07. Los derechos sobre las cosas. El derecho de propiedad y derecho de posesión

El derecho de propiedad

El derecho de propiedad, no hay un concepto unívoco, es la facultad jurídica más fuerte que pueden ejercer los sujetos del derecho sobre los objetos del derecho.

Tampoco hay una única terminología, las más usuales propiedad, dominio, señorío y potestad.

A) Terminología:

Derecho romano: tres formas de designarlo mancipium (manu capere; dominium y proprietas.

Derecho visigodo dominium o propietas Sistema jurídico medieval prevalece dominium Recepción del Derecho común los jurista teorizan sobre el concepto, consideran que dominio era más extenso que propiedad, al abarcar el primero el dominio útil y el directo, frente a la propiedad que abarcaba solo el segundo ,terminó considerándose conceptos equiparables.

En la actualidad está asumido el término propiedad.

B) Contenido del derecho de propiedad:

— Importante evolución a lo largo de la Historia, por las dos concepciones que el Derecho ha tenido sobre su concepto y su fundamento:

Derecho romano: inicialmente las fuentes sólo enumeran una serie de facultades, posteriormente se creó un concepto abstracto — Derecho germánico: el derecho de propiedad (eigan) era esencialmente limitado, inicialmente solo se le reconocía la propiedad sobre inmuebles a los grupos, la propiedad colectiva.

— A partir de estas dos concepciones, se diferencian dos grandes modos de entender el derecho de propiedad:

- Principio romano: influye en los ordenamientos que consideran esencial el título, con independencia de su ejercicio.

- Principio germánico: influye en los ordenamientos que consideran fundamental el ejercicio del derecho.

Derecho romano en el terreno provincial las categorías romanas no pueden aplicarse porque se contaminan de diferentes principios procedentes del mundo prerromano y del cristianismo, se van difuminando las diferencias entre propiedad civil y propiedad peregrina o entre propiedad civil y propiedad provincial, indiferenciación propia del vulgarismo jurídico, utilización del término possessio para cualquier tipo de derecho sobre las cosas.

Derecho visigodo: aparece el elemento romano-vulgar + elementos germánicos y canónicos.

Elemento romano vulgar confusión en los bienes fiscales romanos que pasaron a manos del fisco visigodo que los cede a particulares por diversas causas y que terminan por confundir totalmente ambas categorías. Se mantienen los principios romanos sobre la adquisición y disfrute de las cosas y modos de transmisión de la propiedad.

Elemento germano, tierras en copropiedad o propiedades de uso colectivo, que en parte pueden proceder del tipo de reparto entre hispano-romanos y visigodos o, por influencia de los principios germanos, de propiedad familiar colectiva y de asociaciones comarcales.

El elemento canónico, consolidación de la propiedad de la Iglesia como una propiedad especial.

Sistema jurídico medieval: afloramiento de los principios germánicos en dos grandes facetas:

El sujeto de derecho colectivo: (principalmente familiar) es el que inicialmente ejerce el dominio sobre los inmuebles, quedando solo al sujeto individual el dominio sobre los muebles.

Predominio del ejercicio del derecho, por lo que se generalizan instituciones como la presura, la tenencia de año y día, etc. donde se protege las situaciones de hecho, posesión.

Recepción del Derecho común, marca de nuevo la línea divisoria entre propiedad y posesión, volviendo al principio romano propiedad como un derecho y a la posesión como un hecho.

- Enfrentamiento entre la teoría canónica y la romana:

La seguridad jurídica, en los modos de transmisión de la propiedad y en los medios de defensa.

Introducción del concepto (abstracto) de la función social de la propiedad, frente a la esencia del concepto romano de propiedad, de uso y abuso de la cosa por el propietario en su beneficio exclusivo, la doctrina canónica intenta introducir la consideración de repercusión en beneficio general, bien común.

La elaboración de los glosadores (civilistas), no reproduce el derecho unitario propio del Derecho romano, sino que se van a integrar multiplicidad de derechos sobre la misma cosa( censo o el foro).

Clases de propiedad

Varias clases de propiedad que van evolucionando a lo largo de nuestro Derecho debido a la mayor o menor influencia de las concepciones sobre el derecho de propiedad y la introducción de nuevos elementos.

Derecho romano: se diferencian varios tipos de dominios:

El dominium ex iure quiritario.

Proprietas bonitaria o pretoria.

Propiedad provincial, todo el territorio conquistado pertenecía al pueblo y Senado romano, era ager publicus sobre el que los particulares no podían tener propiedad, sólo possessio.

La propiedad peregrina: los peregrinos no podían ser propietarios bajo las formas del Derecho romano, pero debían ampararse por el pretor mediante acciones ficticias, acciones útiles.

