14. Cargas y responsabilidades de los bienes gananciales

Introducción

Consideraciones sistemáticas

Pasamos a considerar el pasivo ganancial, esto es, el conjunto de las cargas o deudas de la sociedad de gananciales y las reglas de imputación de tales deudas a los patrimonios común y privativos de los cónyuges.

La carencia de personalidad de la sociedad de gananciales

La sociedad de gananciales carece de personalidad jurídica alguna, y por tanto, solo actúan en el tráfico los cónyuges, quienes serán acreedores o deudores respecto de terceras personas o entre sí mismos (si procede algún reintegro o reembolso entre el patrimonio ganancial y cualquiera de los patrimonios privativos o propios de los cónyuges, sea a favor de aquel, sea a favor de estos).

Las cargas de la sociedad de gananciales

El elenco del artículo 1.362

  • El sostenimiento de la familia, la alimentación y educación de los hijos comunes y las atenciones de previsión acomodadas a los usos y a las circunstancias de la familia. La alimentación y educación de los hijos de uno solo de los cónyuges correrá a cargo de la sociedad de gananciales cuando convivan en el hogar familiar. En caso contrario, los gastos derivados de estos conceptos serán sufragados por la sociedad de gananciales, pero darán lugar a reintegro en el momento de la liquidación.

  • La adquisición, tendencia y disfrute de los bienes comunes.

  • La administración ordinaria de los bienes privativos de cualquiera de los cónyuges.

  • La explotación regular de los negocios o el desempeño de la profesión, arte u oficio de cada cónyuge

Las donaciones de común acuerdo

“Serán también de cargo de la sociedad las cantidades donadas o prometidas por ambos cónyuges de común acuerdo, cuando no hubiesen pactado que hayan de satisfacerse con los bienes privativos de uno de ellos en todo o en todo o en parte”.

Obligaciones extracontractuales de uno de los cónyuges

“Las obligaciones extra contractuales de un cónyuge, consecuencia de su actuación en beneficio de la sociedad conyugal o en el ámbito de la administración de los bienes, serán de la responsabilidad y cargo de aquella, salvo si fuesen debidas a dolo o culpa grave del cónyuge deudor”.

Las deudas de juego pagadas constante matrimonio

“Lo perdido y pagado durante el matrimonio por alguno de los cónyuges en cualquier clase de juego no disminuirá su parte respectiva de los gananciales siempre que el importe de aquella pérdida pudiere considerarse moderada con arreglo al uso y circunstancia de la familia”.

La responsabilidad de los bienes gananciales

En relación con las deudas comunes, los bienes gananciales quedan en todo caso afectos solidariamente con el patrimonio privativo del cónyuge (o, en su caso, los cónyuges) a quien(es) técnicamente se pueda atribuir la condición de deudor, dado que la sociedad de gananciales, propiamente hablando, no puede ser deudora. Respecto de las deudas propias o privativas, los bienes gananciales también quedan afectos a su cumplimiento, pero sólo en forma subsidiaria respecto del patrimonio privativo del cónyuge deudor.

Deudas comunes contraídas por ambos cónyuges

“Los bienes gananciales responderán en todo caso de las obligaciones contraídas por los dos cónyuges conjuntamente o por uno de ellos con el consentimiento expreso del otro”.

Deudas comunes contraídas por uno solo de los cónyuges

La regla general respecto de la responsabilidad de los bienes gananciales es la siguiente: “De las deudas de un cónyuge que sean, además, deudas de la sociedad responderán también los bienes de esta “. De todas formas, cualquier acreedor, a su comodidad, podrá dirigirse indistintamente contra los bienes gananciales o los bienes privativos del cónyuge deudor, sin necesidad de hacer excusión de éstos últimos, pues ambas masas patrimoniales están colocadas en el mismo plano a efectos de responsabilidad.

Ejercicio de la potestad doméstica o actuación individual

“Los bienes gananciales responderán directamente frente al acreedor de las deudas contraídas por un cónyuge:...1º En el ejercicio de la potestad domestica…”.

