09. El incidente concursal

Ver también Derecho Mercantil 2 (Derecho concursal)

Concepto y naturaleza

Definido como: proceso declarativo especial de la competencia del Juez del concurso, dotado de sustantividad propia e inspirado en los procesos ordinarios contemplados en la LEC 1/2000, y cuya tramitación no produce, como regla general, la suspensión del proceso concursal. Se desprenden las siguientes notas esenciales de este concepto:

  1. Proceso declarativo especial: destinado a la resolución de toda cuestión, incidencia o discrepancia que surja durante la tramitación del concurso y no tenga señalada en la Ley otra tramitación distinta. Posee sustantividad propia: por cuanto a través de sus cauces han de tramitarse no sólo las cuestiones que, siendo distintas de las que constituyen el objetivo principal del proceso, guarden con este una relación inmediata, sino también los juicios declarativos de los que deba conocer el Juez del concurso, y la posible acumulación de juicios declarativos pendientes.

  2. Está dotado de una regulación propia, que toma elementos del juicio ordinario (demanda y contestación) y del verbal: en definitiva juicio verbal con contestación escrita a la demanda

  3. Dicho procedimiento especial posee un carácter plenario, por cuanto el Juez el concurso aplica el Derecho sin que sobre las partes recaiga limitación alguna en orden a formular alegaciones y medios de prueba. Las sentencias recaídas en el incidente concursal gozan de los efectos de cosa juzgada.

  4. Los incidentes concursales no suspenden, como regla general, el proceso concursal, evitando así los costes e inconvenientes que la paralización del concurso produciría, así como la utilización fraudulenta del incidente para dilatar. O entorpecer la tramitación del procedimiento.

No obstante, se admiten excepciones, permitiendo al Juez del concurso, de oficio o a instancia de parte, acordar la suspensión de aquellas actuaciones que estime puedan verse afectadas por la resolución del incidente concursal, motivándolo.

Ámbito de aplicación

LC 192 “Todas las cuestiones que se susciten durante el concurso y no tengan señalada en esta Ley otra tramitación se ventilarán por el cauce del incidente concursal”. Así pues se hace preciso diferenciar los asuntos que entran en el ámbito de la aplicación del incidente concursal, ya sea por expresa disposición legal, ya sea por ausencia de tramitación específica.

Delimitación positiva

Cuestiones para cuya resolución el legislador se remite expresamente a este procedimiento:

  1. Recusación de administradores concursales art. 33.4

  2. Acción de anulación de los actos del deudor que infrinjan las limitaciones establecidas sobre las facultades de administración y disposición de su patrimonio. Art. 40.7

  3. Las diferencias que se susciten en relación con la resolución de los contratos con obligaciones recíprocas.

  4. Las acciones resolutorias de los contratos por incumplimiento de cualquiera de las partes.

  5. El ejercicio de acciones rescisorias que se ejerciten contra los actos perjudiciales para la masa activa.

  6. Impugnación en contra la decisión que adopte la administración concursal en torno a la integración de la masa activa.

  7. Cuestiones que se susciten en torno a reconocimiento de créditos.

  8. Impugnaciones de inventario y de lista de acreedores

  9. Acciones relativas a la calificación o al pago de los créditos contra la masa activa

  10. La oposición a la calificación del concurso

  11. Junto a todas las anteriores, las acciones civiles con trascendencia patrimonial que se deduzcan contra el patrimonio del concursado, así como determinadas acciones de naturaleza laboral.

Delimitación negativa

Quedan excluidos del ámbito de aplicación del incidente concursal, las cuestiones que la LC haya previsto un procedimiento específico, tal como sucede con

  1. Denuncia o incumplimiento de presupuestos procesales relativos a la jurisdicción y competencia (procederá declinatoria).

  2. Oposición del deudor a la solicitud de concurso necesario (se ventilará por los trámites del arts 15-20 LC)

  3. Acciones de responsabilidad contra los administradores (procederá a través del juicio declarativo correspondiente)

  4. Determinación de alimentos al deudor persona física con cargo a la masa activa (se ventilará conforme al 47 LC)

  5. Acciones ejercitadas por los titulares de créditos con privilegio sobre buques y aeronaves.

  6. No se resolverán por el trámite de incidente concursal los incidentes que tengan por objeto solicitar actos de administración o impugnarlos por razones de oportunidad, así como las cuestiones entendidas como “impertinentes” y las que carezcan de la “entidad necesaria”.