Con la concesión de la ciudadanía a todos los habitantes del Imperio (año 212) termina la diferencia entre propiedad civil, propiedad provincial y peregrina.

Derecho visigodo: indiferenciación entre propiedad y posesión, se imbrican dos elementos que van a determinar nuevos modos de concebir el derecho de propiedad:

El elemento canónico matiza el concepto de propiedad romano.

Elemento germano exigencia del ejercicio del derecho de propiedad y el principio de la propiedad colectiva.

Sistema jurídico medieval, a partir de la introducción de los elementos germano y canónico hay clases de propiedad diferentes a la romana:

Propiedad individual y propiedad colectiva, a partir de la división entre bienes muebles e inmuebles fueron susceptibles de apropiación individual los bienes muebles, frente a los inmuebles que eran de apropiación por el grupo. Desde la Recepción del Derecho común se vuelve al concepto de propiedad individual.

Propiedades especiales, bien por la condición de su titular, bien por la imposibilidad de enajenación, etc., que nos va a permitir hablar de:

Propiedad comunal.

Propiedad amortizada.

La propiedad señorial.

Propiedad demanial.

Propiedad sobre bienes muebles e inmuebles —

Pueblos arcaicos,debió existir una diferente forma de adquisición y disfrute de los bienes muebles respecto de los inmuebles.

— Derecho romano ,no existió una forma especial de adquirir, transmitir o proteger los bienes en razón de su naturaleza mueble o inmueble.

— Derecho germánico, la diferencia entre muebles e inmuebles afectaba a la forma de adquirir, de ejercer el derecho (disposición y disfrute), formas de transmitir y a los medios de protección, empiezan a crearse dos grandes espacios que van a perdurar en ciertos aspectos hasta nuestro ordenamiento.

A) Propiedad sobre bienes muebles; B) Propiedad sobre inmuebles

Comunidad patrimonial y familiar

Derecho romano, esencialmente individualista, no se desarrolla el tipo de propiedad patrimonial y familiar.

Derecho germánico, tiene como eje de la propiedad sobre inmuebles la propiedad conjunta o en mano común se visualiza en círculos:

- El primer estadio o círculo: formado por el conjunto de bienes de aprovechamiento familiar (vivienda, el espacio que la rodea dedicado a los huertos y las tierras de labranza que están bajo la potestad parental) sólo a la totalidad de comuneros corresponden los actos de disposición de los bienes inmuebles, de los que poseen una cuota.

- Un círculo más amplio lo forman los espacios de aprovechamiento comunal.

Derecho visigodo: en muy pequeña medida aparecen algunos rasgos de la comunidad patrimonial.

Sistema jurídico medieval: desarrollo de la propiedad familiar y patrimonial.

El espacio perteneciente a la comunidad patrimonial familiar (vivienda, huertos, tierra de labor y el aprovechamiento de aguas, salinas, bosques, pastos, etc. incluidos en dicha parcela).

El aprovechamiento de los pastos, los prados, las aguas y todas sus pertenencias de los terrenos comunales, que hace alusión a los principios germánicos expuestos.

Los derechos reales limitados que se tienen sobre tierras ajenas.

Los derechos de los miembros sobre estos bienes (consentimiento familiar para la enajenación de inmuebles, el principio de troncalidad, el retracto gentilicio, la sucesión legítima, etc.).

Efectos que produce la comunidad patrimonial:

La permanencia del patrimonio indiviso, se rige por los principios de permanencia y estabilidad.

La creación de instituciones que amparan a personas ajenas al grupo familiar haciéndolas partícipes del patrimonio, prohijamiento (profilatio o perfilatio) y el hermanamiento (fraternidad artificial).

Comunidad de habitación, que vivan bajo el mismo techo en condiciones de igualdad, con la consiguiente comunidad de ganancias y pérdidas.

Corresponsabilidad de los miembros de la comunidad patrimonial y familiar.

Recepción del Derecho común, se individualiza el derecho de propiedad y desaparece gran número de las limitaciones de disposición propias de la comunidad patrimonial, aunque algunas permanecen (derecho sucesorio, a la disposición de bienes que constituyen patrimonios separados, como dote, arras, reservas de comunidad patrimonial en el matrimonio, etc. así como un importante número de servidumbres).

Modos originarios y derivativos de adquisición de la propiedad. La traditio —

La diferenciación entre modos originarios y derivativos de adquirir es tardía, obra de los juristas de la Recepción del Derecho común.

— Se observa el tema desde el punto de vista de los sujetos (no desde la esencia de los objetos que se transmiten) se trata de delimitar la responsabilidad que tiene un propietario que transmite la propiedad a otro:

A) Modos originarios de adquisición de la propiedad cuando ésta se adquiere sin dependencia de otro propietario, por lo que se dice que adquiere originariamente, ningún propietario anterior debe responder.

