08. Libertad de expresión y derecho a la información

Libertad de expresión y derecho a la información

Antecedentes históricos

A lo largo de la historia los hombres han luchado por los Derechos Fundamentales. A destacar: derecho a la información (punto de partida); derecho a la libertad de expresión y de información (reflejo del primero). Al reconocimiento de estos derechos se llega porque el hombre desea comunicar informaciones de aquello que ha conocido.

Siglo XVII:

  • Ya existen documentos ingleses en los que los ciudadanos reivindican la libertad de expresar, conocer y discutir sobre aquello que les dictaba su propia conciencia personal.

  • La idea de recoger los derechos del hombre en el derecho positivo fue de origen religioso (no político).

  • En Europa reina el absolutismo político, tras un periodo de grandes transformaciones y  contiendas religiosas y políticas, emerge el reconocimiento de la libertad religiosa como fundamento o base de las demás libertades.

Siglo XVIII:

  • Se van sentando las bases para el reconocimiento de la libertad de expresión.

  • La Constitución Americana de 1787 reconoce la libertad de culto, asociación y reunión, junto con la libertad de expresión y de imprenta.

Siglo XIX:

  • Antecedentes en el derecho español: Decreto de 1810: Reconocía la libertad de imprimir, escribir y publicar las ideas políticas sin necesidad de revisión previa y establecía un procedimiento especial para las publicaciones que trataban temas religiosos, las cuales debían ser sometidas a revisión por parte del Ordinario de lugar.

  • Constitución de Cádiz: reconoce la libertad de imprenta.

  • Periodos alternantes: reconocimiento de la libertad de expresión- censura.

  • Constitución de 1837: existe reconocimiento de publicar libremente ideas sin previa censura pero continúan existiendo leyes que vetan la libertad de expresión.

  • Decreto de 1868 (Iª República) reconoce plenamente la libertad de imprenta, por lo que el reconocimiento de la libertad de expresión quedó recogido en el art.17 de la Constitución de 1869.

  • Periodo de restricción  en  nuestro país de la libertad de expresión.

  • Constitución de 1876 vuelve a reconocerla, pero controlada por una serie de leyes que la condicionan.

  • IIª República- Constitución de 1931, garantiza de nuevo la libertad de expresión a los españoles.

  • Una vez finalizada la guerra civil, el régimen franquista en el art.12 del Fuero de los Españoles de 1945 señala: Todo español podrá expresar libremente sus ideas mientras no atente a los principios fundamentales del Estado, aunque la libertad no fue plena, ya que las leyes que desarrollaron este precepto cercenaron la libertad de expresión.

Contenido y régimen jurídico

Declaración Universal de Derechos Humanos: consagra que todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión (no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones y difundirlas).

Este principio aparece recogido en  los textos internacionales y en las constituciones.

“Expresión”: aquello que comunica una idea, una información o un sentimiento.

Corte Internacional de DDHH: La libertad de expresión es un medio para el intercambio de ideas e informaciones entre las personas, y comprende tanto el derecho a tratar de comunicar a otros sus puntos de vista como el derecho de todos a conocer opiniones, noticias etc. El titular de estas libertades es toda persona y el Estado es quien debe velar por garantizar la libertad de expresión (obligación positiva de asegurar el disfrute de lso derechos individuales). La libertad de expresión va unida a la libertad de pensamiento o conciencia.

Derecho a la libertad de expresión y derecho a  la libertad de información son derechos fundamentales de los que son titulares todos los ciudadanos. Son garantía institucional del sistema democrático mismo y de su correcto funcionamiento.

Lo que garantizan estas libertades es la dignidad de la persona y el libre desarrollo de su personalidad. Y ello es debido a que, en nuestra Constitución la persona se configura como el sujeto activo o titular originario de los derechos fundamentales por ser éstos inherentes a la dignidad humana.

La dignidad de la persona se sitúa  en la base o en el fundamento de todo el Derecho y debe ser respetada y tutelada.

