Cuarto‎ > ‎Filosofía del Derecho‎ > ‎

02. La ciencia y la ciencia jurídica. Los modelos de ciencia jurídica

Ciencia y filosofía. Sentidos del término "ciencia"

La distinción de tres planos en el discurso (ontológico, lógico y epistemológico) es, como sabemos, la clave del planteamiento filosófico del que se parte aquí. Nos vamos a centrar ahora en el epistemológico, esto es, en el plano de los criterios según los cuales se puede conocer lo que es la cosa. Por tanto, es este el plano de la reflexión en torno a las condiciones de posibilidad del conocimiento de una cosa: bajo qué patrones lógicos y metodo-lógicos se puede decir algo sobre ella. Es decir, estamos en el plano del discurso que es propio de la teoría del conocimiento o, simplemente, de la epistemología.

La filosofía tiene por objeto el estudio de las cosas en tanto que tales, pero su determinación de lo que son éstas se efectúa mediante el lenguaje y a través de las diferentes perspectivas, de los distintos métodos desde los que hablamos de éstas. La ciencia no es ajena a ello, dado que es un método de conocimiento; luego la reflexión sobre los métodos de conocimiento científico tiene también un carácter filosófico. Por eso la epistemología se ha desarrollado, durante los últimos siglos, como una filosofía sobre la ciencia.

No es lo mismo hablar desde el conocimiento científico que sobre el conocimiento científico. El científico habla desde la primera posición, el filósofo desde la segunda. La ciencia, cuyo objeto es particular, no tiene por misión reflexionar sobre sus propios fundamentos. La filosofía sí lo hace porque su objeto no es particular, sino universal: comprende todos los objetos particulares y, por tanto, todos los conocimientos sobre esos objetos. Sólo así se comprende la vinculación entre lo científico y lo filosófico: la epistemología es, entonces, filosofía del conocimiento científico.

Ahora bien, los conceptos de ciencia, conocimiento científico o método científico resultan equívocos; por ello, han sido formulados de muy diversas maneras y en función de ideologías muy distintas. Una descripción interesante de este panorama, en un intento de clarificar el contenido del concepto, es la ofrecida por Gustavo Bueno en la siguiente clasificación de los posibles sentidos del término conocimiento científico:

  1. Ciencia como saber hacer, es decir, como arte o técnica especial. Sería el caso de la ciencia practicada por el abogado, el artesano, el médico o arquitecto.

  2. Ciencia como sistema de proposiciones derivadas de principios. Es el sentido en que se entendía de la Edad Antigua y en la Edad Media; a él se adecuan, por ejemplo, el filósofo escolástico y el teólogo.

  3. Ciencia en el sentido moderno: la ciencia experimental, como lo son las modernas ciencias naturales. El caso más representativo sería el de la ciencia practicada por los científicos de laboratorio.

  4. Ciencia en el sentido contemporáneo de "ciencias" humanas, "ciencias" sociales, "ciencias" culturales, etc. Aquí encajarían disciplinas tales como las ciencias de la educación, las ciencias económicas, las ciencias de la información, etc. Figuras típicas de "científicos" en este sentido serían las de los profesionales de la comunicación, los pedagogos, los sociólogos, los psicólogos...

La enumeración evidencia que hay varios modos de decir el término ciencia. Todos ellos tienen detrás un modelo epistemológico, es decir, un patrón, un criterio que les permite determinar, en cada caso, lo que hace científico a un conocimiento. En el primer caso, el criterio vendría dado por la utilidad más inmediata: la resolución de problemas prácticos. El segundo tendría detrás una tendencia sistemática, un intento por reducir todo a un determinado formato lógico a través de principios; en suma, de derivar unos conocimientos de otros y de vincular todos ellos en torno a postulados comunes. El tercero se caracteriza por la aplicación del modelo experimental, con una base matemática, a todos los campos del conocimiento; su logro más espectacular es la física moderna. El cuarto es el resultado de las clasificaciones académico-administrativas que, durante el siglo XX han parcelado el conocimiento en función de necesidades organizativas impuestas por el Estado, llamando "ciencia" a conocimientos muy concretos que dudosamente tienen ese sentido.

La tercera acepción es la que ha condicionado todo el pensamiento contemporáneo desde Kant. La proyección de este modelo al ámbito filosófico general llevó a la pretensión de sustituir toda filosofía por la ciencia en sentido físico-matemático, entendida como el modelo universal de conocimiento. En consecuencia, esta acepción de ciencia se ha tomado, a veces, como el patrón metodológico desde el que se enjuicia y valora toda forma de conocimiento.

La "ciencia" jurídica. Los modelos de "ciencia" jurídica: sentidos del término "ciencia del derecho"

En la historia de la llamada "ciencia" jurídica encontramos muy diversas y heterogéneas formulaciones de lo que puede entenderse como tal. ¿Hay, pues, una "ciencia" jurídica?:
  • La iurisprudentia romana es expresión del primero de los cuatro sentidos de ciencia que exponíamos, puesto que se trata de una actividad sujeta a reglas, de un saber hacer cuya finalidad es la resolución de problemas.