B) Modos derivativos de adquisición de la propiedad si el propietario adquiere de otro sujeto su derecho de propiedad deriva de otro propietario que se lo transmite, con sus mismas características, facultades, limitaciones, etc., engendrando una responsabilidad respecto al nuevo propietario.

Modos originarios de adquirir la propiedad —

Derecho romano: ocupación, accesión, especificación, confusión y adquisición del tesoro.

Derecho visigodo: se rigió por los principios romanos, siendo la ocupación la forma de adquirir originariamente, aunque apenas tenemos noticias de la ocupación de inmuebles.

— Sistema jurídico medieval: sigue los principios germánicos de la ocupación de tierras sin dueño sobre las que se procedía a su roturación ,presura, modo originario de adquisición de la propiedad — Recepción del Derecho común, la presura perdió fuerza con la introducción de los principios romano-canónicos, se vuelven a los requisitos romanos de adquisición de las res nullius y se limitan considerablemente otras formas de ocupación de bienes.

Modos derivativos de adquirir la propiedad

Derecho romano antiguo y clásico, posteriormente elaborado por el Derecho justinianeo, poseía dos modos formales que servían para la transmisión de la propiedad:

la mancipatio (mancipación) e in iure cessio (cesión en derecho).

- Otros modos derivativos: la adjudicación (adiudicatio): por sentencia del juez; la usucapión (usucapio): adquisición de la propiedad por paso del tiempo; las formas propias del Derecho privado (venta, donación, herencias, etc.) y del Derecho público (asignación de tierras en los territoria de las colonias, los ager asignatus, por los magistrados, etc.).

- Una forma amorfa de transmitir ,la traditio.

Derecho visigodo: se rigió por los principios romanos vulgares, utilizando la forma escrita y entrega del documento en el caso de traslado de la propiedad de modo derivativo.

Recepción del Derecho común, gran importancia la diferenciación entre modos originarios y modos derivativos de adquisición de la propiedad por la introducción de nuevos elementos por los juristas en la búsqueda de una seguridad jurídica que conllevaba la responsabilidad del propietario que transmite la propiedad, frente a quien la adquiere.

Ocupación, presura (o scalido), usucapión, posesión de año y día

Ocupación de bienes muebles —

Ocupación: apoderamiento de una cosa que ha sido encontrada sin dueño, con la intención de apropiársela.

— Una de las formas de ocupación es el hallazgo: ocupación de bienes muebles.

— Derecho romano: principio básico en el que se basa es que sea una cosa sin dueño (res nullius) o una cosa abandonada por su dueño (res derelicta).

— Derecho germánico: la ocupación o apropiación de lo que no tenía dueño fue la forma más antigua de adquirir.

Se podía aplicar a la conquista del enemigo o a los séquitos militares, engendrando en ambos casos una propiedad colectiva.

A la tierra sin dueño cuando se rotura por un grupo familiar una tierra situada en el Allmende, el ocupante ejerce el derecho de propiedad en nombre del pueblo, se permite que lo roturado sea propiedad del roturador.

A una serie de cosas que por su naturaleza no tenían dueño y que eran apropiables por quien las encontrara (caza, pesca, frutos silvestres, etc.) — Sobre la base de estos dos tipos de Derechos se fundamenta nuestro Derecho histórico en torno a la ocupación de bienes muebles e inmuebles.

La caza —

Derecho romano inicial, la pieza de caza se podía perseguir, incluso entrando en el fundo ajeno, salvo prohibición expresa.

— Derecho visigodo adopta los principios romanos y que regula la ocupación de la pieza cazada, incluso en tierras que no pertenecen al cazador.

— Sistema jurídico medieval, el uso de comunales para la caza fue uno de los incentivos para la atracción de nuevos pobladores, fue evolucionando hacia el acotamiento.

— Recepción del Derecho común, se planteaban problemas teóricos regulando la propiedad de la pieza cazada misma y el derecho que podía tener el propietario de las tierras en las que se ha capturado la pieza, se matiza por los derechos que tienen los vecinos sobre el territorio del pueblo y sobre los bienes comunales y el derecho del propietario individual sobre sus terrenos, evolución hacia el uso exclusivo del señor o el rey, creándose los cotos cerrados.

Las cosas adquiridas en botín —

Los bienes muebles pertenecientes al botín de guerra pueden ser también apropiados por ocupación.

— Ya se regulaba en el Derecho romano y se recoge ampliamente en el Derecho visigodo.

— Principios similares se van a mantener durante el Sistema jurídico medieval y la Recepción.

