Problemas solucionados

Contenidos

  1. 1 Una persona física presenta en 2011, entre otros, los siguientes datos con trascendencia económica:
  2. 2 Trabaja para una compañía de venta de productos informáticos. Además del sueldo, utiliza un vehículo proporcionado por la empresa.
  3. 3 Ha percibido de la Hacienda Pública estatal unos intereses de demora, al anularse una liquidación tributaria que pagó en su día.
    1. 3.1 ¿Qué trascendencia tienen estos datos en el IRPF?
  4. 4 Precise el régimen tributario en la imposición directa de los siguientes hechos, actos o negocios jurídicos:
  5. 5 Una persona física ha declarado como gasto el coste de las obras de un edificio que tiene arrendado. Las obras han consistido en reforzar los cimientos del edificio y cambiar completamente el tejado.
  6. 6 Con un matrimonio en el que los dos cónyuges obtienen rentas convive el padre de uno de ellos, que percibe una pensión anual de jubilación de 6.000 euros.
  7. 7 Una SA ha deducido como gastos en su autoliquidación del Impuesto sobre Sociedades los siguientes conceptos:
  8. 8 Una multa impuesta por daños al medio ambiente.
  9. 9 Una tasa municipal por tratamiento de residuos industriales.
    1. 9.1 ¿Ha procedido correctamente la citada SA?
  10. 10 Indique el tratamiento tributario en la imposición directa de los siguientes hechos, actos o negocios jurídicos:
  11. 11 Un residente en territorio español ha donado cierta cantidad a un hijo residente en Estados Unidos. Lo ha hecho mediante una transferencia bancaria desde una cuenta corriente de una oficina situada en Madrid a la cuenta que el hijo posee en una oficina bancaria situada en Francia.
  12. 12 Una sociedad residente en Estados Unidos de América ha vendido a una sociedad residente en España los derechos de exhibición de una película en España y Portugal.
  13. 13 Una persona física presenta en 2011, entre otros, los siguientes datos:
  14. 14 Tiene dos hijos menores de edad, aunque uno de ellos vive fuera del domicilio paterno porque tiene ingresos propios.
  15. 15 Ha decidido quedarse con una de las edificaciones cuya construcción ha promovido para utilizarla como vivienda durante los fines de semana. El valor de mercado de esa vivienda es de 100.000 €.
    1. 15.1 ¿Qué trascendencia tienen estos datos a efectos del IRPF?
  16. 16 Precise el régimen tributario en la imposición directa de los siguientes hechos, actos o negocios jurídicos:
  17. 17 Una persona del cuerpo diplomático español ha estado destinada durante once meses del año en Sudáfrica.
  18. 18 Un jugador de baloncesto, aprovechando que en la NBA se ha producido un cierre patronal, ha percibido unas retribuciones por jugar en un equipo español entre los meses de febrero a diciembre de 2011.
  19. 19 Una SA ha incluido como ingresos en su autoliquidación del Impuesto sobre Sociedades correspondiente a 2011 las siguientes cantidades:
  20. 20 El importe de una venta que realizó en 2009, pero que había olvidado incluir en la cuenta de resultados de ese ejercicio.
  21. 21 Las cantidades recibidas como consecuencia de la disolución de una SA de la que era accionista.
    1. 21.1 ¿Ha procedido correctamente la SA indicada?
  22. 22 Precise el régimen tributario en la imposición directa de los siguientes hechos, actos o negocios:
  23. 23 Una sociedad residente en Francia ha percibido una retribución de una sociedad residente en territorio español por la concesión de uso de ciertos derechos sobre programas informáticos.
  24. 24 Una sociedad residente en Canadá ha obtenido 1.000 € de dividendos de una sociedad residente en territorio español.

Una persona física presenta en 2011, entre otros, los siguientes datos con trascendencia económica:

  1. Trabaja para una compañía de venta de productos informáticos. Además del sueldo, utiliza un vehículo proporcionado por la empresa.