  • La concepción del derecho propia del iusnaturalismo racionalista moderno constituye una clara muestra del segundo sentido, ya que se basa en un conjunto de deducciones a partir de un principio, no sometible a discusión.

  • La concepción de "ciencia del derecho" defendida por la dogmática jurídica alemana del siglo XIX, la Jurisprudenz, puede asimilarse al tercero de los sentidos, pues se pretende auténtica ciencia que trabaja con los conceptos extraídos de las normas jurídicas, supuestamente del mismo modo en que la biología lo hace con los organismos vivos. El caso más extremo fue el de la propia teoría pura del derecho de Kelsen, que profundizó en ese empeño de crear una "ciencia" jurídica cuyo patrón metodológico proviniera del de las ciencias naturales, libre de cualquier valoración moral. No obstante, todos estos intentos de trasladar a lo jurídico modelos de conocimiento ajenos, tropezaron con un escollo importante: los modelos metodológicos de las ciencias físico-naturales no son aplicables a las llamadas "ciencias" humanas, los cuales recaen sobre objetos muy diferentes.

  • Por último, en el cuarto sentido suyace una concepción de "ciencia" jurídica que Bueno llama ideológico-administrativa, de acuerdo con la cual se consideran científicos los contenidos impartidos en el ámbito académico de las facultades de derecho, precisamente por el hecho de que la autoridad académica los define como tales.

Con el propósito de clarificar la cuestión, podemos reducir estas versiones a sólo tres:

  • Subordinación del ser real del derecho al modo (científico) de conocerlo. Desde esta perspectiva, el derecho se concibe como un material previo sobre el que se construye la ciencia correspondiente. Por tanto, se afirma la separación absoluta, por así decirlo, entre el plano de lo que es el derecho (ontológico) y el de la ciencia o, más propiamente, el modo científico de conocerlo (epistemológico) y se reduce el primero al segundo, al considerar el derecho como una simple materia sin forma, susceptible de recibir la forma que le impone el científico del derecho. Esta visión encierra un reduccionismo de tipo epistemológico que pretende adoptar el modelo metodológico de las ciencias naturales. La aplicación de este procedimiento ha llevado a reducir la complejidad de lo jurídico a su modo más manipulable, el que mejor permite aplicar la tesis cientificista: a su carácter normativo.

  • Subordinación del modo de conocer el derecho a su ser real. Esta perspectiva de la "ciencia" jurídica, inversa a la anterior, tiene en común con ella la consideración del aspecto ontológico y el aspecto epistemológico del derecho, no como dos saberes distintos dentro de la unidad real que conforma lo jurídico, que es único, sino como dos realidades separadas: una que hace referencia al ser real del derecho, o lo que éste es propiamente; y otra referida a los distintos modos en que éste puede ser conocido. En este caso se procede en sentido inverso, primando lo ontológico sobre lo epistemológico. Se trata, pues, de una reducción de tipo ontológico del derecho, al concebir éste como si fuera algo absolutamente dado, al margen de los diversos criterios epistemológicos, en virtud de los cuales podemos conocerlo o decirlo: es el caso de las concepciones existencialistas, economicistas, sociologistas, etc, del derecho. Estas teorías de tipo ontológico entienden el derecho como si fuera una pretendida realidad anterior separada de todo conocimiento científico de ella; un puro fenómeno del que la "ciencia" jurídica no sería, sino un apéndice. Por eso se contempla, desde esta perspectiva, el cientificismo como una pretensión de anular la realidad (jurídica) en favor de la violencia que sobre ella ejerce el "conocedor". La objeción que se le puede formular a esta posición es la misma que ya vimos en el tema 1: necesariamente habrá que partir de algún criterio epistemológico si se desea siquiera decir algo sobre esa supuesta realidad primigenia, el criterio que permite se sociolog-ista, economic-ista, existencial-ista. Luego no puede concebirse lo jurídico como algo dado; y dado al margen de todo criterio epistemológico, pues el solo hecho de definir de alguna manera esa realidad primigenia supone, él mismo, el ejercicio de un criterio epistemológico que es el que permite primar un aspecto del ser real llamado "derecho" sobre otro.

  • Distinción entre el plano del ser real y el del ser en tanto que conocido, cada uno en su orden propio. Desde esta perspectiva, se considera al derecho como un objeto complejo poseedor, por tanto, de una racionalidad a su vez compleja, práctica, dentro de la cual caben diversos planos epistemológicos y que, por tanto, puede dar lugar a diversas formas de ciencia, cada una en su ámbito específico. Se trata, pues, de aceptar que cada perspectiva prima un aspecto particular de lo jurídico y que todos esos aspectos han de ser tomados cada uno en su orden propio. La ciencia positivista normativa del derecho, desde esta consideración, sería una perspectiva epistemológica más, no privilegiada sobre el resto, aceptando que una auténtica comprensión del derecho no admite primar alguno de sus aspectos sobre otro, pues todos ellos dicen algo del ser derecho, pero cada uno en su orden propio.

Así, queda planteado el escenario sobre el cual iremos refiriéndonos a lo largo de los temas posteriores.

No se ha podido encontrar la URL de especificaciones de gadget.