Las cosas que el mar arroja al litoral —

Derecho romano: las cosas arrojadas por el mar eran consideradas susceptibles de ocupación.

— Derecho altomedieval: empezó a tener relevancia, regulación en los textos locales de lugares marítimos, regulación del hallazgo de cosas en la costa, pudiéndose ocupar en el caso de cosas sin dueños (perlas, conchas, piedras, etc.), pero restringiéndose la posibilidad en el caso de bienes procedentes de barcos naufragados o cosas arrojadas al mar para salvar la embarcación (echazón).

— Recepción del Derecho común: los juristas debaten las diferencias entre el echazón y hallazgo, ahora se diferencian :

- El echazón no son cosas susceptibles de apropiación por ocupación, al diferenciarlas de las res derelictae o abandonadas por su dueño, porque en ninguno de los casos hay un ánimo de abandonar la cosa.

- En el caso de los objetos que el mar arroja, consistentes en oro, perlas, piedras preciosas, etc. Þ son res nullius se puede realizar ocupación libremente.

Hallazgo de tesoro

Derecho romano: regulación especial, inicialmente se trataba de cualquier hallazgo de cosa oculta; posteriormente exigía: estar oculto y ser antiguo, se intentó aunar el interés del propietario del terreno (al que se le intentó aplicar la teoría sobre la accesión) y el de quien lo encontró (al que se le aplican las peculiaridades del hallazgo).

Posteriormente también se quiso asignar algún derecho al Emperador.

Sistema jurídico medieval: aplica al tesoro el concepto de ocupación, sin contraprestación ni al propietario de la tierra donde fortuitamente lo encuentra ni al común de vecinos en el caso de que sean bienes comunales, posteriormente matización por la aplicación del concepto de regalía y la participación del rey en el tesoro.

Recepción del Derecho común: establece una casuística mucho mayor en el caso de hallazgo de tesoro, se considera propiedad de aquel que lo encontró en su solar y adquiriendo sólo la mitad si lo encuentra en solar ajeno, pero fortuitamente, si lo hace de forma estudiada, pierde lo hallado, así como si lo encontrado está en lugar que pertenece al rey, al Concejo o a comunales, se está aplicando en este tema la regalía real sobre el hallazgo de tesoro.

Apropiación de las cosas abandonadas o res derelictae —

Diferencia entre:

- Los bienes perdidos no existe ánimo de abandonar, el que encuentra el bien (en el caso de animales) debe devolverlo a su dueño y resarcirse de los gastos, se recoge ya en el Derecho visigodo y se mantiene hasta las Recopilaciones - Bienes abandonados: existe ánimo de abandonar, se adquieren por quien los encuentra, se regula en el Sistema jurídico medieval como un modo de apropiación de bienes muebles, se siguió el principio germánico de lo que era abandonado por el dueño pasaba a ser común, ejerciendo el poder sobre ello el rey o el señor, durante la Recepción del Derecho común adquiere una especial importancia la ocupación como modo de adquirir los bienes mostrencos o abandonados por sus dueños, se exige al que los encuentra el cumplimiento de un plazo y la necesidad de la publicidad mediante pregón.

La presura o escalido

Se denominan como: presura (en Castilla), aprisio (en Cataluña, de adprisionis, u ocupación de la tierra por prescripción) y scalio o scalido, en otros territorios (procedente del término latino squalidus, inculto, u ocupación mediante el cultivo).

Concepto: procedimiento por el cual una persona cualquiera podía apropiarse de tanta tierra yerma y despoblada como pudiese cultivar, convirtiéndose en propietario de la tierra, durante la Alta Edad Media fue la forma de ocupación de tierras, con unas características específicas:

Se integra la aplicación de las facultades que en el Derecho germánico habían tenido las Sippen sobre los terrenos pertenecientes al pueblo (el Allmende) y fueron absorbidas por los reyes, ejerciendo una regalía sobre todo el territorio de tal manera que se requiere una autorización o una sanción real para la adquisición de lo roturado.

Responde a la manifestación del principio germánico que valora la aportación del trabajo "el que siembra recoge" ejerciendo el derecho individual que, colectivamente, pertenecía al pueblo.

Requisitos:

Solo puede realizarse sobre tierra yerma, en el sentido de despoblada, sin dueño y en ningún caso sobre bienes comunales.

No podía realizarse sobre cualquier tipo de tierras, sino solo sobre las tierras adquiridas por el rey en virtud de la regalía sobre todo lo que podía pertenecer al pueblo y que había conseguido por conquista o por abandono de sus anteriores dueños.

Se exigía previa autorización real o posterior confirmación, no necesariamente explícita, que posteriormente pudo delegar en un señor o en un Concejo.