  2. Ha percibido de la Hacienda Pública estatal unos intereses de demora, al anularse una liquidación tributaria que pagó en su día.

¿Qué trascendencia tienen estos datos en el IRPF?

1. El sueldo constituye un rendimiento del trabajo, de acuerdo con el artículo 17.1.a) LIRPF.

La utilización del vehículo de la empresa constituye un rendimiento del trabajo en especie cuando se destine a «fines particulares» (art. 42.1 LIRPF). No lo será si se destina al desarrollo de la actividad laboral.

Si se trata de una retribución en especie, se valorará de acuerdo con lo previsto en la letra b) del artículo 43.1.1.o LIRPF: el 20 por 100 anual del coste de adquisición (incluidos los tributos que graven la operación) para la compañía o, si el vehículo no es propiedad de la compañía, el 20 por 100 anual del valor de mercado que correspondería al vehículo si fuese nuevo. A dicho valor se adicionará el ingreso a cuenta, salvo que su importe hubiera sido repercutido al trabajador (art. 43.2 LIRPF).

2. Los intereses de demora tienen como finalidad resarcir al acreedor por los daños derivados del incumplimiento de una obligación o por el retraso en su correcto cumplimiento. Dada su naturaleza indemnizatoria no pueden calificarse como rendimientos del capital mobiliario.

Constituirán, en consecuencia, una ganancia patrimonial de acuerdo con el artículo 33.1 LIRPF:

«Son ganancias y pérdidas patrimoniales las variaciones en el valor del patrimonio del contribuyente que se pongan de manifiesto con ocasión de cualquier alteración en la composición de aquél, salvo que por esta Ley se califiquen como rendimientos».

Aunque lo siguiente no habría que contestarlo en el examen, conviene saber: Esta ganancia no se pone de manifiesto con ocasión de transmisiones de elementos patrimoniales y, por lo tanto, parecen integrables en la renta general [art. 45 LIRPF, en relación con el art. 46.b) LIRPF]. Sin embargo, la consulta de la Dirección General de Tributos V2509-11 (20/10/2011) señala al respecto lo siguiente: «tradicionalmente, con la normativa del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas anterior a la actualmente vigente, en cuanto estos intereses indemnizaran un período superior a un año, este Centro mantenía como criterio interpretativo que su integración procedía realizarla en la parte especial de la renta del período impositivo; desaparecido este concepto en la Ley 35/2006, el mantenimiento de una continuidad en la aplicación de este criterio interpretativo, unido a la inclusión en la renta del ahorro de los intereses que constituyen rendimientos del capital mobiliario, nos llevan a concluir que los intereses de demora procederá integrarlos (cualquiera que sea el período que abarquen) en la base imponible del ahorro, en aplicación del artículo 49.1,b) de la Ley del Impuesto».

Precise el régimen tributario en la imposición directa de los siguientes hechos, actos o negocios jurídicos:

  1. Una persona física ha declarado como gasto el coste de las obras de un edificio que tiene arrendado. Las obras han consistido en reforzar los cimientos del edificio y cambiar completamente el tejado.

  2. Con un matrimonio en el que los dos cónyuges obtienen rentas convive el padre de uno de ellos, que percibe una pensión anual de jubilación de 6.000 euros.

1. Supondremos que no se cumplen las condiciones previstas en el artículo 27.2 LIRPF y que, por lo tanto, el arrendamiento genera rendimientos de capital inmobiliario y no rendimientos de actividades económicas.

Son deducibles para la determinación del rendimiento neto del capital inmobiliario «Todos los gastos necesarios para la obtención de los rendimientos» [art. 23.1.a) LIRPF y primer párrafo del art. 13 RIRPF].

Merecen esa calificación los gastos de conservación y reparación. De acuerdo con la letra a) del artículo 13 RIRPF, tienen la consideración de gastos de reparación y conservación «Los efectuados regularmente con la finalidad de mantener el uso normal de los bienes materiales, como el pintado, revoco o arreglo de instalaciones», así como «Los de sustitución de elementos, como instalaciones de calefacción, ascensor, puertas de seguridad u otros».

