10. Teorías contemporáneas de la justicia (I). Planteamiento general

1. La libertad de los antiguos y la libertad de los modernos. Génesis de su distinción conceptual

Los antiguos griegos no tenían un concepto de libertad que pudiera equipararse al nuestro, lo cual hace muy aventurado hablar de libertad de los antiguos. No obstante, mantenemos el término libertad en esta exposición respetando su origen, la obra de Benjamín Constant "De la libertad de los antiguos comparada con la de los modernos" (1819).

Constant defendió siempre los ideales revolucionarios, frente a la oposición conservadora y a la revolucionaria radical, lo que llevó a sistematizar la doctrina liberal en un tratado denominado "Escritos políticos", en el que Constant hace una defensa a ultranza de la libertad de los modernos frente a la libertad de los antiguos.

2. El fundamento filosófico de los modelos de justicia individualista y comunitarista

Parte Constant de dos afirmaciones: la primera, establece que el gobierno representativo es el único que frente a otras formas de gobierno, puede proporcionar "cierta libertad y tranquilidad". La segunda consiste en vindicar la libertad de los modernos como un logro indiscutible de la Revolución.

Lo que en definitiva plantea Constant es la distinción entre el ámbito de lo público y el ámbito de lo privado, concretándolo en dos tipos de libertad, la pública y la privada, o lo que es lo mismo, la colectiva o comunitaria y la individual. De aquí que afirme que, entre los antiguos, el individuo era soberano sólo en los asuntos públicos, ya que en su vida privada estaba absolutamente constreñido por la voluntad de la comunidad, ya que ésta establecía cuales deberían ser las opiniones, la actividad y el culto que cada miembro de las sociedad profesase, sometiendo a todos a un estrecho control.