06. Mandato

Historia y fundamento

Surge el mandato como contrato gratuito, en interés del mandante y fundado en la confianza existente entre mandante y mandatario. El mandatario es un amigo del mandante, es decir, una persona a quien se puede acudir pidiendo algo en favor nuestro aunque sea a su costa, tal como que salga fiador, garante de nuestra deuda frente al acreedor. También se funda el mandato en la honorabilidad de ciertas actividades. Así la actividad de quienes, tal que médicos, maestros y abogados, se dedican al ejercicio de las llamadas artes liberales. Esta actividad no puede ser objeto de un contrato de arrendamiento de servicios (locatio conductio operarum), consistente en realizar un trabajo por cuenta ajena, a cambio de un precio: es el caso de los jornaleros y de los artesanos. A los que practican alguna de las que llamamos "profesiones liberales" sólo cábe sólo otorgarles libremente un como regalo, unos "honorarios", un materializado agradecimento, si puede así decirse

Clases

Contrato consensual (pues se perfecciona por el mero consentimiento).

Imperfectamente bilateral (pues, normalmente, genera obligaciones para una sola de las partes, que es el mandatario).

Gratuito (distinto, pues, de un arrendamiento de servicios).

Protección procesal

Actio mandati: acción de que dispone el mandante contra el mandatario para exigirle el cumplimiento de sus obligaciones.

Actio mandati contraria: acción de que dispone el mandatario contra el mandante para exigirle el cumplimiento de sus obligaciones como mandante.

Las generales acciones que derivan del contrato de mandato son:

  • Las especiales acciones que se dan en algunos supuestos de mandato o de gestión de negocios sin mandato:

    • institoria.

    • funeraria.

  • La acciónn genérica en favor del gestor de negocios ajenos sin mandato:

    • negotiorum gestorum.

Actio institoria: Es la acción de que dispone la persona que ha realizado algún negocio con el "institor", con el "dependiente" que "se ocupa" de gestionar un establecimiento comercial ajeno, para poder reclamar contra el dueño de tal establecimiento.

No era raro que en Roma se encomendase a un hijo, por parte de su paterfamilias, o a un esclavo, por parte de su dominus, o a un liberto, por parte de su patronus, la gestión de un establecimiento dedicado al comercio, al tráfico mercantil. Esta especie de factor al que se encomienda la realización de ciertas actividades comerciales. recibe el nombre de "institor", que quiere decir, el que se instala (para vender), el tendero.

En el supuesto de que el sujeto puesto al frente del establecimiento sea alguien distinto al hijo, al liberto o al esclavo del dueño del negocio, el tercero podrá dirigirse contra éste, contra el dueño del negocio, por medio de lo que se llamó la actio quasi institoria (a. ad exemplum institoriae actionis).

Actio funeraria: Es la acción que corresponde a quien, sin mediar mandato, se hizo cargo de los gastos de entierro de un sujeto para dirigirse después contra los herederos del difunto, o más ampliamente, contra el pertinente "dominus negotii", a fin de reclamar el reintegro de los gastos realizados.

Extinción

  1. Cumplimiento del encargo o gestión por el mandatario.

  2. Muerte del mandatario o renuncia mediando justa causa.

  3. Muerte del mandante o revocación a tiempo del mandato; si la revocación del mandato se hace después de que el mandatario hubiere comenzado la gestión, el mandante debe responsabilizarse de los gestos, daños y perjuicios causados al mandatario por la gestión ya comenzada.

  4. Acuerdo del mandante y mandatario para extinguir el mandato.

  5. Imposibilidad de cumplimiento del mandato.

No se ha podido encontrar la URL de especificaciones de gadget.