El artículo 13 RIRPF aclara que no serán deducibles por este concepto «las cantidades destinadas a ampliación o mejora». Cabe considerar como ampliaciones o mejoras las que redundan, bien en un aumento de la capacidad o habitabilidad del inmueble (art. 55.1 RIRPF), bien en un alargamiento de su vida útil.

Si las obras a las que se refiere el supuesto merecen la calificación de gastos de conservación o reparación serán fiscalmente deducibles en el ejercicio en que se realicen, con el límite previsto en el artículo 23.1.a), 1.o, LIRPF. En el caso más probable de que las obras constituyan mejoras, su importe se considerará mayor valor de adquisición del inmueble, amortizable en los términos previstos en la letra b) del artículo 23.1 LIRPF y en el artículo 14 RIRPF.

2. El padre no forma parte de la unidad familiar (art. 82.1 LIRPF) y, por lo tanto, no podrá tributar conjuntamente con el matrimonio. La pensión de jubilación constituye un rendimiento del trabajo, de acuerdo con el número 1.o del artículo 17.2.a) LIRPF. Si la pensión es la única renta que percibe no estará obligado a presentar declaración (art. 96 LIRPF).

Procederá aplicar el mínimo por ascendiente si el padre es mayor de 65 años (art. 59 LIRPF), salvo que éste presente declaración por el IRPF (norma 2.a del art. 61 LIRPF).

Una SA ha deducido como gastos en su autoliquidación del Impuesto sobre Sociedades los siguientes conceptos:

  1. Una multa impuesta por daños al medio ambiente.

  2. Una tasa municipal por tratamiento de residuos industriales.

¿Ha procedido correctamente la citada SA?

1. La sociedad no ha procedido correctamente al deducir la multa. De acuerdo con el artículo 14.1.c) TRLIS no son deducibles «las multas y sanciones penales y administrativas». La sociedad debería haber practicado, en consecuencia, un ajuste extracontable positivo.

2. La sociedad ha procedido correctamente al deducir la tasa. No hay ninguna previsión respecto de este tipo de gastos en la normativa del IS y, por lo tanto, no deberá practicarse ningún ajuste extracontable por este motivo (art. 10.3 TRLIS).

Indique el tratamiento tributario en la imposición directa de los siguientes hechos, actos o negocios jurídicos:

  1. Un residente en territorio español ha donado cierta cantidad a un hijo residente en Estados Unidos. Lo ha hecho mediante una transferencia bancaria desde una cuenta corriente de una oficina situada en Madrid a la cuenta que el hijo posee en una oficina bancaria situada en Francia.

  2. Una sociedad residente en Estados Unidos de América ha vendido a una sociedad residente en España los derechos de exhibición de una película en España y Portugal.

1. De acuerdo con el artículo 7 LISD, a los contribuyentes no residentes en territorio español «se les exigirá el impuesto, por obligación real, por la adquisición de bienes y derechos, cualquiera que sea su naturaleza, que estuvieran situados, pudieran ejercitarse o hubieran de cumplirse en territorio español». Como la cantidad donada estaba situada en territorio español en el momento de realizarse la donación el hijo residente en Estados Unidos estará obligado por la obligación real a que se refiere el precepto citado.

El artículo 32.2.c) de la Ley 22/2009, de 18 de diciembre, por la que se regula el sistema de financiación de las Comunidades Autónomas de régimen común y Ciudades con Estatuto de Autonomía y se modifican determinadas normas tributarias, establece ciertos puntos de conexión para la cesión a las Comunidades Autónomas del rendimiento del ISD de los «sujetos pasivos residentes en España». En nuestro caso, al ser el sujeto pasivo residente fuera del territorio español, no existe punto de conexión con la normativa de alguna Comunidad Autónoma y se aplicará la normativa estatal.