— Sujeto que puede realizarla :

Todo sujeto (teniendo en cuenta que el sujeto del Derecho en los primeros tiempos era eminentemente colectivo).

A veces se admite también por siervos.

Pueden adquirir de este modo instituciones (monasterios e iglesias).

La usucapión —

La usucapión (usucapio): es la adquisición de la propiedad por el uso (de usus y capere, adquirir), mediante la posesión de un número determinado de tiempo. — Se considera un modo derivativo de adquirir la propiedad: se exige ánimo y tiempo, el requisito de la buena fe no es imprescindible en todos los ordenamientos.

— Derecho romano: usucapión de Derecho civil, solo aplicable a ciudadanos romanos y sobre cosas susceptibles de apropiar ex iure Quiritium, no era posible en el terreno provincial, aquí dicha institución procede del Derecho honorario, llamada prescripción (praescriptio) o excepción de largo tiempo (exceptio longi temporis).

- En el Derecho justinianeo la figura se reelaboró, mediante la llamada prescripción adquisitiva, requería unos requisitos más estrictos que en el Derecho romano clásico y postclásico: res habilis, titulus, fides, (buena fe), possessio (con animus de adquirir) y tempus.

— Derecho visigodo, escasas noticias, se mantuvieron los principios del Derecho romano vulgar.

— Sistema jurídico medieval, los plazos de usucapión se acortaron sensiblemente arbitrándose plazos que dependían en gran medida de que se tratara de bienes muebles o de bienes inmuebles.

— Recepción del Derecho común, se recogen los criterios romanos-justinianeos, exigencia de cosas hábiles, título, buena fe y tiempo, quedan fuera de la primera categoría las cosas comunes y públicas, regias, eclesiásticas y obras pías, las res sanctae y las res religiosae.

- Se combinan diferentes criterios para la adquisición por usucapión, diferenciando :

- Bienes muebles, inmuebles o “propiedades especiales”.

- Bienes de presentes o de ausentes.

- Si son personas con su capacidad de obrar limitada, etc.

Posesión de año y día —

Los plazos de prescripción propios del Derecho romano, de diez, veinte o treinta años según se trate de muebles, inmuebles, presentes o ausentes, no se recogen en el Derecho medieval de forma generalizada, arbitran plazos más cortos, siendo el más habitual el de la tenencia de año y día (el día es confirmatorio).

— Tiene un origen procesal que se mantiene a lo largo del tiempo, a partir de este plazo se consolida por prescripción la propiedad adquirida por presura, supone que en este período se pueden entablar acciones reivindicatorias por parte de quien considere que tiene derecho sobre la misma, pasado dicho plazo no existe posibilidad de atacar jurídicamente la situación adquirida.

7. La traditio 8. Adquisición de los frutos 9. Pérdida de la propiedad 10. Propiedades especiales 11. Los bienes amortizados 12. La "Iglesia propia" 13. Las regalías 14. Figuras posesorias:posesión romana, gewere germánica y derecho medieval de posesión 15. Efectos de la posesión 7. LA TRADITIO — La traditio, o entrega material de la cosa, negocio traslativo más habitual, servía para cualquier negocio jurídico con finalidades diversas porque transfería:

La posesión (comodato, depósito, arrendamiento...).

La propiedad, en este caso se exigía la entrega + que concurriera un determinado ánimo de transferir y adquirir la propiedad + justa causa.

Derecho romano vulgar: responde a la última fase de la evolución del Derecho romano, se recibe en territorio provincial, los distintos negocios jurídicos traslativos de propiedad presentan una reiterada contaminación de las diferentes figuras, exigiéndose la traditio corporal en los bienes muebles y siendo sustituida por la escritura en los inmuebles.

Derecho germánico: prima el principio de materialidad, la entrega se realizaba mediante actos formales que simbolizaban el paso de la propiedad, ante testigos rogados + entrega de objetos que simbolizaran la finca por parte del cedente y otros objetos que confirmaran tal acto por parte del adquirente (que simbolizaban el traslado o Gewere ideal) + actitudes personales que hicieran evidenciar el traslado de la Gewere del cedente al adquirente (Gewere corporal), la “vestidura” del derecho, exigencia debida por el principio de materialidad que rige los actos en Derecho germánico, se fue omitiendo el acto de transmisión de la Gewere corporal, cuya práctica se mezcló con la del Derecho romano vulgar de la traditio per chartam (entrega por escritura o documento), que transfería los derechos sobre la cosa con la entrega no de ésta o su símbolo, sino de un documento en el que constaba el negocio jurídico de transmisión.