Actividad profesional o gastos de administración del patrimonio de cualquiera de los cónyuges

Responderán asimismo los bienes gananciales de las deudas contraídas por uno cualquiera de los cónyuges “en el ejercicio ordinario de la profesión, arte u oficio o en la administración ordinaria de los propios bienes”. Es obvio que semejante planteamiento de pasivo encuentra una absoluta correspondencia con el hecho de que las ganancias obtenidas en uno u otro caso o por uno u otro concepto, devienen bienes gananciales.

Régimen propio de comerciantes y empresarios

“Si uno de los cónyuges fuera comerciante, se estará a lo dispuesto en el Código de Comercio “.

Atención de los hijos en caso de separación de hecho

También responderán los bienes gananciales de las obligaciones contraídas por uno solo de los cónyuges en caso de separación de hecho para atender a los gastos de sostenimiento, previsión y educaron de los hijos que estén a cargo de la sociedad de gananciales”.

Adquisiciones por uno de los cónyuges de bienes gananciales mediante precio aplazado

Se contempla el régimen de responsabilidad en la eventualidad de que uno de los cónyuges, sin consentimiento del otro, adquiera a plazos un bien ganancial. “Los bienes adquiridos por uno de los cónyuges, constante la sociedad por precio aplazado, tendrán naturaleza ganancial si el primer desembolso tuviera tal carácter, aunque los plazos restantes se satisfagan con dinero privativo”.

Sin embargo el Art. 1.370 establece una dictio legis sumamente oscura, sobre la que hasta el presente, no ha tenido ocasión de pronunciarse el TS y que presenta notorios problemas de interpretación: “Por el precio aplazado del bien ganancial adquirido por un cónyuge sin el consentimiento del otro responderá siempre el bien adquirido, sin perjuicio de la responsabilidad de otros bienes según las reglas de este Código”.

Las deudas propias de cada uno de los cónyuges

La noción de deuda propia

El Código se refiere a algunas deudas propias (las que no son a cargo de la sociedad de gananciales).

  • Las deudas de juego pendientes de pago.

  • Las obligaciones extra contractuales contempladas en el Art. 1.366 que no reúnan los requisitos exigidos para ser consideradas deudas gananciales

  • Los gastos de alimentación y educación de los hijos no comunes que, a su vez, no residan en el hogar familiar.

De otra parte, cualquier deuda asumida o contraída por uno de los cónyuges antes de la vigencia de la sociedad de gananciales ha de ser consideradas deudas propias de cada uno de los cónyuges.

La responsabilidad por las deudas propias

“Cada cónyuge responde con su patrimonio personal de las deudas propias y su sus bienes privativos no fueran suficientes para hacerlas efectivas, el acreedor podrá pedir el embargo de bienes gananciales...” 6.3 El embargo de bienes gananciales.

La subsidiariedad de la responsabilidad del patrimonio ganancial se concreta en la facultad de cualquier acreedor de solicitar el embargo de bienes gananciales, pero, una vez instado, el cónyuge no deudor ostenta la iniciativa en la materia, pudiendo optar por:

  • Soportar la satisfacción de la deuda propia se haga a cargo de bienes gananciales.

  • Sustituir el embargo de bienes gananciales concretos (los elegidos por el acreedor) por la parte que ostenta el cónyuge deudor en la sociedad conyugal, lo que obviamente implica la disolución y liquidación de la sociedad de gananciales y que el acreedor habrá de esperar a su realización para agredir los bienes que le sean adjudicados al cónyuge deudor. Tras la disolución se aplicara el régimen de separación de bienes, salvo que, en plazo de tres meses, el cónyuge del deudor opte en documento publico por el comienzo de una nueva sociedad de gananciales.

Reintegros interconyugales

“El cónyuge que hubiere aportado bienes privativos para los gastos o pagos que sean de cargo de la sociedad tendrá derecho a ser reintegrado del valor a costa del patrimonio común”. Como es obvio, la norma puede ser leída también al contrario, imponiendo el reintegro a favor del patrimonio ganancial cuando resulte procedente.

No se ha podido encontrar la URL de especificaciones de gadget.