Sobre el principio de publicidad

Alumno:

"Tengo entendido que en TODOS los juicios, de manera independiente del orden jurisidiccional, rige el principio de publicidad, por el cual todos los juicios pueden ser vistos y, por ende, grabados por Televisiones. Pero en la práctica, esto dependerá del Secretario Judicial que permita la entrada al juicio, aunque normalmente no se impida la entrada, ¿correcto?

Por otra parte, si un juez dicta secreto de sumario imagino que ni las actuaciones ni el mismo juicio podrá conocerse hasta que se dicte sentencia (art. 212 LEC), igual que TODAs deberán ser públicas de manera posterior (aunque sin embargo los datos de los intervinientes no son públicos, no sé porqué) Así, quería saber los extremos de aplicación "práctica" del principio de publicidad. Cuando se aplica (¿siempre?), cuando se puede declarar excepcional, siempre se deben de poder conocer todas las setencias, y por qué  no aparecen los datos d elos intervinientes."

Respuesta de la profesora María Corazón Mira Ros:

"Confunde usted algunas cuestiones: La publicidad de las actuaciones judiciales está  garantizada en la Constitución, en la LOPJ y en la LEC. De acuerdo con estos preceptos  en los juicios o vistas orales, desde el momento en el que el Secretario Judicial decreta audiencia pública, podrán entrar todos los ciudadanos, incluida la prensa, rige el principio  de publicidad absoluta, excepto que la publicidad pueda perjudicar al orden público,  seguridad nacional, o derechos fundamentales de las víctimas, menores de edad,  incapacitados, etc., en cuyo caso el juicio se celebra a puerta cerrada, solo con las  partes y sus abogados defensores, pero sin público y, por supuesto, sin prensa.  Se  excluye entonces la publicidad absoluta, quedando intacta la publicidad relativa, solo  para las partes, pues de lo contrario se vulneraría el derecho de defensa.


Otra cosa son las actuaciones procesales que se realizan por escrito (o que aún  realizadas oralmente se han documentado por escrito en las correspondientes actas del  juicio) y su consulta a posteriori por las partes o por el público. 

Aquí la Ley es muy tajante, no existe la publicidad absoluta sino la relativa, solo tendrán  acceso a las actuaciones procesales (incluida la  sentencia)mediante su consulta en la  Secretaria, las partes legitimadas,  excepto que se trate de actuaciones que la Ley excluye de la publicidad, como sucede con la fase de investigación de los procesos  penales (sólo la fase de investigación y no el juicio, que es público, excepto los supuestos anteriormente señalados) que podrá declararse secreta para las partes  personadas, excepto  para el Ministerio Fiscal, y por tiempo limitado, suficiente para garantizar el éxito de la investigación. O también se puede tratar de actuaciones que han sido declaradas reservadas por afectar al derecho a la protección de datos o al derecho a la intimidad , en cuyo caso el Secretario Judicial o el Juez pueden denegar el acceso para su conocimiento a las partes interesadas. El problema está en determinar cuando  estamos ante datos personales cuya divulgación inconsentida puede afectar al derecho a  la intimidad."