08. Fiducia y depósito

Contenido

Deberes del depositario:

Guardar y conservar la cosa depositada en buen estado.

Responder por la custodia de la cosa:

  • Por dolo, en todo caso.

  • Por culpa, si así se pactó en el contrato.

  • Por culpa y por custodia,

    • Si el depositario se ofreció voluntaria y espontáneamente al depositante para guardar la cosa.

    • Si el depositario obtiene algún interés como consecuencia o con ocasión del depósito.

  • Por pérdida de la cosa debida a fuerza mayor (periculum rei), si así se pacta en el contrato.

  • Penalmente si, durante el depósito comete hurto de uso (si usa de la cosa sin permiso del depositante).

Devolver la cosa recibida en el término pactado en el contrato o, antes de que llegue éste, si así lo solicita el depositante y el término se puso en su interés. La negativa a devolver la cosa genera: Responsabilidad contractual, como regla general.

Deberes del depositante: Indemnizar al depositario de los gastos y perjuicios que se deriven del depósito.

Clases de depósito

En atención a la facultad del depositario de usar la cosa, se habla de depósito irregular.

Generalmente este depósito irregular tenía por objeto cantidades de dinero y, al tratarse de un bien fungible y consumible, el depositario podía hacer uso de él y quedaba obligado a restituir la misma cantidad de dinero

Como requisitos para apreciar depósito irregular cabe citar:

  • que no se trate de una cantidad de dinero que se entrega en bolsa cerrada y sellada, en cuyo caso se habla de depósito ordinario

  • que la autorización de usar la cosa sea contemporánea al nacimiento del contrato; si se autoriza después se produce una transformación de depósito ordinario en mutuo.

En atención a la causa que justifica la entrega en depósito, se habla de depósito necesario o miserable cuando el depositario hace la entrega llevado por una situación de urgencia (incendio, naufragio, etc).

En este tipo de depósito, el hecho de no poder elegir al depositario más adecuado se compensa con la agravación de la responsabilidad de éste. Así, la condena por incumplimiento del depositario es al duplum del valor de la cosa depositada, en lugar de la condena simple que procede en el caso del depósito ordinario.

En atención a la determinación de la persona a la que habrá de restituirse la cosa, se habla de secuestro cuando el depositario recibe la cosa de común acuerdo de varias personas que la entregan con el compromiso de devolverla a aquella que quede determinada por la resolución de la condición (generalmente se trataba de depósito de cosas litigiosas y la condición se refería al resultado del proceso, de forma que el depositario –secuestratario, en este tipo de depósito- la restituía al vencedor del litigio).

Protección procesal

  1. Acción de depósito directa, a favor del depositante para exigir del depositario el cumplimiento de sus obligaciones.

  2. Acción de depósito contraria, a favor del depositario para exigir del depositante el cumplimiento de sus obligaciones.

No se ha podido encontrar la URL de especificaciones de gadget.