOLS dado que su organización y funciones se remiten a la autonomía sindical, ya que el sindicato tiene capacidad de autoorganización y es el propio sindicato quien debe configurar el marco de las relaciones entre sus propios órgano. Pero que concurre con las representaciones unitarias de personal (comités y delegados) y por ello las normas de Derecho necesario fija su carácter institucional, y les establece reglas imperativas y prohibitivas.

El TC las define como instancias organizativas internas del sindicato y representaciones externas, a la que la ley confiere determinadas ventajas y prerrogativas.

Establece la LOLS que los trabajadores afiliados a un sindicato podrán, en el ámbito de la empresa o centro de trabajo constituir secciones sindicales de conformidad con lo establecido en los Estatutos del sindicato.

Se está respetando la autonomía sindical, de modo que la sección, de constituirse, se hará conforme a lo que el sindicato marca en sus estatutos, el sindicato que quiera actuar dentro de la LOLS ha de someterse a ésta y si sus Estatutos no figuran reglas sobre las secciones sindicales, está obligado a una modificación ampliadora que habrá de constar en el Estatuto original.

Una vez cumplido el trámite de la previsión estatutaria, el segundo carácter de la sección empieza a producir efectos, de ahí que su creación no es un derecho o competencia del sindicato, sino una facultad o derecho potestativo de los trabajadores afiliados en cuanto grupo. De modo que son los trabajadores los que tendrán que optar libremente entre acogerse o no a la expresa previsión estatutaria.

Democratización

El art. 7 de la CE coloca el principio de democratización en la estructura y funcionamiento de todas y cada una de las entidades sindicales. El régimen jurídico anterior a la LOLS donde la sección sindical era creación del sindicato, pero ahora dicha Ley favorece a las bases de afiliados frente a la burocracia sindical.

Las secciones sindicales no son constituidas por los sindicatos sino que lo son por los trabajadores afiliados a los sindicatos.

Origen voluntario

En consecuencia, los Estatutos del sindicato contendrán las reglas reguladores del proceso de constitución de la sección pero respetarán el derecho reconocido por ley a los afiliados y sólo los afiliados, en cada centro de trabajo. Tales afiliados son los sujetos decisores, pero que al querer que produzca efectos externos, entre otros ante la empresa, tendrá que someterse a ciertas exigencias de publicidad. La empresa tendrá que tener conocimiento del acto inicial y del final del proceso constitutivo.

En resumen, la existencia de distintos afiliados a un mismo sindicato en un centro de trabajo no conduce, ni automática ni obligatoriamente, a la existencia de una sección sindical. Constituir sección es un derecho más que se coloca al lado de los otros derechos reconocidos a los trabajadores afiliados y es un derecho potestativo. Pero no es una forma orgánica sindical necesaria y por eso los afiliados, aunque no constituyan sección, podrán ejercitar los otros derechos potestativos, tales como celebrar reuniones, recaudar cuotas y distribuir información sindical, recibir información que les remite su sindicato.

Planta organizativa

La LOLS, ambiguamente, habla de empresa o centro de trabajo, pero el Derecho español siempre ha entendido que, ante la alternativa, se tomase como planta el centro de trabajo. Aún así el TCT aceptó las secciones de empresa, una para todos los posibles centros de trabajo, es decir las secciones intercentros únicas, también la Audiencia Nacional. Tal postura ocasiona más problemas que soluciones y rompe la línea organizativa aceptada por los propios convenios y acuerdos interprofesionales. Aparece el representante sindical que tiene que atender a centros de trabajo distintos al que pertenece, con los consiguientes problemas de comunicación, la organización del proceso electoral puede ser igualmente compleja, si se mantiene la figura de la sección-intercentros o de empresas. Pero tal jurisprudencia deviene firme.

Resumiendo, el ámbito de actuación será la empresa o el centro de trabajo según la estrategia de cada sindicato en ejercicio de su libertad de autoorganización, elección alternativa y no acumulativa. Delimitación del centro de trabajo, el vacío legal sobre tal materia en cuanto a las secciones sindicales ha de integrarse acudiendo a las normas que regulan la representación de los trabajadores.

