03. La teoría criminológica (I)

La relevancia de la teoría para la ciencia criminológica: el concepto de teoría

La teoría

Las teorías son conjuntos de hipótesis o conjeturas organizadas más o menos sistemáticamente que pueden someterse a contrastación mediante la observación de hechos empíricos. Una teoría describir la realidad, y aspira de definir y explicar las relaciones y los procesos que tienen lugar en su seno; mediante elementos fundamentes que integra cualquier teoría: leyes, conceptos, relaciones causales, etc. Esta definición y planteamiento se deriva de las ideas de Popper. Las teorías no son imágenes fieles y exactas del mundo real: éste es simplemente demasiado complejo e inaccesible como para la limitad capacidad del conocimiento humano pueda aspirar a abarcarlo y entenderlo completamente. Una teoría no es un espejo de la naturaleza sino que la ciencia recurre a creaciones humanas. Las teorías son abstractas, de modo que ellas mismas no pueden contrastarse directamente con la realidad: sólo las hipótesis que se derivan de las mismas pueden serlo. Por este motivo, lo que se somete a refutación son hipótesis definidas de la manera más precisa como sea posible, hipótesis que han sido derivadas a partir de la teoría abstracta” .

La aspiración de una teoría es explicar cuantos más fenómenos mejor y de la manera más precisa, completa y sencilla posible. Según su desarrollo, que es variable, pueden distinguirse:
  • Teorías formales se aproximan a un sistema completo y cerrado de hipótesis perfectamente definidas y lógicamente relacionadas entre sí. En criminología prácticamente no existe, son mucho más limitadas.

  • La mayoría de las teorías criminológicas más importantes son explicaciones más o menos amplias y precisas que aspiran a proponer deductivamente hipótesis claras y consistentes entre sí que puedan someterse a intentos de refutación y superarlos con existo.

  • Otras veces nos encontramos ante un enfoque, perspectiva, aproximación, etc. que quizá pueden considerarse teorías pero sólo en un sentido muy débil. Así, puede ser que sólo se refieran a una pequeña parte de los factores que influye en el fenómeno delictivo y no ofrecen una explicación completa; que llamen la atención sobre algo que pueda acontecer; pero sin afirmar que sea general; etc.

  • Por último, existen meras descripciones de fenómenos en el ámbito del delito o los delincuentes, pero sin aspirar a ofrecer explicaciones. Otras posturas también pueden aspirar a realizar predicciones, por ejemplo, si es probable que un determinado sujeto delinca o no en el futuro; y a proponer programas de prevención o tratamiento no muy sólidamente vinculados con la teoría.

Criminología como ciencia multiparadigmática

La Criminología es una ciencia multiparadigmática, de acuerdo con la concepción de Kuhn, de modo que es posible que teorías procedentes de paradigmas distintos no puedan compararse entre sí, serían inconmensurables.

Kuhn, la ciencia de cada época constituye un paradigmadistinto y es difícil hacer comparaciones entre paradigmas. Si se nos permite una analogía, esta concepción de la ciencia la acerca al arte: ¿es el románico superior al gótico o simplemente son diferentes, particulares de cada época? Los paradigmas puede considerarse “ rendimientos científicos universalmente reconocidos que proporcionan durante un cierto tiempo modelos de problemas y soluciones a una comunidad de estudiosos” o sea el ; conjunto de creencias, problemas y soluciones que guían el trabajo de una comunidad (científica), De acuerdo con el cual teorías de épocas diferentes no podrían compararse entre sí y no podría decidirse cuál es superior ya que incluso reconocerían criterios de evaluación diferentes. La cuestión es, entonces, si en una misma época pueden coexistir a la vez dos paradigmas o más. Ya el propio Kuhn concedió que existe circunstancias “ las que dos paradigmas pueden coexistir pacíficamente” si bien se apresuró a añadir en , que estas circunstancias serían más bien “ raras” Como era de esperar, diversos autores han defendido .

que la criminología contemporánea es una ciencia multiparadigmática, en el sentido de incluir más de un sistema de teorías que no podrían compararse entre sí, de modo que no podría evaluarse cuál es superior. Es posible, de este modo, que existan teorías ubicadas en paradigmas distintos y que no pueda decidirse racionalmente cuál es preferible.

El concepto de causa

Las teorías criminológicas ofrecen explicaciones del delito; se preocupan por las causas del delito. O sea responder a preguntas del tipo ¿Por qué algunas personas delinquen? ¿Por qué unas personas delinquen más que otras? ¿Por qué existe una determinada tasa de delincuencia en una sociedad o comunidad dada, y por qué varía esa tasa? La causa del delito es la función más importante de la criminología y la teoría. Causa es la respuesta a preguntas del tipo ¿por qué?.

