20. Formas históricas de los delitos

La affidiatio y el desafío como presupuestos jurídico-penales

—Derecho germánico la pieza esencial en la construcción del mecanismo de represión germánico, presupuesto para que un acto de venganza no tenga consecuencias penales es la diffidiatio.
Affidiatio: estado de paz, de confianza, de normalidad jurídica
Diffidiatio o desafío: la acción de declaración del estado de carencia paz.
—Derecho altomedieval en los momentos iniciales la declaración de enemistad llevaba a la venganza de la sangre, la introducción del desafío demuestra la evolución del sentido inicial de la autoayuda, de la venganza, por exigencia de requisitos formales que encauzan la misma.

Clasificación de los actos penales

—“Delito” es el concepto que se utiliza en el desarrollo de estos temas, es con fines prácticos, hay que advertir que no se puede utilizar en los
momentos históricos que estudiamos este concepto, de elaboración doctrinal posterior, sería mejor hablar de actos penales, de infracciones al orden establecido, etc
—Derecho romano no había ni una clasificación en virtud del bien jurídicamente protegido, ni en razón de la persona perjudicada u otros posibles criterios, se fueron diferenciando:
Delicta: infracciones de tipo privado, tramitadas ante los tribunales ordinarios mediante acciones encaminadas a conseguir una compensación pecuniaria delitos privados.
Crimina: atentados al orden público, condenados por la jurisdicción penal, delitos públicos.
—Derecho visigodo se recoge la teoría romana, pero es problemática su aplicación práctica.
Utiliza indistintamente delicta y crimina, sin asignarle un sentido de infracción de tipo privado o público.
Utiliza los términos de crimen, scelus, transgressio, incluso peccatum.
No se introduce el principio “ningún delito sin ley”, pero sí un elemento importante en la configuración de lo que es acto penal,todo lo que significaba obrar injustamente era delictivo, aunque no se infringiera ninguna norma determinada, se podían aplicar las leyes retroactivamente.
La máxima “ninguna pena sin ley”, puede entenderse presente en el Derecho visigodo, aunque indirectamente.
—Derecho altomedieval y de la Recepción del Derecho común se van conformando una serie de actos penales con unas características propias.
No se “tipifican” los delitos, sino que los actos penales se describen y se recoge una pena para el caso concreto (a veces arbitraria o no delimitada, sino dejada al arbitrio del juez).
Se diferencia la intervención de dolo o negligencia. Variaciones en torno al bien jurídico protegido

Delitos religiosos

—Derecho romano:

  • Prohibiciones de introducir cadáveres en la ciudad
  • Dar sepultura y de incinerar los cadáveres y contra las costumbres en este tema.
—Más propiamente delitos contra la religión se van esbozando a partir de la implantación de la religión católica como oficial del Estado, herejía, con condenas a trabajos forzados y a pérdida de la personalidad jurídica.

—Derecho visigodo:

La profesión de una herejía por los visigodos (el arrianismo) va a provocar que estos delitos queden muy atenuados (salvo cuando se consideraban delitos políticos, por identificarse con frecuencia catolicismo-prorromanismo),
A partir de Recaredo se incrementa la tipificación de delitos relacionados con prácticas judaicas y otros que por su contenido parecen afectar a la práctica de la religión católica:
  • Herejía
  • Proselitismo
  • Apostasía
  • Blasfemia
  • Hechicería o consulta a adivinos.

—Derecho altomedieval 

Se van a ir configurando los delitos contra al religión, especialmente a partir de la
creación de la Inquisición y posteriormente su instauración con los Reyes Católicos, “casi” en un concepto jurídico indeterminado, se confunde delito y pecado, cada vez se amplía más y se rige por el principio de inseguridad jurídica, se incluyen:
  • Blasfemia
  • Sacrilegio
  • Herejía
  • Se mezclan los delitos contra las costumbres (adulterio, bigamia, solicitación, sodomía, bestialidad, etc.), contra el orden público y la seguridad del Estado,
  • Los delitos de brujería.
  • Delitos relacionados con las prácticas judaizantes.
—Las penas, fueron variadas, desde las económicas en el caso de la blasfemia (a los nobles), las de cárcel y corporales (a los simples libres), hasta llegar a la pena de muerte en el caso de la herejía, la brujería, etc., generalmente con formas infamantes de ejecución.

