Cuarto‎ > ‎Derecho del Trabajo‎ > ‎

14. Solución extrajudicial de conflictos laborales

Los conflictos laborales se solucionan pública o privadamente. La solución pública puede a su vez ser administrativa, cada vez más excepcional, o judicial.

La solución privada puede ser afrontada por las partes por sí mismas o a través de la intervención de un tercero mediante tres fórmulas diferenciadas, pero que admiten su conjunción en distintos grados: conciliación, mediación y arbitraje.

La conciliación, cuando el tercero no tiene la facultad de formular propuestas sino que es un mero facilitador del diálogo entre las partes. La mediación, cuando el mediador puede formular propuestas de solución. Y el arbitraje, que tiene carácter obligatorio para las parte en conflicto de la decisión del tercero, el laudo arbitral. Salvo supuestos excepcionales, el arbitraje es un procedimiento de utilización voluntaria para las partes.

La actual legislación manifiesta una predilección por estos procedimientos autónomos, instituidos por las partes, pues:

  • cumplen una función de potenciación de la autonomía colectiva;

  • contribuyen más eficazmente a la paz social porque favorecen el encuentro entre las partes, porque al ser una solución consensuada se asegura en mayor medida su eficacia y longevidad, y por último, porque su conocimiento del terreno permite una solución más adecuada a las características concretas del conflicto, particularmente si éste es de intereses;

  • son medios más flexibles y ágiles que el procedimiento judicial;

  • suponen una importante descarga pública, judicial y administrativa.

Leer más