El objeto último de los derechos a los que nos estamos refiriendo es garantizar la libre conciencia y consecuentemente, la dignidad de la persona.

Con el término libertad de expresión se quiere resumir toda la libertad de emisión de pensamientos, opinión e informaciones por los más diversos medios que se encuentran en la actualidad.

El artículo 20 de la CE recoge tanto la libertad de expresión como el derecho a la información. Artículo extenso y amplio en el que se regulan derechos y además se señalan sus límites.

TC: el derecho a la información protege y garantiza la comunicación de hechos, es el derecho a comunicar libremente información veraz y a recibirla y debe versas sobre hechos que puedan considerarse noticiables. La libertad de expresión protege la comunicación del pensamiento, es el derecho a expresar y manifestar libremente los pensamientos, ideas y opiniones, dentro de las que incluyen también las religiosas.

Un medio de comunicación, ¿está ofreciendo una información o una opinión de ideas? tendremos que valorar qué elemento es el más preponderante y así, podremos calificar si se trata de una noticia, o si se trata de una opinión dada por el interlocutor.

Analizando el texto del artículo 20 CE, se reconoce en él:

  • Derecho a la libertad de expresión y difusión (derecho a expresar y difundir libremente  pensamientos, ideas y opiniones, producción literaria, artística, científica y de creación de centros de medios de comunicación pública y de cátedra)

  • Derecho al secreto profesional y a la cláusula de conciencia.

Establece los límites de los derechos en él reconocidos. No son ilimitados, pues han de respetar los reconocidos en el Título I de la CE y la legislación que los desarrolle.

Especial relevancia: Derecho a la libertad de expresión religiosa (arts. 2.2 y 2.1 a) de la Ley Orgánica de Libertad Religiosa) y el Derecho de información religiosa (art. 2.1 c).

Objeto y límites

El objeto de la libertad de información es la noticia, esto es, los hechos que se consideran noticiables, ya que el derecho de informar es el que permite comunicar y difundir las noticias.

El objeto de la libertad de expresión son los pensamientos, ideas, opiniones, creencias y juicios de valor (TC). Esta libertad configura la libertad de pensamiento o ideológica.

La libertad de expresión, en cuanto a su objeto, es más amplia que la libertad de información (la 1ª se puede constatar, la  2º solo verificarse).

Los derechos fundamentales tienen como límites siempre la libertad de los demás frente a la libertad de uno, ya que el ejercicio de los derechos de los demás es un límite a los derechos fundamentales.

El art. 20 de la Carta Magna, establece en su apartado 4  para estas 2 libertades:

Límites generales:

  • El derecho al honor, a la intimidad y a la propia imagen

  • La protección de la juventud y de la infancia

  • Límite que se deriva de la libertad ideológica y religiosa (Llamazares)

Límites específicos:

Para la libertad de información (TC): para que su ejercicio sea legítimo exige que concurran los siguientes requisitos: el interés  y la relevancia de la información divulgada y la necesidad de que la información sea veraz (esta veracidad en la transmisión de la información es la que goza de protección constitucional)

Para la libertad de  expresión: cabe señalar el respeto a los derechos reconocidos en el Título I de la Constitución, De los Derechos y Deberes Fundamentales, en los preceptos de las leyes que los desarrollan y en los derechos ya  en líneas anteriores (Torres del Moral).

Los sentimientos religiosos como límite a la libertad de expresión

En el OJ español se protegen los sentimientos religiosos; los sentimientos religiosos se exteriorizan y manifiestan ya que en la CE se garantiza en el art 16 la libertad ideológica, religiosa y de culto.

Acuerdo entre el Estado y iglesia Católica sobre Educación y Asuntos Culturales (art. XIV): el Estado velará para que sean respetados en  sus medios de comunicación social los sentimientos de los católicos.

Código Penal (Sección 2 ª del capítulo IV): menciona expresamente los sentimientos religiosos. Castiga con penas de prisión y multa a quienes hagan actos de profanación y ofensa de los sentimientos religiosos legalmente tutelados.

