08. Conclusión y reapertura del concurso

Ver también Derecho Mercantil 2 (Derecho concursal)

Conclusión del concurso

Las causas pueden ser muy diversas:

  • Bien porque la apertura no se ajustó a derecho (revocación del auto de declaración de concurso)

  • Bien porque el procedimiento alcanzó su finalidad (cumplimiento de convenio, integra satisfacción acreedores)

  • Bien por su frustración (inexistencia de bienes y derechos con los que satisfacer a los acreedores)

  • Bien por el ejercicio del derecho de disposición de las partes sobre el procedimiento (desistimiento o renuncia, transacción)

Tales causas son susceptibles de ser clasificadas atendiendo a distintos criterios: por una parte, según resulte procedente o no la reapertura del concurso (cabe distinguir entre causas de terminación provisional o definitiva), y por otra, atendiendo a si el concurso cumple o no su finalidad (entre causas de terminación normal o anormal)

La revocación del auto de declaración del concurso constituye una causa de terminación definitiva y anormal.

El cumplimiento del convenio, así como la íntegra satisfacción de los acreedores son causas de conclusión definitivas y normales.

La inexistencia de bienes y derechos con los que pagar a acreedores supone una finalización provisional del concurso y podrá ser normal o anormal, dependiendo de si hay bienes suficientes para cubrir los gastos del procedimiento o no.

El desistimiento y la renuncia de la totalidad de los acreedores es un modo de conclusión definitiva y anormal.

Las causas de conclusión del concurso

Revocación en apelación del auto de declaración del concurso

De aplicación tanto a supuestos de concurso necesario como voluntario.

Encuentra su fundamento en el hecho de que el auto declarando el concurso produce sus efectos de inmediato, sin que la interposición del recurso de apelación tenga efectos suspensivos. Así pues, solo cuando la AP revoca el auto de declaración de concurso es cuando se produce la terminación de dicho proceso con el consiguiente cese de las limitaciones de las facultades de administración y disposición del deudor subsistentes.

Contra la resolución de la AP no cabe recurso alguno. La LC no contempla expresamente la acción de daños y perjuicios del deudor contra el acreedor en este caso, si bien sí prevé la acción de indemnización de daños y perjuicios que asiste al deudor contra el solicitante del concurso cuando, tras la admisión a trámite de la solicitud, se dicta auto desestimando la declaración del concurso. Así que por esta razón la doctrina considera que aunque expresamente no se diga sí le asiste al deudor este derecho a ser resarcido.

La revocación del concurso no afectará a los actos legalmente realizados por la administración concursal, sin perjuicio de que los daños derivados para el deudor de los contratos y enajenaciones efectuadas puedan tenerse en cuenta a los efectos del ejercicio de la acción indemnmizatoria de daños y perjuicios.

Cumplimiento del convenio

Mediante auto firme que así lo declare.

El deudor, una vez estime íntegramente cumplido el convenio, solicitará del Juez del concurso la declaración judicial de cumplimiento, a cuya solicitud habrá de acompañar el correspondiente informe justificativo del cumplimiento. Tanto la solicitud como el informe serán puestos de manifiesto durante 15 días en la secretaría del juzgado, transcurridos los cuales lo declarará mediante auto.

No es suficiente, sin embargo con dicho auto par que se declare concluido el concurso, en la medida en que cualquier acreedor que estime incumplido el convenio está legitimado para ejercitar, la correspondiente acción declarativa del incumplimiento, que de ser estimada, provocará la resolución del convenio y apertura de oficio de la fase de liquidación. Esta acción caducará a los 2 meses, y se tramita por los cauces del incidente concursal.

Pago de la totalidad de los créditos o íntegra satisfacción de los acreedores

Esta causa de conclusión sólo surte efectos cuando se produce el pago o consignación de la totalidad de los créditos, lo que conlleva la satisfacción de la totalidad de los acreedores y en su íntegro importe. Puede producirse por:

  • Pago derivado de las operaciones de liquidación

  • Pago o consignación de la totalidad de los créditos efectuada por un tercero.

  • Íntegra satisfacción de los acreedores por cualquier medio.

Inexistencia de activo realizable

Inexistencia de bienes y derechos del concursado ni de terceros responsables con los que satisfacer a los acreedores. Puede haber 2 motivos:

  1. Inexistencia de bienes y derechos suficientes para hacer frente a los gastos derivados de la tramitación del procedimiento

  2. Agotamiento de la masa activa, una vez iniciada la liquidación, antes de satisfacer íntegramente a los acreedores.

Los terceros responsables a los que alude, serán los administradores o liquidadores de la persona jurídica (también lo que hubieran participado en los 2 años anteriores), los socios de la persona jurídica cuando son personalmente responsables de las deudas de ésta, así como la sociedad dominante del grupo al que pertenece la concursada.

