19. Filiación por naturaleza y adoptiva

La filiación tanto por naturaleza como adoptiva ha estado sujeta a cambios importantes. Desde una perspectiva jurídica destaca por su relevancia la incidencia de la CE.

Junto a la Constitución, han irrumpido en la normativa reguladora de esta materia la Convención de los Derechos del Niño de 1989, adoptada en el marco de la ONU.

La intervención de los poderes públicos en la filiación, sobre todo adoptiva, se ha dejado notar de forma intensa en su regulación. Este desplazamiento de lo privado a lo público es un rasgo que se percibe en el sistema de protección de los menores en general.

Los movimientos migratorios han obligado a dar una respuesta a instituciones en un principio desconocidas para el OJ español. De igual modo el surgimiento de nuevos modelos de familia plantea retos importantes.

Las normas que regulan la filiación por naturaleza en las relaciones jurídicas privadas internacionales son principalmente de origen interno. El artículo 22 LOPJ determina la competencia de los Juzgados y Tribunales españoles en el orden civil; el artículo 9.4 CC determina la ley reguladora de la filiación. Por último, el régimen de reconocimiento en España de decisiones extranjeras de filiación es el sector de esta materia cuya fuente normativa puede ser tanto de origen convencional (convenios bilaterales) como de origen interno.

Leer más