La libertad de expresión en un Estado plural y democrático se debe garantizar. Una cosa es cuestionar o criticar dogmas y otra muy distinta es intentar vejarlas y mancillarlas gratuitamente.

El respeto a los sentimientos religiosos es un límite a la libertad de expresión. El Parlamento Europeo en el año 2005 señaló que la libertad de expresión debe ejercerse siempre dentro de los límites que marca la ley y debería coexistir con la responsabilidad y el respeto de los Derechos humanos, los sentimientos y convicciones religiosas, independientemente de que se trate de la religión musulmana, cristiana , judía o cualquier otra.

En una sociedad democrática, debe prevalecer siempre el equilibrio entre el respeto a las creencias religiosas y la libertad de expresión, ya que así se respetarán los valores recogidos en la CE referentes a la libertas y a la dignidad de la persona, y no surgirán conflictos entre ambos derechos.

Pluralismo religioso e ideológico en los medios de comunicación social

El pluralismo religioso de la sociedad española, representado en las confesiones religiosas tiene cabida en el art. 20 apartado 3 de la CE, cuando hace referencia a los grupos sociales significativos: “garantizará el acceso a dichos medios de los grupos sociales y políticos significativos…”.

Los medios de comunicación social están sujetos a un régimen de derechos y obligaciones orientados a la defensa y garantía del pluralismo en todas sus acepciones. Deben de existir orientaciones ideológicas diferentes para garantizar el pluralismo. Estas empresas, 3 elementos:

  1. Ostentar el principio de pluralismo político y religioso

  2. Ser un cauce de expresión de un derecho fundamental

  3. Estar destinadas a la pública difusión de una cierta ideología.

Líneas editoriales: deben respetar el pluralismo religioso y deben tener una actitud de respeto hacia todas las creencias religiosas. Las de titularidad pública: neutralidad ideológica y ser imparciales en la difusión de noticias.

Las confesiones religiosas utilizan los medios de comunicación para difundir sus planteamientos religiosos e ideológicos  (hay empresas editoriales cuya titularidad pertenece a una determinada confesión religiosa. Inscritas en el Registro de Entidades Religiosas, ya que para su creación las Entidades religiosas se someten al Derecho Común). En este caso, no tienen la obligación de respetar el pluralismo informativo religioso que se deriva de la libertad de información, ya que la prensa escrita no está calificada legalmente como servicio público.

Medios públicos de comunicación: neutralidad ideológica y laicidad del Estado.

Medios de comunicación privados: sólo están obligados por los principios de tolerancia, pluralismo e imparcialidad.

La pluralidad debe estar presente, no sólo en el ámbito interno de un determinado medio, como en el externo coexistiendo al mismo tiempo medios con diferentes orientaciones ideológicas.TC: el que existan medios con pluralidad de orientación es lo que garantiza el pluralismo democrático.

La CE garantiza en su art. 38 la libertad de creación de empresas.

Confesiones religiosas (x Derecho común): adjudicatarias para llevar a cabo la gestión privada del servicio (empresa con una orientación religiosa determinada).

Medios de comunicación de titularidad pública: se reconoce y protege la libertad de expresión del informador (presente el pluralismo ideológico) y ceden espacios gratuitos a las confesiones religiosas que tienen firmados Acuerdos con el Estado. Serán el Consejo de Administración y el Director General de Radio y Televisión quienes determinarán el derecho de acceso a los medios públicos, determinando la duración y ubicación del programa. Cuando el espacio es cedido por aplicación de este derecho, los responsables de los contenidos son las confesiones religiosas.

La cláusula de conciencia

Es un derecho constitucional de los profesionales de la información, que se concede como protección a los periodistas para garantizar su independencia frente a  presiones externas  y internas  de la empresa en la que prestan sus servicios, siendo la garantía de la independencia el bien jurídico protegido.

Sus titulares sólo pueden ser los profesionales de la información.

Art. 20. d) de la CE: la ley regulará el derecho a la clausula de conciencia. En 1997 se publicó la Ley Orgánica de la Clausula de Conciencia de los periodistas.