2. Para determinar el tratamiento tributario de la venta de los derechos de exhibición debería tenerse en cuenta el Convenio de Doble Imposición entre España y Estados Unidos. En esta solución prescindiremos del contenido de este Convenio y nos limitaremos a aplicar la normativa doméstica española.

El artículo 13.1.f) TRLIRNR considera obtenidos en España, entre otros, los rendimientos de capital mobiliario consistentes en «cánones o regalías satisfechos por personas o entidades residentes en territorio español o por establecimientos permanentes situados en éste, o que se utilicen en territorio español». El mismo precepto señala que tiene la consideración de cánones o regalías las cantidades pagadas por el uso o la concesión de uso de «Derechos sobre obras literarias, artísticas o científicas, incluidas las películas cinematográficas», entre otros. La sociedad residente en Estados Unidos está obligada, en consecuencia, a tributar por el IRNR por las cantidades percibidas en la operación.

Para la determinación de la cuota serán aplicables las normas sobre la tributación de las rentas obtenidas sin mediación de establecimiento permanente. El tipo de gravamen aplicable será el general del 24 por 100 [art. 25.1.a) TRLIRNR]. La sociedad residente en España estará obligada a practicar retención en los términos previstos por el artículo 31 TRLIRNR.

Una persona física presenta en 2011, entre otros, los siguientes datos:

  1. Tiene dos hijos menores de edad, aunque uno de ellos vive fuera del domicilio paterno porque tiene ingresos propios.

  2. Ha decidido quedarse con una de las edificaciones cuya construcción ha promovido para utilizarla como vivienda durante los fines de semana. El valor de mercado de esa vivienda es de 100.000 €.

¿Qué trascendencia tienen estos datos a efectos del IRPF?

1. A los efectos de la tributación conjunta, el hijo menor que vive en el domicilio paterno forma parte de la unidad familiar con el padre y el cónyuge de éste, si lo hubiera, o bien solamente con el padre con el que vive en caso de separación o inexistencia de vínculo matrimonial (art. 82.1 LIRPF). Procederá aplicar el mínimo por descendiente por este hijo si se cumplen las condiciones previstas en los artículos 58 y 61 LIRPF, esto es, si el hijo no tiene rentas anuales, excluidas las exentas, superiores a 8.000 € ni presenta declaración por el impuesto con rentas superiores a 1.800 €.

El hijo menor de edad que vive fuera del domicilio paterno no forma parte de la unidad familiar si cuenta con el consentimiento del padre o de los padres para vivir independiente de este o estos (art. 81.1 LIRPF). No cabe aplicar el mínimo por descendiente por este hijo, toda vez que no convive con su padre o sus padres (art. 58.1 LIRPF).

2. La actividad de promoción inmobiliaria constituye una actividad económica cuyos rendimientos se declaran en el IRPF de acuerdo con las reglas establecidas en los artículos 27 y siguientes de la LIRPF.

En cuanto a la edificación que conserva como vivienda ocasional debe tenerse en cuenta lo previsto en el artículo 28.4 LIRPF. De acuerdo con este precepto, en caso de autoconsumo «Se atenderá al valor normal en el mercado de los bienes o servicios objeto de la actividad». En consecuencia, el contribuyente deberá incluir entre los rendimientos de su actividad económica el valor de mercado de esa vivienda (100.000 €), menos el coste que ha tenido por construirla.

Al tratarse de una vivienda ocasional, no cabe plantearse la posibilidad de aplicar la deducción por inversión en vivienda habitual a que se refieren los artículos 68.1 y 78 LIRPF

Precise el régimen tributario en la imposición directa de los siguientes hechos, actos o negocios jurídicos:

  1. Una persona del cuerpo diplomático español ha estado destinada durante once meses del año en Sudáfrica.

  2. Un jugador de baloncesto, aprovechando que en la NBA se ha producido un cierre patronal, ha percibido unas retribuciones por jugar en un equipo español entre los meses de febrero a diciembre de 2011.

