15. La lírica en la antigüedad

Literatura hebrea: la Biblia

La Biblia, libro revelado por Dios al Pueblo Escogido, es desde el punto de vista literario un conjunto admirable de libros de diversa índole (históricos, jurídicos, proféticos y sapienciales o filosóficos).

Libros poéticos de la Biblia

Dentro de la Biblia la poesía hay que buscarla en los Salmos y en el Cantar de los Cantares.

Los Salmos se atribuyen al rey David, tienen un carácter exaltado de alabanza y bendición hacia Dios (Yave o Jehova).

La lírica griega

La poesía lírica griega es el origen y modelo de la mayor parte de la poesía posterior. Poesía escrita para ser cantada y, por lo tanto, dotada de ritmo musical, servía para expresar los sentimientos individuales del poeta (lírica monódica) o los colectivos de todo el pueblo (lírica coral).

Así la poesía se ponía unas veces al servicio, de la lucha política, como en las sátiras y arengas de Arquíloco y de Tirteo, y otras expresaba sentimientos más personales, como el deleite de la vida regalada que hallamos en Anacreonte, o la pasión amorosa, magnífica y sinceramente expresada de la poetisa Safo de Lesbos, de quien se cuenta que, despreciada por su amante, se suicidó arrojándose al mar.

La lírica en Roma

La poesía griega influyo mucho en los poetas latinos.

Así la vida del campo fue cantada también por el autor de la Eneida, Virgilio, en los poemas titulados Bucólicas, en los que nos ofrece varios diálogos entre pastores que relatan sus sentimientos.

La lírica en la Edad Media

La lírica medieval

La poesía lírica de carácter sentimental amoroso surge en la Europa medieval más tardíamente que la épica (de carácter militar) porque necesita un ambiente próspero de paz, di estabilidad social y de cultura. Por ello la lírica medieval no surge hasta el siglo xii en Provenza, tierra próspera, tranquila y culta. Los poetas provenzales se llamaban a sí mismos trovadores.

Trovar significa encontrar. Los trovadores eran, pues, poetas capaces de hallar o inventar sus poemas, a diferencia de los juglares que repetían las obras de los demás.

Sus temas eran los del amor platónico o espiritual a una Dama, de la que se declaraban servidores acatándola como si se tratase de una jerarquía feudal. La rivalidad entre los trovadores engendró también la sátira.

España. Orígenes de la lírica

Las "jarchas". La poesía lírica castellana es la más antigua entre las de lenguas romances. En efecto, recientemente se han descubierto unas deliciosas cancioncillas (o jarchas) que, a partir del siglo X, nos ofrecen breves poemas de amor (escritos en un castellano muy primitivo) intercalados en la poesía árabe y hebrea que se producía en la Península.

Poesía galaico-portuguesa. La poesía provenzal influyó en España, sobre todo en Galicia, por las numerosas peregrinaciones que llegaban hasta Santiago para visitar la tumba del Apóstol. Son famosas las cantigas d´amor que dirigen los poetas a sus amadas y las cantigas d'amigo que se suponen en boca de las enamoradas. Ambas poseen una especial ternura y melancolía.

Siglo XIII: la poesía religiosa

En los primeros siglos de la Edad Media la cultura fue conservada especialmente en los monasterios, ya que los clérigos tenían una vida más tranquila y sosegada que los nobles (entregados a la guerra y a la caza) y los siervos (absorbidos por el trabajo manual). De ahí el carácter piadoso y culto de esta literatura, llamada mester de clerecía, que se presentaba en tetrástrofos monorrimos bien medidos y rimados (14 A, 14 A, 14 A, 14 A).

Siglo XIV: evolución de la poesía

Al llegar el siglo xiv el sentimiento religioso decrece. Además de los clérigos, de los nobles y de los siervos, ha surgido una sociedad burguesa, es decir habitante en los burgos o ciudades, preocupada solamente por los negocios mercantiles que, en vez de los temas guerreros y religiosos, prefiere una literatura alegre y satírica.

El siglo xv es un siglo de transición, es decir, que participa de los caracteres de la Edad Media y del Renacimiento.

La lírica en el renacimiento español

Con los Reyes Católicos España alcanza su Unidad y con Carlos V, el Imperio.

Los descubrimientos geográficos dan al español una fuerza inmensa. La imprenta y las universidades multiplican el saber.

Las guerras con Italia facilitan el contacto con los valores espirituales del Renacimiento.

La lírica barroca y neoclásica

La llamada escuela salmantina se caracteriza por una forma precisa y lacónica, llena de ideas.

La denominada escuela sevillana presenta un gran esplendor en la versificación interesándose menos por el fondo del poema.

Prolongando y acentuando estas dos tendencias tenemos las dos escuelas características del siglo xvii español (período barroco), es decir: el conceptismo y el culteranismo.

El Conceptismo extrema la tendencia castellana, creando una poesía que intenta recoger el máximo de pensamientos en el mínimo de palabras: "Lo bueno, si breve, dos veces bueno" decía Gracián.

El Culteranismo lleva al límite la tendencia andaluza de Herrera, intentando una poesía en la que se sacrifica todo al esplendor y a la riqueza de la forma —cultismos (palabras sacadas del latín), hipérbaton (imitando la ordenación de la frase latina) y metáforas (o atrevidas comparaciones)—, aun cuando su contenido carezca de importancia.

La poesía barroca en el resto de Europa

En toda Europa podemos señalar análoga complicación del estilo renacentista. Esta tendencia se llama marinismo en Italia (del nombre de Gianbattista Marino su defensor), preciosismo en Francia y eufuismo en Inglaterra.

Siglo XVIII. La lírica neoclásica

Las exageraciones del estilo barroco dieron lugar a unas obras de difícil comprensión. Como reacción contra este estilo oscuro y complicado, los poetas resolvieron volver al estilo bucólico de los clásicos grecolatinos, ya conocidos desde el Renacimiento por lo que esta lírica se llama neoclásica.

Lírica romántica

La poesía lírica, que es el más puro reflejo del alma del poeta, tiene en el Romanticismo un magnífico campo de desarrollo.

España

La poesía romántica tuvo en España extraordinaria aceptación, ya que, olvidando la artificiosa influencia francesa del neoclasicismo, se crea una lírica nacional, vibrante y honda, de acuerdo con el carácter de la literatura patria.

Escuelas poéticas postrománticas

En la segunda mitad del siglo xix aparece una poesía irónica y reflexiva, que se opone al arrebato del Romanticismo.

El modernismo

Mientras la generación del Noventa y Ocho se caracteriza por su pesimismo y por su estilo sobrio, otro grupo de escritores, llamados, modernistas se destacan por su forma brillante y musical.

Los Modernistas fueron unos revolucionarios de la poesía española. Inventaron versos y estrofas nuevas, usaron vocablos desconocidos y describieron espectáculos de fantasía y de ensueño.

No se ha podido encontrar la URL de especificaciones de gadget.