Causalidad es una relación entre dos fenómenos, que suelen poder tomar valores distintos y son denominados variables. Una variable es un fenómeno que puede variar: ser medido y tomar distintos valores. Verbigracia, la pobreza, los ingresos, el nivel de estudios, los delitos que alguien ha cometido y su gravedad… , uno puede tener 10, 30, 50… años, de forma que la edad es una variables, etc. Algunas variables está íntimamente relacionadas entre sí, de modo que la presencia de una de ellas suele significar que la otra está también presente; o bien el aumento o descenso de los valores de una suele estar asociado al aumento o descenso de los valores de la otra: como ya sabemos, edad y número de delitos están así relacionados. En estos casos se habla de correlación o covariación entre dos variables.

A veces, la relación implica que algunas variables pueden influir sobre otras, afectando a sus valores, y entonces se habla de variable independiente (la que influye en la otra) y de variable dependiente (la que es la influida). El término de causalidad, la variable independiente influye causalmente en la dependiente (Variable Independiente ? Variable dependiente).

Requisitos de causalidad:

  1. Covariación. La existencia de una correlación entre dos fenómenos. A y B deben encontrarse asociadas estadísticamente en el sentido: de que la presencia de una vaya acompañada de la otra; o que variación de una vaya acompañada de la variación de la otras.

  2. Orden temporal. Que el que constituye la variable independiente sea previo al otro. A debe ser temporalmente anterior a B, debe aparecer antes en el tiempo, se trata, pues de una cuestión de orden temporal: sólo lo previo puede causar lo posterior, y nunca al revés. Se trata de una exigencia lógica.

  3. Que la relación no sea espuria. La ausencia de una tercera variable, que cuando se toma en cuenta, haga desaparecer la relación. La relación no debe desaparecer cuando se toma en cuenta una tercera variable, C, que sea previa a las otras dos.

Con estos tres requisitos se puede considerar que existe una relación causal entre dos variables.

“Consideramos que A es la causa de B si se satisfacen todos estos tres criterios; de ahí se sigue que demostrar que cualquiera de las tres es falso es suficiente para mostrar que A no es causa de B” .

Ej. El consumo de drogas parece covariar con la comisión de delitos; para muchos autores también aparece antes que la tendencia a delinquir; finalmente, no hay acuerdo sobre si puede haber una variable anterior a las dos que las explique, por ejemplo tener amigos delincuentes o un autocontrol bajo.

Finalmente, la Criminología mayoritaria suele indicar que el concepto de causa es un concepto probabilístico. Afirmar que algo es una causa del delito no quiere decir que siempre que se presente esta causa se producirá como consecuencia necesaria el delito o nos encontraremos al delincuente.

¿Es imprescindible la teoría en criminología?

Algunas importantes orientaciones criminológicas sugieren que la teoría no es necesaria. Otras parecen mantener que sería suficiente con modelos débiles de teorías.

Ahora bien, en consonancia con su toma de postura epistemológica y concediendo que, en efecto, la relación entre teoría e investigación es básica pero compleja, en esta introducción se considera que la teoría tiene un papel crucial en criminología y es imprescindible por distintas razones:

  • La teoría siempre está presente y guía la investigación. La teoría por inconsciente que sea, es siempre lo primero: cualquier estudio está guiado por una perspectiva teórica. Por ello, cuanto más detallada y precisa sea la teoría, mejor será la investigación y más factible alcanzar avances significativos. Una teoría permite establecer hipótesis testables y realizar predicciones. De acuerdo con el principio de refutación, éste es un método muy prometedor para que avance nuestro conocimiento del delito y la criminalidad. La teoría debe guiar la investigación.

  • Una teoría es imprescindible para explicar el delito.

  • La teoría puede contribuir a una organización especialmente eficaz de las medidas de prevención y control del delito que se vayan a tomar. La relación entre teoría criminológica y respuesta político-criminal es muy compleja. Además, en las decisiones político-criminales influyen no sólo aspectos empíricos y teóricos sobre la prevención y control del delito, sino también y sobre todo aspectos éticos, jurídicos, constitucionales y políticos, económicos, etc. Ahora bien, una buena política criminal debería estar basada en teoría y hechos.

  • La teoría permite una defensa seria contra posturas intolerantes y falsas, pero que pueden venir revestidas también de un armazón teórico.

  • La propia construcción de teorías abstractas en criminología viene determinada por el reconocimiento de que el delito correlaciona e incluso puede estar causado por múltiples factores.

  • Sólo la teoría puede desenmarañar relaciones empíricas complejas.

No se ha podido encontrar la URL de especificaciones de gadget.