En la solución de este supuesto haremos abstracción de lo que puedan establecer los Convenios de doble imposición que España ha firmado con Sudáfrica [en el caso A)] y con Estados Unidos [en el caso B)], y nos limitaremos a aplicar la normativa doméstica.

1. El artículo 10 LIRPF califica como contribuyentes del IRPF a ciertas personas que tienen su residencia habitual en territorio extranjero. La persona del cuerpo diplomático español destinada en Sudáfrica tendrá la consideración de contribuyente del IRPF en virtud de la letra a) del apartado 1 de ese artículo, siempre que tenga la nacionalidad española. La excepción de la letra a) del apartado 2 de aquel artículo nunca le será aplicable, pues se refiere exclusivamente a personas que no sean funcionarios en activo ni titulares de cargo o empleo oficial (esto es, al personal administrativo, técnico o de servicios).

Al ser contribuyente con residencia en el extranjero, las escalas aplicables serán las previstas en los artículos 63.1 y 65 LIRPF, y los tipos de gravamen de la base liquidable del ahorro serán los previstos en el artículo 66.2 LIRPF.

Aunque lo siguiente no habría que contestarlo en el examen, conviene saber: En los períodos impositivos 2012 y 2013 debe tenerse en cuenta el incremento de la cuota íntegra estatal previsto por la disposición adicional trigésima quinta de la LIRPF, añadida por el Real Decreto-ley 20/2011, de 30 de diciembre, de medidas urgentes en materia presupuestaria, tributaria y financiera para la corrección del déficit público.

2. Al haber permanecido más de 183 días durante el año natural en territorio español, el jugador de baloncesto será también contribuyente por el IRPF [art. 9.1.a) LIRPF].

Podrá optar por el régimen especial para trabajadores desplazados si cumple los requisitos previstos en el artículo 93 LIRPF. Entre estos requisitos figuran los siguientes: que el desplazamiento a territorio español se produzca como consecuencia de un contrato de trabajo, y que las retribuciones previsibles derivadas del contrato de trabajo en el período impositivo no superen la cuantía de 600.000 €. La aplicación de ese régimen implicaría la determinación de la deuda tributaria del IRPF exclusivamente por las rentas obtenidas en territorio español, con arreglo a las normas establecidas en el TRLIRNR para las rentas obtenidas sin mediación de establecimiento permanente, según el artículo 114.1 RIRPF.

Una SA ha incluido como ingresos en su autoliquidación del Impuesto sobre Sociedades correspondiente a 2011 las siguientes cantidades:

  1. El importe de una venta que realizó en 2009, pero que había olvidado incluir en la cuenta de resultados de ese ejercicio.

  2. Las cantidades recibidas como consecuencia de la disolución de una SA de la que era accionista.

¿Ha procedido correctamente la SA indicada?

1. El segundo párrafo del artículo 19.3 TRLIS establece en su primer inciso que «Los ingresos y los gastos imputados contablemente en la cuenta de pérdidas y ganancias o en una cuenta de reservas en un período impositivo distinto de aquel en el que proceda su imputación temporal, según lo previsto en los apartados anteriores, se imputarán en el período impositivo que corresponda de acuerdo con lo establecido en dichos apartados», esto es, se imputarán de acuerdo con el criterio del devengo (establecido en el artículo 19.1 TRLIS) o de acuerdo con el criterio aplicado excepcionalmente para conseguir la imagen fiel y aprobado por la Administración (a que se refiere el artículo 19.2 TRLIS). En consecuencia, la SA no ha procedido correctamente al incluir en la declaración de 2011 el ingreso devengado en 2009. La SA debería haber presentado una autoliquidación complementaria de la presentada en 2009, añadiendo el ingreso señalado.

2. De acuerdo con el artículo 15.6 TRLIS, en la disolución de entidades se integrará en la base imponible de los socios la diferencia entre el valor normal de mercado de los elementos recibidos y el valor contable de la participación anulada. En consecuencia, la SA tampoco ha procedido correctamente al calificar como ingresos la totalidad de la cantidad recibida.