Sistema jurídico medieval: prevalecen los principios germánicos, la traditio es la forma por excelencia de transmisión del dominio, se fue sustituyendo la traditio corporis por la traditio per chartam, en los inmuebles y la traditio corporis permaneció para los muebles, confundiéndose con el trueque.

Recepción del Derecho común: la tradición o entrega de la cosa para transferir la propiedad era un acto que necesitaba forma solemne, formas de traditio ficta.

Adquisición de los frutos

Fruto: cualquier rendimiento de una cosa según su destino económico, generalmente de manera periódica y sin que suponga nunca la alteración ni pérdida de la cosa.

— La doctrina diferencia entre: frutos naturales y frutos civiles, éstos a su vez pueden ser materiales (rentas) o inmateriales (derechos).

— Se estudian los frutos naturales.

— Derecho romano: los frutos los adquiría el dueño de la cosa que los producía, excepto que la cosa estuviera en manos de otro en virtud de un título (arrendamiento, usufructo, etc.).

— Derecho germánico: los frutos naturales (únicos que existían), eran considerados bienes por sí mismos, independientes del fundo, eran bienes muebles, se rigen por el principio de que son adquiridos por quien los sembró, con independencia del dueño de la finca, no existe la accesión al propietario de la tierra como ocurría en el Derecho romano, rige el principio germánico “el que siembra, recoge”.

— Derecho visigodo: se aprecia la imbricación de los principios romanos y germánicos, aunque prevalecen los romanos, concepto y desarrollo de frutos, tanto naturales como civiles y su modo de adquisición.

— Sistema jurídico medieval: la adquisición de frutos se rige por el principio germánico “el que siembra recoge” y por la consideración de los frutos como bienes muebles.

— Recepción del Derecho común: va modificando el sentido medieval introduciendo el predominio de la concepción romana en la percepción de frutos cuando se ha sembrado en tierra ajena.

Pérdida de la propiedad

La pérdida voluntaria podía ser por:

a) Por enajenación de la cosa: por cualquiera de los negocios jurídicos o actos de disposición recogidos en el Derecho.

b) Por abandono de la cosa (derelictio).

— La pérdida involuntaria puede ser:

a) Por pérdida de la cosa: si el bien desaparece también los derechos sobre él.

b) Por expropiación: cuando se hace por motivos de utilidad pública y por condena.

c) El vencimiento en juicio: cuando se ha ejercido una acción de rescisión o de anulación del acto por el que se transmitió la cosa y el hasta entonces propietario pierde la acción.

d) Por apoderamiento de la cosa por el enemigo, sentido inverso a la adquisición por botín.

e) Por motivos propios del Derecho privado, impago de deuda en caso de prenda e hipoteca; incumplimiento en las condiciones de la donación; revocación de donaciones; por prosperar la acción de retracto; por paso del tiempo o prescripción (matizada por la ausencia); prescripción, etc.

Propiedades especiales

Bienes comunales —

En el Derecho romano dentro de las res extra commercium estaban:

- Las cosas comunes: las que pertenecen a todos los ciudadanos y todos pueden utilizarlas (el mar, el aire, los ríos, etc.).

- Las cosas públicas: que pertenecen al pueblo y pueden ser utilizadas por todos, en parte coincidente con las comunes (las calles, las plazas, las fuentes, los caminos, etc.) y las cosas que pertenecen a la ciudad o municipio (el Foro).

- Se intentan trasladar al mundo provincial: distorsiones que llevan a la práctica inaplicación de tales modelos.

- Las colonias y municipios tenían el terreno de titularidad pública, pero de uso común, fundamentalmente para pastos (agri compascua) y para bosques (silvae) y un terreno público, pero no de titularidad municipal, sino perteneciente al erario, después al fisco imperial.

— Derecho germánico: amplio número de terrenos de uso común, pertenecientes al pueblo, Allmende. Sobre ellos se podrían ejercer aprovechamientos por parte de los miembros de los grupos familiares, como un complemento de la explotación de sus parcelas, también se podían realizar roturaciones, ejerciendo el derecho que pertenecía al pueblo, este derecho general lo asumió posteriormente el rey, exigiéndose una autorización para dichas roturaciones o realizando aprovechamientos propios (acotamiento para caza o inforestatio).

— Derecho visigodo: adopta el régimen de los compascua romanos, que se mantuvieron indivisos apenas regula el uso de pastos, bosques y otros comunales.

— Sistema jurídico medieval, cuando se desarrollaron las propiedades especiales, fundamentalmente los bienes comunales (aguas, bosques, pastos, etc.) con el libre aprovechamiento por parte de los vecinos.

— Recepción del Derecho común, permanencia de dichos con una serie de cambios, el recorte del aprovechamiento libre por los vecinos y la consideración jurídica de tales bienes como bienes amortizados, no susceptibles de enajenación.

