Parte 3: Las consecuencias jurídicas del delito