Desistimiento o renuncia de la totalidad de los acreedores

Esta causa tan solo puede resultar operativa una vez finalizada la fase común, pues hasta ese momento no se sabe cuales son los acreedores reconocidos.

Se basan en el principio dispositivo de las partes.

El desistimiento, en principio, no genera efectos materiales de cosa juzgada, con lo que no impedirá que se pueda solicitar en otro momento, sin embargo la renuncia sí genera efectos de cosa juzgada, afectando a los créditos que quedarán extinguidos, sin posibilidad de poder instar un procedimiento nuevo por los mismos créditos.

Tramitación de la pieza de conclusión del concurso

Materia excluida de examen.

Efectos de la conclusión del concurso

Cesarán las limitaciones de las facultades de administración y disposición del deudor excepto en el supuesto de que la sentencia que declare el concurso como culpable imponga la sanción de inhabilitación, en cuyo caso la limitación subsistirán durante el tiempo fijado en la resolución judicial:

  • Cese de los órganos concursales

  • Cese de las limitaciones de los derechos fundamentales del concursado, que pudiera haber acordado el Juez

Cuando el concurso concluya por inexistencia de bienes, el deudor quedará responsable del pago de los créditos restantes, pudiendo los acreedores iniciar las ejecuciones singulares, en tanto no se acuerde la reapertura del concurso o no se declare uno nuevo. Si es persona jurídica, la resolución que la declare acordará su extinción y dispondrá el cierre de su hora de inscripción en los registros públicos que corresponda.

Reapertura del concurso

Presupuestos generales

Exposición de motivos: “en los casos de conclusión por inexistencia de bienes y derechos del concursado o de terceros responsables, con los que satisfacer a los acreedores, que conservan su derecho a hacer efectiva la responsabilidad del deudor sobre los que en el futuro aparezcan, la Ley contempla también la reapertura del concurso, tanto si se trata de deudor persona natural como persona jurídica”. Dos son los presupuestos

  1. Existencia de una resolución judicial firme de conclusión del concurso por inexistencia total o parcial de bienes o derechos del concursado o terceros responsables y

  2. La aparición o el ingreso de bienes o derechos del deudor con posterioridad a su conclusión. Esta aparición puede acontecer por diversas causas: bienes desconocidos o aparecidos con posterioridad a la clausura del concurso, o pueden resultar de la revalorización de los bienes que en su día se estimaron insuficientes; o también de bienes adquiridos u obtenidos con posterioridad a la conclusión del concurso, supuesto éste que tan solo puede acontecer en el caso de reapertura del concurso del deudor persona física, habida cuenta que dicho deudor podrá continuar actuando en el tráfico, adquiriendo bienes o derechos.

Reapertura en el caso de deudor persona física

LC 179.1 “la declaración de concurso de deudor persona natural dentro de los 5 años siguientes a la conclusión de otro anterior por inexistencia de bienes y derechos tendrá la consideración de reapertura de éste. El Juez competente, desde que conozca esta circunstancia, acordará la incorporación al procedimiento en curso de todo lo actuado en el anterior”. Por ello resulta necesario distinguir a los efectos de determinación de la legitimación y competencia los supuestos de auténtica reapertura del concurso de los de nueva declaración e incorporación de lo actuado en el procedimiento anterior.

Reapertura del concurso: Legitimados activamente lo estarán los acreedores concursales insatisfechos en el concurso concluido, sien el Juez competente el mismo el concurso anterior.

Nueva declaración de concurso: Legitimados estarían tanto los antiguos acreedores como los nuevos, pudiendo resultar competente un Juez distinto al que decretó la conclusión del concurso anterior.

Plazo de caducidad 5 años para la conversión del nuevo concurso en reapertura del anterior.

Reapertura en el caso de persona jurídica

En este caso, habida cuenta que la conclusión del concurso por inexistencia de activos patrimoniales lleva consigo la extinción de la persona jurídica, la reapertura por aparición posterior de bienes y derechos se concretará a liquidarlos, siendo el Juez competente el mismo que declaró concluido el concurso. A diferencia del concurso de persona física, la aparición de nuevos bienes o derechos determinará, en todo caso, la reapertura del concurso, y ello, on independencia del lapso de tiempo transcurrido desde que se produjo la conclusión del concurso.

No se ha podido encontrar la URL de especificaciones de gadget.