La propiedad sobre minas y salinas —

Derecho romano clásico: la mina encontrada en un fundo accedía al propietario de la tierra, que podía prohibir su explotación tanto pública como privada.

- En el Bajo Imperio: un cambio importante, se planteaba más como una limitación al derecho de propiedad del propietario de un fundo en el que otro encuentra y explota una mina, se trataba de un derecho real sobre cosa ajena y no de una propiedad especial.

- Relevancia para Roma por la explotación minera de las Hispanias sobre suelo provincial no se puede adquirir la propiedad, sino solo la possessio. En el caso de las minas el régimen era diferente, el Derecho romano no reconoce la propiedad particular del yacimiento minero, sino que todas las minas de España pasaban a ser propiedad del Senado y del pueblo romano, actuando Roma sobre ellas como en el resto de los loca publica. Los minerales eran considerados frutos pertenecientes al propietario del suelo.

— Derecho visigodo, apenas noticias, posiblemente siguieran los criterios romanos.

— Sistema jurídico medieval, las salinas pertenecieron a las comunidades en cuyas tierras estaban situadas, que ejercían sobre ellas el mismo derecho que sobre la tierra.

— Recepción del Derecho común: La evolución de las comunidades familiares y de aldea llevó a una progresiva apropiación por parte de los señores en tierras de señorío y el ejercicio de regalías por parte de los reyes, siendo ésta una de las más significativas regalías y monopolio, empieza a predominar el concepto de demanio sobre el de regalía, bienes de la comunidad de los cuales no se puede disponer por exclusiva voluntad regia.

La propiedad señorial —

Uno de los temas más complejos de nuestra historiografía es la propiedad señorial, derivada de la acumulación de la gran propiedad del Bajo imperio romano que va aglutinando en torno al señor no solo el dominio de la tierra sino facultades sobre los hombres que la explotan que excede del marco de lo jurídico privado y que afecta fundamentalmente a su posibilidad de movimiento y a la disponibilidad de la tierra.

— Sistema jurídico medieval: se generaliza bien por concesión real, bien por usurpación una serie de reservas señoriales que constituían los medios industriales de los señoríos (molinos, hornos, fraguas, norias, etc.), así como en los lugares de paso (puentes, barcas, etc.) y que fueron monopolizadas por los señores (territoriales y/o jurisdiccionales) en los lugares de señorío y, a veces, por los reyes o los Concejos en los lugares de realengo.

— Este complejo constituyó durante el Sistema jurídico medieval y de la Recepción del Derecho común una de las propiedades especiales más características.

Los bienes amortizados

Bienes amortizados: cuando se dejan “muertos” para el tráfico jurídico, cuando sobre ellos no se pueden realizar ni actos de adquisición ni de traslación del dominio, a sus titulares se llaman “manos muertas”.

La acción contraria: desamortización, acción de pasar dichos bienes a manos de quien pueda enajenar.

Su concepto y teoría procede de los juristas de la Recepción del Derecho común, sin embargo desde el Derecho romano ya existían algunos bienes que estaban fuera del comercio de los hombres.

Históricamente estaban en manos muertas:

los bienes eclesiásticos, bienes de instituciones como fundaciones, hospitales, etc., bienes comunales y de propios y bienes vinculados al patrimonio de una familia.

Además de los bienes pertenecientes a la Corona y al patrimonio nacional.

La "iglesia propia"

La Iglesia propia es el derecho ejercitado por los fundadores de iglesias que construyeron o se comprometieron a conservarlas con su patrimonio, pudiendo disponer de ellas libremente mediante cualquier tipo de negocio jurídico, debiendo, a su vez, nombrar clérigo y mantenerlo, reservándose el propietario a cambio el beneficio de los ingresos que tenga.

Se consolida en época visigoda que recoge una tendencia ya iniciada en el Bajo Imperio y se desarrolla durante la Edad Media, permaneciendo hasta el siglo XVIII.

La pertenencia de iglesias a un particular va a provocar el intento de salida de éstas del control de los obispos y de las diócesis a la que pertenecen: tema objeto de numerosos cánones conciliares prohibiéndolas.

Su evolución: es hacia el derecho de patronato, siendo integradas en la organización eclesiásticas de parroquias y diócesis.

No obstante las prohibiciones civiles y eclesiásticas, no se consiguió la erradicación de la institución (Ejemplo: la insistencia del tema en el Concilio de Trento (1545-1563) y su reglamentación), van derivando los derechos del propietario desde la categoría de una propiedad especial hacia el derecho de patronato.

Las regalías

Regalías: derechos exclusivos y preferentes de los monarcas sobre determinados bienes y derechos. Regalía, por su parte, servía para unificar los bienes y derechos.