Por lo demás, la SA podrá practicar la deducción por doble imposición prevista en el artículo 30.3 TRLIS respecto de la parte de la renta computada que corresponda a los beneficios no distribuidos por la sociedad disuelta y a la renta que la sociedad que se disuelve deba integrar en la base imponible con ocasión de su disolución [por aplicación del primer párrafo del art. 15.3 TRLIS en relación con la letra c) del art. 15.2 TRLIS].

Precise el régimen tributario en la imposición directa de los siguientes hechos, actos o negocios:

  1. Una sociedad residente en Francia ha percibido una retribución de una sociedad residente en territorio español por la concesión de uso de ciertos derechos sobre programas informáticos.

  2. Una sociedad residente en Canadá ha obtenido 1.000 € de dividendos de una sociedad residente en territorio español.

Para determinar el régimen tributario de las cantidades señaladas deberían tenerse en cuenta los Convenios de doble imposición firmados por España con Francia [en el caso A)] y con Canadá [en el caso B)]. En esta solución prescindiremos del contenido de estos Convenios y nos limitaremos a aplicar la normativa doméstica española.

1. El artículo 13.1.f) TRLIRNR considera obtenidos en España, entre otros, los rendimientos de capital mobiliario consistentes en «cánones o regalías satisfechos por personas o entidades residentes en territorio español o por establecimientos permanentes situados en éste, o que se utilicen en territorio español». El mismo precepto señala que tiene la consideración de cánones o regalías las cantidades pagadas por el uso o la concesión de uso de «Derechos sobre programas informáticos», entre otros.

Al tratarse de cánones o regalías satisfechos por una sociedad residente en territorio español a una sociedad residente en otro Estado comunitario (Francia), estarán exentos cuando se cumplan las condiciones previstas en el artículo 14.1.m) TRLIRNR. Entre estas condiciones cabe destacar la consistente en que ambas sociedades sean asociadas.

Supongamos que no se aplica la exención señalada. Como del enunciado del caso cabe deducir que la retribución se percibe sin mediación de establecimiento permanente, la cuota se determinará aplicando el tipo del 24 por 100 previsto con carácter general en el artículo 25.1.a) TRLIRNR. La sociedad residente en España estará obligada a practicar retención en los términos previstos por el artículo 31 TRLIRNR.

Aunque lo siguiente no habría que contestarlo en el examen, conviene saber: Desde el 1 de enero de 2012 hasta el 31 de diciembre de 2013 el tipo señalado se eleva al 24,75 por 100, de acuerdo con la disposición adicional tercera del TRLIRNR (añadida por el Real Decreto-ley 20/2011, de 30 de diciembre, de medidas urgentes en materia presupuestaria, tributaria y financiera para la corrección del déficit público).

2. Los dividendos repartidos por una sociedad residente en territorio español se consideran obtenidos en este territorio de acuerdo con el número 1.o del artículo 13.1.f) TRLIRNR.

No resulta aplicable ninguna exención. En particular no son aplicables las exenciones del artículo 14.1.h) TRLIRNR (pues la sociedad que percibe los dividendos no es residente en otro Estado miembro de la Unión Europea) y 14.1.j) TRLIRNR (pues los dividendos son percibidos por una sociedad y no por una persona física).

Como del enunciado del caso cabe deducir que los dividendos se perciben sin mediación de establecimiento permanente, la cuota se determinará aplicando el tipo del 19 por 100 [según el número 1.o del artículo 25.1.f) TRLIRNR]. La sociedad residente en España estará obligada a practicar retención en los términos previstos por el artículo 31 TRLIRNR.

Aunque lo siguiente no habría que contestarlo en el examen, conviene saber: Desde el 1 de enero de 2012 hasta el 31 de diciembre de 2013 el tipo señalado se eleva al 21 por 100, de acuerdo con la disposición adicional tercera del TRLIRNR (añadida por el Real Decreto-ley 20/2011, de 30 de diciembre, de medidas urgentes en materia presupuestaria, tributaria y financiera para la corrección del déficit público).