Las partes en el incidente concursal

Partes iniciales

De un lado el demandante (que a través de la demanda ejercita ante el Juez del concurso el derecho de acción e interpone la pretensión) y de otro, el demandado, sujeto frente al que se dirige la demanda incidental.

También pueden aparecer otras partes que acrediten un interés legítimo con respecto al objeto procesal, que les permite comparecer como parte principal.

La extensión legal de la condición de demandado

Tienen la consideración de demandados, no sólo los sujetos frente a los que se dirige la demanda, sino también cualesquiera otras que sostengan posiciones contrarias a lo pedido por la parte actora; por lo que una vez admitida a trámite la demanda incidental, el Juez habrá de emplazar a las demás partes personadas, con independencia de que hayan sido o no demandadas.

El estatus del interviniente en el incidente concursal

Interviniente procesal: entrada de terceros con un interés directo y legítimo en un proceso ya iniciado, el cual se convierte en un proceso único con pluralidad de partes sobrevenida, y cuyo fundamento hay que encontrarlo en la necesidad de preservar el derecho a la tutela del art. 24.1 CE.

Por el contrario, partes subordinadas o coadyuvantes: se encuentran en una relación jurídica dependiente de otra principal, y de la que son titulares las partes principales, por lo que tan solo han de sufrir los efectos reflejos de la sentencia, por ello ni delimitan el objeto del proceso ni pueden transigir, ni impugnar la sentencia con independencia, simplemente coadyuvan con sus actos de postulación al éxito de la pretensión o defensa de la parte principal.

La propia LC limita la intervención de alguna parte a una sección determinada, tal y como sucede con el MF, cuya intervención tan sólo está prevista en la sección de calificación y el Fondo de Garantía Salarial, que tiene restringida la intervención a los incidentes en que se ventilen acciones laborales de las que pudiera derivarse responsabilidad para este organismo.

Incidente concursal en materia laboral

Consideraciones generales

Como es sabido la LOPJ, modificada por la LO 8/2003, para la reforma concursal, atribuye al Juez del concurso competencia exclusiva y excluyente para el conocimiento de determinados asuntos que, aun siendo de naturaleza laboral, se consideran de especial trascendencia para el patrimonio del deudor y que, con la finalidad de lograr la necesaria unidad procedimental y de decisión, se considera que no deben resolverse por separado.

Se trata, en concreto, de las acciones sociales que tengan por objeto la extinción, modificación o suspensión colectiva de los contratos de trabajo en los que sea empleador el concursado, así como la suspensión o extinción de contratos de alta dirección, en cuyo enjuiciamiento deberán tenerse en cuenta, sin perjuicio de la aplicación de las normas específicas de la LC, los principios inspiradores de la ordenación normativa estatutaria y del proceso laboral.

Por ello el legislador ha considerado oportuno introducir, junto al incidente concursal ordinario, un procedimiento específico destinado a la resolución de determinadas materias de naturaleza laboral competencia del Juez del concurso, el denominado “incidente laboral”, que toma como referencia los trámites del juicio verbal de la LEC, con la introducción de ciertas especialidades propias del proceso laboral, aun cuando, probablemente, hubiera sido más conveniente (a juicio del autor del libro) haber remitido en bloque la regulación de la materia laboral, competencia e los Juzgados de lo Mercantil, a los trámites del procedimiento ordinario laboral.

Ámbito de aplicación

Se trata de las acciones que los trabajadores pueden ejercitar, en cuestiones que se refieran estrictamente a su relación jurídica individual, contra el auto dictado por el Juez del concurso acordando la suspensión o extinción colectiva de los contratos de trabajo tras el seguimiento del especial expediente de regulación de empleo.

Dentro del incidente laboral, no se contemplan otras materias de esta índole sobre las que el Juez del concurso tiene competencia exclusiva y excluyente, tal y como sucede con las acciones sociales que versen sobre la suspensión o extinción de contratos de alta dirección, o con cualquier otra controversia laboral distinta que pueda surgir durante la pendencia del concurso, por lo que, en principio, y de conformidad con la cláusula de subsidiariedad del art.192 (todas las cuestiones que se susciten durante el concurso y no tengan señalada en esta ley otra tramitación… ), habrían de tramitarse por los cauces del incidente concursal común u ordinario, aunque (a juicio del autor del libro), lo normal es que dichas materias se ventilasen por los cauces que rigen el incidente laboral.

No se ha podido encontrar la URL de especificaciones de gadget.