La vertebración jurídica del realengo se elabora con la formación del concepto de demanio, categoría en la que se incluyen todos los bienes que, confiados al monarca, son inalienables por ir destinados a un uso común, se podía disponer de ellos, previa autorización regia La prevalencia fue inicialmente la de regalía sobre demanio, modificándose posteriormente el criterio hacia el demanio.

El origen: la evolución del derecho de propiedad comunal germánico en manos de las Sippen, derivó a que los monarcas medievales consideraran que podían disponer de lo que inicialmente pertenecía a éstas al considerarse representantes del pueblo, llevó a reservas o facultades regias exclusivas bien para su directo aprovechamiento o para la concesión de su explotación a particulares a cambio de un canon.

El concepto de regalía se aplicó en los territorios de América: los monarcas exigían un derecho sobre cualquier cosa antes considerada res nullius y sobre la que los particulares ejercieran su derecho de ocupación.

Durante la Recepción del Derecho común el concepto de regalía fue enormemente ampliado respecto al criterio inicial, incrementando su contenido,incluyéndose en él derechos sobre prestaciones personales, sobre nombramientos eclesiásticos, etc. El motivo fue por introducción en el concepto de regalía de cualquier prerrogativa soberana que afectara al ejercicio de la soberanía.

Figuras posesorias: posesión romana, gewere germánica y Derecho medieval de posesión

Posesión: poder de hecho sobre las cosas, es el poder directo e inmediato, que tiene una importante serie de consecuencias jurídicas.

Derecho romano, diferenciaba entre:

- Detentación (detentatio) la simple tenencia, sin defensa.

- Possessio o posesión civil: tenía medios de defensa y se exigía una serie de requisitos (animus de poseer y el corpus o tenencia material de la cosa).

Por las repercusiones del vulgarismo jurídico en Hispania llegó ya el concepto muy depreciado en territorio provincial no podía haber propiedad, sino possessio, con escasas excepciones en algunos territorios de colonias.

Derecho germánico: derecho sobre las cosas, Gewere, no concibe un derecho abstracto sobre una cosa, sino que debe concretarse en actitudes perceptibles para los sentidos, el que tiene efectivamente la cosa está revestido jurídicamente del derecho sobre ella.

- Por tanto Gewere significa acto público de guardar, vigilar, retener algún bien, también la investidura o legitimidad jurídica de esa acción de tenencia de la cosa, reunía en sí mismo el hecho y el derecho.

a) Inicialmente la Gewere fue corporal, quien disfruta o domina materialmente una cosa es considerado como titular del derecho sobre la misma b) más tarde llegó a configurarse como ideal, cuando representa un derecho.

Derecho visigodo: confusión propia del vulgarismo jurídico romano entre los derechos de propiedad y posesión.

Sistema jurídico medieval: sigue los principios germánicos, va a predominar la tenencia de la tierra, a veces incluso sobre el título de propiedad, la tenencia efectiva de la cosa era la que producía el derecho en el caso de bienes muebles, su pérdida voluntaria provocaba la imposibilidad de reivindicación.

Recepción del Derecho común: siguió los principios romanos de situación de hecho.

- El Derecho canónico, amplió el concepto romano de posesión aplicándolo a cosas incorporales (prestaciones, derechos, beneficios, etc.) y protegiéndolo con la teoría de la buena fe, a lo que en un principio se oponían los glosadores.

- Pérdida de la posesión, discrepancia entre los civilistas para los que la pérdida de la cosa suponía la del derecho y defendiendo los canonistas que debía prevalecer el animus, si se conservaba el ánimo de retener la posesión ésta no se perdía aunque se despojara al tenente de la cosa.

Efectos de la posesión —

La primera consecuencia jurídica que produce la posesión reconoce unos medios de defensa de las situaciones de hecho frente a los que se opongan.

— Derecho romano: mantiene el principio anterior.

— Derecho germánico: la existencia de una Gewere (o vestidura) tiene un efectos mayores que en el Derecho romano efectos traslaticios, ofensivos y defensivos.

— Sistema jurídico medieval: acoge estos principios ,la posesión producía un efecto inmediato sobre los bienes muebles, y era inicialmente condición imprescindible para la adquisición por presura de los inmuebles, asimismo en cuanto a la adquisición de frutos.

— Recepción del Derecho común: sobre la adquisición de los frutos se debatiría por los juristas, diferencian entre frutos pendientes y frutos percibidos, se incluye la buena fe del poseedor.

- En caso de reividicación, se polemiza sobre la necesidad de resarcir al poseedor de los gastos necesarios, útiles y voluntarios.

No se ha podido encontrar la URL de especificaciones de gadget.