Art 2. LOCC recoge como puede llevarse a efecto.

Conviene puntualizar términos:

Periodistas: quienes ejercen las funciones informativas, su objeto es dar noticias y opiniones que interesen al público receptor.

Principios editoriales: conjunto de pautas que inspiran los contenidos informativos y fundamentan la actividad empresarial.

El periodista no puede atacar y poner en peligro la orientación del medio no respetando los principios editoriales impuestos por la empresa.

En un medio de comunicación público, el informador tendrá que observar la neutralidad, pero en un medio de titularidad privada es donde sí se pueden dar  situaciones de colisión de derechos y libertades.

La libertad del profesional debe ser compatible con la libertad del medio que tenga una orientación concreta.

Los principios editoriales han de ser aceptados por el profesional cuando acepta la relación contractual con la empresa. Aceptación (no se exige ser apologista, sino respetuoso).

Cuando se vulnera la libertad ideológica del periodista puede ampararse en su libertad de conciencia y en su ética profesional, rescindir su contrato y exigir una indemnización, señalando que se trata de un despido improcedente.

Objeto: que exista un cambio sustancial en la orientación informativa o en la línea ideológica del medio. También que el periodista sea trasladado a otro medio del mismo grupo y se produzca una ruptura de su trayectoria profesional.

TC (2002) señaló que la cláusula de conciencia es un derecho-garantía de los informadores que tienen esta protección por hallarse sometidos a mayores riesgos en el ejercicio de su libertad de expresión y en su libertad de información.

Objetivo de la cláusula de conciencia: garantizar la libertad de conciencia del informador para  así, garantizar el pluralismo interno de los medios de comunicación.

Libertad de expresión y símbolos religiosos

Los símbolos religiosos son exteriorización y manifestación de la adscripción religiosa de un individuo o comunidad a una determinada confesión y por tanto parte del contenido de la libertad religiosa.

En un Estado plural (diferentes religiones + ciudadanos que no profesan ninguna), las instituciones públicas deben permanecer al margen de la religión.

Las sociedades caracterizadas por el pluralismo cultural están marcadas por el pluralismo ritual: es el Estado y sus poderes los que deben resiolver  los posibles conflictos que surjan.

Símbolo:

Representación perceptible de una realidad, con rasgos asociados mediante una convención socialmente aceptada.

Forma de exteriorizar un pensamiento o idea.

Símbolo religioso: posee un  carácter simbólico respecto de una creencia religiosa (posee capacidad representativa de la misma y deben compartir dicha religiosidad con las creencias que simbolizan. Ejemplo: pañuelo en la cabeza en determinados colectivos).

Símbolo religioso: su posición jurídico-constitucional vendrá determinad por el hecho de representar una manifestación de la libertad religiosa garantizada por el artítulo 16 de la CE.

El uso de símbolos religiosos provoca reacciones encontradas.

La neutralidad y laicidad del Estado español exige la omisión a referencias a signos religiosos externos en el espacio público.

Supuestos en los que la Administración española debe predicar la neutralidad del Estado ( y por tanto, éste debe ser imparcial respecto a las creencias de sus ciudadanos):

Tomas de posesión de funcionarios y personal de la Administración Civil del Estado: imprescindible juramento válido. La presencia de símbolos religiosos ene l acto debe ser solicitada a título particular.

La participación de miembros de las Fuerzas Armadas o de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado en desfiles o procesiones donde estén presentes símbolos religiosos (se respeta el principio de voluntariedad a la asistencia si atentan contra las convicciones del individuo).

Presencia de símbolos religiosos en centros hospitalarios y educativos: diferenciar entre lugares públicos (que han de estar abiertos al pluralismo que permita el O.J) y los lugares privados (que debe respetar el ideario que sus propietarios tengan).

En la escuela:

  • Centros públicos: deberán fomentar el pluralismo cultural e ideológico, tienen que observar la neutralidad en la actividad docente y en la presencia de símbolos religiosos.