Delito contra la paz pública

—El concepto de orden público es más amplio que el de paz del Derecho altomedieval y posiblemente de elaboración posterior.
—Derecho visigodo delitos relacionados con la administración de justicia, los de falsedad documental y los de falsificación de moneda.
—Derecho altomedieval amplias repercusiones que excedían de la materia penal para afectar a todos los ámbitos del Derecho.
Delitos de falsificación de moneda o circulación de moneda distinta a la real, menos significación, penas patrimoniales, pérdida de bienes muebles e inmuebles, a medida que la circulación monetaria se incrementa el delito de falsificación de moneda, así como el de falsificación documental.
—Recepción del Derecho común endurecimiento de las penas y la consideración de tales delitos como delitos contra el Estado. La falsificación de moneda, pena de muerte.

El incendio

—Derecho visigodo el incendio estuvo especialmente penalizado, se configuró como un delito contra el patrimonio y un delito contra la paz pública.
—Derecho altomedieval el incendio provocado de bosques está penalizado fuertemente, se arroja al incendiario al fuego.
—Recepción del Derecho común se diferencia entre el incendio de casa o bosque causado con malicia, por culpa o por caso fortuito, diferentes penas según los estamentos.


Delitos contra el honor

—Escasa protección de los delitos contra el honor, muchos y muy reiteradamente recogidos en los textos, no se delimitan los tipos y con frecuencia se incluyen entre ellos otros que son contra las personas, contra la libertad sexual, etc., especialmente cometidos contra las mujeres, al considerarse la virginidad de ésta o cuando es casada, un bien del hombre, futuro o presente.
Estos delitos solían dejarse a la autojusticia o venganza privada, excepto el de violación, que se incluyó entre los casos de Corte (mujer forzada), no surtió todo el efecto pretendido.
—Derecho altomedieval.Las ofensas al honor, tanto de palabra como de obra, están consideradas en los fueros como hechos punibles (arrancar la barba o la cabellera,
tocar la barba con intención ofensiva, etc.) 
 estas prácticas se van configurando como delito de injurias, que sin tener una configuración explícita, va a presidir durante el
Derecho altomedieval y de la Recepción del Derecho común el marco general de los delitos contra el honor.
—Durante el Derecho altomedieval todos estos delitos se solían resolver mediante la autojusticia.
—Recepción del Derecho común. En este grupo se incluyen los delitos sexuales y los relativos al honor de las personas:
Adulterio (sólo femenino), no se configura exactamente como un delito sexual, sino como una incursión en la propiedad del marido ofendido, por lo que existe una
eximente en caso de uxoricidio unido a homicidio.
Análoga valoración tiene el rapto y la violación.
Injurias, cuya forma de ejecución y grado de publicidad serán factores determinantes.
Se delimita desde el siglo XV el duelo, conducta antijurídica, y no como un tipo especial de procedimiento reglado, que no desaparece, aunque cae en desuso, el desafío.

Delitos contra las costumbres

—Concepto indeterminado y cambiante: se incluyen una serie de delitos que los ordenamientos consideraron infringían las costumbres, algunos de ellos relacionados con la moral del momento o delitos contra la honestidad o contra la familia.
—Derecho visigodo: los delitos contra la moral o contra la naturaleza. Son un importante número de delitos que están entre los delitos de tipo sexual y los delitos contra el honor:
  • Sodomía
  • Amancebamiento de clérigos
  • Proxenetismo
  • Relaciones sexuales entre libres y siervos
  • Adulterio
  • Bigamia
  • Poligamia
  • Incesto
  • Matrimonio entre parientes cercanos
  • Rapto con violación, etc.
—Derecho altomedieval: existe más permisividad en los relacionados con el amancebamiento, la barraganía y otros, cuya práctica estaba admitidos.
Se mantiene con la misma configuración especial el adulterio con exención de responsabilidad del marido que mata a su mujer y amante sorprendidos en adulterio, en cuyo caso debe matar a ambos o al que pudiere.
El rapto (retención de la persona con fines sexuales) y la violación pueden llegar a valorarse más que el homicidio, pena pecuniaria e incluso de muerte, gran variedad entre los diferentes textos locales.
—Recepción del Derecho común: incluye los delitos de violación, rapto y estupro, empiezan a tener una connotación religiosa.
Sobre estos delitos la Iglesia mantuvo un pulso con la jurisdicción ordinaria para su conocimiento, teniendo una visión expansiva de los mismos, que pueden enumerarse desde el adulterio, la bigamia, la sodomía, la solicitación, la blasfemia, la brujería, la hechicería, la herejía, etc.
El de adulterio es uno de los delitos más regulados, con diferentes enfoques (contra la moral y las costumbres, contra la mujer como propiedad del marido, como provocador de desórdenes y violencias, etc.), por lo tanto es difícil situarlo en un único apartado.