Clases de secciones sindicales

La LOLS establece y acepta distintos tipos de secciones sindicales y combina tres criterios: la simple condición de sindicato; la mayor representatividad estatal o autonómica: según sea representatividad directa o propia; sea representatividad derivada o por afiliación; implantación efectiva en la empresa o en el ámbito en el que el sindicato vaya a ejercer su acción sindical.

Esta tipificación implantada por la LOLS supone:

  • Secciones del sindicato más representativo en el ámbito estatal o autonómico, sea con representatividad propia por cumplir con las oportunas reglas cuantitativas o por afiliación a alguno de los anteriores.

  • Secciones de los sindicatos representados en los comités o que tengan delegados de personal.

  • Secciones de los sindicatos simples por no ser representativos o no tener implantación en los órganos unitarios de la empresa.

Los tres tipos encuentran su reconocimiento y base en la LOLS. Las secciones sindicales, por si mismas, tienen, entre otros, los derechos de celebrar reuniones en los locales de la empresa, recaudar las cuotas de sus afiliados, distribuir información sindical, respetando los horarios y el normal funcionamiento del centro de trabajo o empresa; también pueden plantear huelgas, concurrir con candidatos a las elecciones para delegados y comité de empresa; promover conflictos colectivos e individuales en los términos de la LPL. Las secciones sindicales de los dos primeros tipos con un estatuto jurídico privilegiado al atribuirle ciertas funciones y competencias, siendo la más importante la negociación colectiva y con ello en alternativa a comités y delegados; el tercer tipo, el sindicato simple, puede negociar colectivamente, pero a efectos extraestatutarios.

Las secciones privilegiadas tienen derecho al uso de un local adecuado y a tablón de anuncios, lo que ha sido matizado jurisprudencialmente pues entiende adecuado el compartido con otras secciones o con los representantes unitarios, que puede situarse físicamente fuera del lugar de trabajo aunque en sus inmediaciones; en el caso del tablón es un derecho privativo de las secciones privilegiadas y que puede estar, así mismo, compartido. Las secciones simples, no tienen derecho a tablón, pero deben contar con ciertas facilidades para informar a sus afiliados. Mayores problemas supone la obtención de otros servicios: como correo postal, electrónico, fax, contribución a gastos de funcionamiento, debiendo estarse a lo que fijen los convenios colectivos y a las concesiones empresariales. De no contemplarse tales circunstancias la empresa no está obligada a soportar los costos económicos y cargas de tales servicios extraordinarios.

Los delegados sindicales art. 10 de la LOLS

Designación electiva

La sección sindical constituida contará con un portavoz, que no goza de status jurídico singular, pero que tiene ciertas garantías y prerrogativas que la ley concede a las representaciones institucionalizadas. Tal portavoz será un simple delegado o apoderado de la agrupación de afiliados a los que pertenece según reconoce el TC.

Según la LOLS este delegado sindical es titular de una representación institucional, lo que resulta determinante, pues ello supone una distinción entre las secciones sindicales privilegiadas: las secciones sindicales con presencia en los comités de empresa, que son las únicas que contarán con delegados sindicales ex art. 10 de la LOLS; las secciones de sindicatos más representativos: que por tal condición no cuentan con delegados sindicales.

El dato jurídico básico es que los delegados sindicales no son una consecuencia obligada del contenido esencial de la libertad sindical; son creación legal. Las secciones de los sindicatos simples no cuenta, ex lege, con delegados sindicales oficiales.

Dispone el art. 10 que en las empresas o centros de trabajo que ocupen a más de 250 trabajadores, las secciones sindicales que puedan constituirse por los trabajadores afiliados con presencia en los comités de empresa estarán representadas a todos los efectos, por delegados sindicales elegidos por y entre sus afiliados en la empresa o centro de trabajo.

Es posible entender que por convenio colectivo o por pacto de empresa se establezcan delegados sindicales con garantías y prerrogativas similares para secciones sindicales de otro tipo. Pero si falta esta norma pactada, el art. 10.4 de la LOLS es de aplicación exclusiva a las secciones con implantación en los comités.