  • Centros concertados: ideario propio-El uso de símbolos religiosos está permitido en la medida en que responda al ideario del propio centro, ideario que conoce la comunidad educativa.

  • Centros privados: normas de régimen interno al respecto. Hay diferencias dependiendo del tipo de centro.

La libertad de cátedra

Antecedentes históricos

Siglo XVIII: eclosión de las  teorías de la Ilustración: la enseñanza se consideraba  ligada al progreso de la felicidad y prosperidad humana. Para los ilustrados, la educación hacía posible la igualdad y a través de ésta se alcanzaba la libertad.

Estas teorías son recogidas por los liberales españoles en la Constitución de Cádiz (Título IX, instrucción pública), donde se recoge la competencia del Estado en materia de enseñanza.

1813, Informe Quintana: para llevarlo a la práctica. Recoge un antecedente de la libertad de cátedra: para garantizar la independencia de los maestros sólo podrán ser separados de sus cátedras por causa justa y probada.

Periodo de vaivenes políticos.

1860 Krause “Ideal de la humanidad para la vida”. Obra adaptada. La renovación ética y pedagógica propuesta por los Krausistas tendrá una influencia importantísima en la vida política y académica española y originará la creación de la institución libre de enseñanza, poniendo en un lugar destacado la libertad de cátedra.

Moderados en el poder: queda anulada la libertad de cátedra en nuestro OJ.

Una vez restaurada la Monarquía Borbónica, se vuelve a la intransigencia universitaria; Circular 1875: se indica  a los Rectores que la enseñanza oficial es la católica y que se debe defender el principio monárquico.

Liberales en el poder, 1886; se defiende, en un Decreto, la libertad de Cátedra.

1894; reforma también de los liberales, hace referencia la enseñanza secundaria.El profesor puede escoger entre una serie de libros de texto aprobados por el Gobierno. Al profesor se le deja completa libertad de programa.

1925: Dictadura de Primo de Rivera; trata de limitar la libertad de cátedra mediante una Real Orden y en 1928, Decreto Ley de Reforma Universitaria afirma la libertad educativa de los catedráticos y la libre expresión de doctrinas, pero se prohibía atacar los principios sociales básicos.

II República: modificación importante en la política educativa.

Sus bases eran:

Función del Estado laica y social

Escuela única y gratuita

Prohibición de la docencia a las Órdenes Religiosas

Se reconoce y garantiza la libertad de cátedra

Terminada la Guerra Civil, el Estado reaccionó fuertemente contra las ideas republicanas. Se declara el carácter confesional del Estado y s cita como uno de los males de la educación a la libertad de cátedra.

Etapa de Formulación de nuestra Constitución actual: los debates sobre la libertad de enseñanza fueron amplios y duros. El espíritu del consenso permitió la elaboración de sus artículos, habiéndose recogido la libertad de docencia e investigación en la Ley de Reforma política de 1977.

CE 1978: en el art. 20.1. c) se reconoce el derecho  a la libertad de cátedra (y se protege el Derecho a la libertad de expresión).

La libertad de cátedra en nuestro ordenamiento

¿Concreción subjetiva del derecho a la información o garantía institucional del sistema educativo español?

Históricamente: la libertad de ciencia y difusión no sólo supone la libertad de expresión docente, sino además el pluralismo interno de los centros universitarios y su autonomía. Se configuraba como una garantía institucional y un derecho del funcionario público que impartía esa enseñanza.

Actualmente: esta libertad:

  • Para todos los docentes

  • Ámbito privado y público

  • Es expresión fundamental de la libertad personal

  • Garantía institucional del proceso educativo

  • Con protección exigible a los poderes públicos

Se ha entendido libertad de expresión docente aquella que origina un derecho subjetivo individual, para todos los profesores, sea cual sea su nivel y tipo de centro en el que ejercen la enseñanza (va unida a la docencia, sin embargo libertad de expresión “ a secas” es predicable de cualquier ciudadano que quiera exponer sus ideas).