Delitos contra la propiedad

—Junto con los delitos contra las personas, los delitos contra la propiedad son los que mayor regulación presentan en los diferentes ordenamientos.
—Derecho visigodo por influencia germánica se distingue entre furtum y robo, siendo oculto
el primero y manifiesto el segundo.
Muy casuísticamente regulado el daño en las plantaciones, tanto por personas como por animales.
Ocultación de siervos fugitivos y usurpación de siervo, sea para su uso o su venta.
—Derecho altomedieval se regulan muy frecuentemente, especialmente los daños en los
huertos y viñas, tanto por personas como por animales, responde el dueño, y a veces, el mismo animal.
—Recepción del Derecho común fueron muy regulados, siendo la propiedad un bien especialmente protegido que adquirió características de protección del orden público, las penas impuestas a este tipo de delitos fueron significativamente desproporcionadas.

Violación del domicilioI

—Derecho visigodo el allanamiento de morada o violación de domicilio con una pormenorizada regulación según las circunstancias del hecho
—Sistema jurídico medieval se relaciona con la radicación en un lugar (vecindad, domicilio, residencia) como elementos fundamentales para la aplicación del Derecho privilegiado local.
La paz de la casa se configura como una manifestación de una paz especial que reviste una serie de consecuencias, agravamiento de los delitos que se cometen en su recinto y ser un lugar seguro para sus moradores.

Delito contra las personas

—Los delitos contra la vida y la integridad física son los que más significativamente se han  recogido en todos los ordenamientos:
Protección del nasciturus: el aborto se penaliza desde el Derecho visigodo.
El infanticidio: en la legislación visigoda se intenta recortar la práctica del infanticidio.
También se prohibe en los textos locales medievales la exposición y abandono de niños.
Homicidio: en el Derecho visigodo se aprecia una tendencia hacia la consideración de los siervos y el respeto a su vida y su persona, prohibiendo a sus dueños que les amputen los miembros o les causen daños físicos. En el Derecho altomedieval se perfila el homicidio diferenciando entre homicidio en tumulto, el homicidio manifiesto y el homicidio en defensa propia. Tiene una amplia elaboración durante la Recepción del Derecho común.
Las lesiones: se suelen configurar entre el delito contra la vida y contra el honor (injurias), teniendo un largo camino en el desarrollo normativo hasta consolidarse como un delito independiente.
El delito de plagium: se regula en el Derecho visigodo el secuestro de hombre libre para venderlo como esclavo, que tanto podía ser realizado por libre como por siervo. El objeto que tipifica es el de hijos y tiene como pena la entrega de nuevo a sus padres y parientes y el pago de una compensación económica similar al homicidio y pena de azotes.

El delito nutricio

—La configuración del delito nutricio o dejación de prestar alimento a los hijos menores que están bajo la potestad de los padres arranca de la institución conocida ya en el Derecho romano como exposición o ius exponendi, como una de las potestades del pater.
Fue habitual en el Derecho romano.
Derecho visigodo: cambia su concepción en el Liber que se obliga a los padres que habían abandonado a los hijos a redimirlo siendo condenados en su caso a destierro y en el caso de no tener medios para redimirlo el padre entrará en servidumbre.
Derecho altomedieval: se silencia en los textos locales que no vuelven a recoger la institución hasta los textos extensos tardíos, sancionan a la madre que abandona al hijo con pena de azotes y prisión, pero silencian el abandono por parte del padre.
Recepción del Derecho común: se mantiene como delito la exposición y abandono del niño recién nacido y muerte a consecuencia de ello, se penaliza como si fuera homicidio, con la muerte del que lo abandonara, salvo en el caso de extrema miseria de los padres y en caso de sobrevivir priva a los padres de toda potestad sobre el niño.