Existe pues un factor reductivo que es que el sindicato con derecho a delegados sindicales según la Ley es aquél que tenga presencia en el comité, lo que equivale a decir que se excluye a los que sólo cuenten con delegados de personal.

Ello explica que la LOLS exija que los delegados sindicales que vayan a concurrir con el comité de empresa o a sustituirlo, han de tener la misma base democrática que el comité. Por eso se impone el sistema de designación de forma imperativa.

Los delegados sindicales que van a tener las mismas garantías que las establecidas legalmente para los miembros de los comités de empresa han de ser elegidos necesariamente por y entre sus afiliados en la empresa o en el centro de trabajo que forman la sección sindical. La Ley rechaza el nombramiento por la dirección del sindicato. Ni siguiera cabe un sistema combinado de nombramiento entre los afiliados y la organización sindical.

La consecuencia derivada es igualmente obvia: las garantías y prerrogativas que la LOLS reserva en su art. 10, entre otras las licencias retribuidas propias de los miembros de los comités de empresa, no pueden ser invocadas por ciertos trabajadores que mantienen la condición de delegados sindicales designados pero a los que falta la condición de delegado sindical elegido en los términos legales ya expuestos.

Cuestión importante es si se puede acumular los derechos que la Ley atribuye al miembro del comité de empresa y al delegado sindical, de coincidir en una misma persona, siendo ello descartado por el propio precepto legal.

El crédito horario se atribuye a la persona, ya sea en los términos establecidos legal o convencionalmente.

Base organizativa

La LOLS vuelve a su fórmula ambigua de remitirse a la empresa o al centro de trabajo. Puede haber delegados sindicales de centro de trabajo y delegados sindicales de empresa, lo que es disfuncional tanto por sus antecedentes en el AMI y resto de Acuerdos, como para lograr la coordinación con los comités y delegados de personal, habría que entender que el delegado sindical se establezca tan sólo en los centros de trabajo con 250 trabajadores. El número varía según la escala que se fija por centro de trabajo y que puede ser mejorada por convenio colectivo: 1 (de 250 a 750 trabajadores), 2 (de 751 a 2000), 3 (de 2001 a 5000) y 4 (más de 5000).

Las secciones sindicales con derecho a delegado sindical de aquellos sindicatos que no hayan obtenido el 10 % de los votos estarán representados por un solo delegado sindical. El número mínimo de Delegados sindicales establecidos en la LOLS no puede reducirse mediante convenio colectivo. Su número, según la jurisprudencia, depende del número de trabajadores del centro y no del numero de votos obtenidos o de trabajadores afiliados.

Funciones

La LOLS enumera distintos derechos, a salvo de lo que se establezca por convenio colectivo:

  • Tener acceso a la misma información y documentación que la empresa ponga a disposición del comité de empresa.

  • Asistir a las reuniones del comité de empresa y de los órganos internos de la empresa en materia de seguridad e higiene o de los órganos de representación en las AA.PP., con voz pero sin voto.

  • Ser oídos por la empresa previamente a la adopción de medidas de carácter colectivo que afecten a los trabajadores en general y a los afiliados a su sindicato en particular, y especialmente en los despidos y sanciones de estos últimos.

Los derechos más efectivos y cuyo ejercicio suscita más litigiosidad son el disfrute del crédito horario, la actuación en nombre y por cuenta de su sección sindical, en relación con el mismo la comparecencia en juicio, la obtención de información de la empresa, la participación en los acuerdos de empresa, y las reuniones de otros órganos de participación.

En resumen: los delegados sindicales alcanzan, por equiparación legal, status similar al de los representantes unitarios, ahora bien según los niveles que fijen para éstos las leyes, no en las mejoras supralegales que tenga su causa en pactos colectivos o en decisiones unilaterales del empresario si en el régimen de ésta no hay salvedad expresa al respecto a favor de los delegados. El delegado goza de estabilidad efectiva o real.

No se ha podido encontrar la URL de especificaciones de gadget.