Libertad de cátedra es una garantía institucional que define la estructura del proceso educativo y del que se deriva la posición jurídica de los profesores. Tiene como finalidad el interés colectivo y  y el beneficio de la sociedad al defender la libertad de ciencia.

El TC: se trata de libertad frente a los poderes públicos que se ve moderada por la acción de 2 factores:

  1. La naturaleza pública o privada del centro

  2. El nivel educativo  del puesto docente desempeñado

Además de ser una garantía constitucional también se establece la libertad de cátedra como una libertad personal (bien jurídico cuya protección se exige a los poderes públicos cuando la enseñanza se ejerce en un centro privado).

Doble dimensión de la libertad de cátedra:

  • Garantía institucional: principio organizador del sistema educativo

  • Derecho individual de libertad: derecho subjetivo del profesor que le protege frente a injerencia externas.

Contenido y titulares de la libertad de cátedra

Contenido:

Históricamente ha tenido 2 vertientes: una positiva y otra negativa.

La positiva: libertad para elegir, utilizar y aplicar los métodos y procedimientos que dan lugar a la adquisición, exposición y transmisión de los conocimientos, así como para diseñar el programa de la asignatura.

La negativa: posibilidad de que el docente no se atenga a una doctrina oficial (orientación ideológica).

El TC: la CE ha querido atribuir esta libertad a todos los docentes, independientemente de:

  • Nivel d enseñanza en que ejerzan su actividad

  • de la actividad investigadora que hagan

  • Si realizan su actividad docente en centros privados u oficiales

El TC señala que partiendo de que l contenido positivo se da en mayor medida en los centros universitarios, va disminuyendo gradualmente conforme se pasa a otros niveles de la enseñanza, debido al estrecho margen que, sobre el contenido de la asignatura, van progresivamente dejando los poderes públicos.

Por otra parte, para el profesor también de un modo gradual va disminuyendo su posibilidad de expresión ideológica propia.

El contenido es diferente en relación al grado y naturaleza del centro docente y en relación a la edad de los alumnos, aunque la libertad de cátedra debe ser siempre respetada en su contenido esencial.

Límites: son todos los docentes habilitados para ejercer la docencia.

Límites de la libertad de cátedra

  • Los derivados de cualquier actividad que implique libertad de expresión, aunque aplicados en este caso a la docencia (D. a la intimidad y al honor, moral pública, etc.)

  • Los derivados del artículo 27.2 de la CE: respeto de los principios democráticos de convivencia y los Derechos y Libertades Fundamentales.

  • El respeto a la dignidad personal del alumno y a su libertad de conciencia.

  • Los derivados de las competencias educativas que a favor de los poderes públicos se reconozcan.

  • El respeto al Reglamento de Régimen Académico de los centros, es decir, al conjunto de instrucciones respecto a horarios, trato con el personal docente etc.

  • El respeto a los derechos y libertades que componen la libertad de educación para padres y alumnos.

  • El respeto a la neutralidad en los centros públicos y el respeto al ideario en los centros privados.

El despido ideológico

Un ideario de un centro educativo es un sistema coherente de ideas o principios generales destinados a engendrar y desarrollar un proyecto de enseñanza, del cual se pueden dotar los centros privados.

¿Qué sucede con el profesor cuando en el centro que imparte su enseñanza cambia de ideario o se dota de uno?

Choque entre libertad de cátedra e ideario: posibilidad de despido del profesor por llevar a cabo actos que puedan ir en contra del mismo.

Realmente se plantea deslealtad del profesor hacia la empresa. Se sanciona la violación de la obligación de respetar el ideario del centro.

En un centro docente privado: la causa del despido es  procedente (por desobediencia o indisciplina), ya que el ideario lo conocía y aceptó al pasar a formar parte del claustro de dicho centro.

Si la relación que vincula al enseñante  es con una confesión o entidad religiosa es aplicable la clausula de salvaguarda: sólo actúa en caso de colisión con las normas de Derecho común (no cuando colisión con algún Derecho fundamental).