Cuarto‎ > ‎Derecho del Trabajo‎ > ‎

05. El salario

Del contrato de trabajo nacen obligaciones recíprocas para ambas partes, lo que llamamos contenido del contrato de trabajo.

Pues bien, la retribución del trabajo o salario es la prestación principal y básica, como objeto inmediato de la obligación que adquiere el empresario por el contrato. Es la prestación correlativa al trabajo que realiza el trabajador, y es esencial puesto que sin salario no habrá contrato. Doctrinalmente, salario es la total retribución real que obtiene el trabajador por la prestación de sus servicios: la definición legal la da el ETT en su art. 26.1 al disponer que se considerará salario la totalidad de las percepciones económicas de los trabajadores, en dinero o en especie, por la prestación profesional de los servicios laborales por cuenta ajena, ya retribuyan el trabajo efectivo, cualquiera que sea la forma de remuneración, o los periodos de descanso computable como de trabajo.

Pero no define lo que es salario, sino que viene a establecer una presunción de qué forma parte del salario y es salario todo cuanto percibe el trabajador del empresario, que tenga su causa en la actividad laboral convenida contractualmente. Las cantidades que no tengan su origen o causa en el trabajo efectivo no tienen la naturaleza jurídica de salario. Retribución del esfuerzo o actividad del trabajador.

Esta presunción conlleva un desplazamiento de la carga de la prueba para que aquel que afirme lo contrario lo acredite. En el precepto se reconoce como salario, tanto las retribuciones en metálico como las percibidas en especie.

Leer más